Artículos — 22 agosto, 2008 at 9:38 am

¿Por qué no TOMARLA descaradamente, como hizo con Superboy?

by

Última carta de la serie. El tono de esta carta demuestra que las relaciones entre Jerry Siegel y DC ya son claramente nefastas. En este mismo años, 1947, los autores reclamarían legalmente la propiedad de Superman y Superboy, obteniéndo estos últimos y siendo despedidos posteriormente de la compañía.

superman41.jpg
Portada de Superman #41, de Wayne Boring y George Roussos, fechada en Julio-Agosto de 1946


3 de Febrero, 1947

Querido Mr. Siegel:

Mi razón para no responder antes su carta del 23 de Enero es que quería tomarme tiempo para deliberar. Cuando recibí esa carta me sentí, francamente, extremadamente enfadado por su tono y la manera insultante en que estaba escrita. Iba a responder inmediatamente, pero tras pensármelo decidí esperar hasta que el impacto inicial hubiera pasado y así poder escribirle en frío. Sin embargo, sus cartas casi diarias tras aquella aparentemente estaban pensadas para mantenerme tan enfadado como fuera posible, ya que continuaban en el mismo tono. Además, sus apreciaciones sarcásticas acerca de mí en cartas dirigidas a Whit Ellsworth ciertamente no estaban pensadas para aplacarme.

Me gustaría dejar constancia ahora de lo molesto del tono y el contenido de sus recientes cartas. He intentado ser razonable ante su irracionalidad, sólo para ser bombardeado con sarcasmo e insultos. Cuando volvió del Ejército, consideré que podría llevarle algo de tiempo reajustarse, y fui considerado con la situación. Mantuve varias conversaciones con usted, le di sinceramente la bienvenida y hablamos sobre la renovación de su contrato a punto de expirar. Expresé el deseo de que mantuviésemos una asociación duradera. Parecimos estar completamente de acuerdo y en armonía, pero tras regresar a su casa, sus cartas comenzaron a indicar un cambio de actitud.

Se quejó sobre la supervisión editorial, y sobre Weisinger y Schiff. Con el deseo de ser lo más cooperativo posible y deseando contentarle, designamos a Boltinoff para trabajar con usted. Pero, tan pronto como Boltinoff tuvo ocasión de criticar una de sus sinopsis, a usted ya no le gustó. Usted antes ya había abandonado la política de sentarse con el equipo editorial para discutir las historias –una política que reporta aceptaciones y una producción equilibrada. Usted declara en una carta que nuestros editores “pueden ayudar enormemente concediendo que sé más que ellos sobre Superman, y dejando de rechazar toda mi producción”. Parece olvidar que esos hombres son editores capaces, que su interés es producir revistas bien equilibradas que vendan, y que han sido capaces de hacerlo con una larga lista de revistas –incluyendo incluso muchas revistas de Superman y Action Comics con los que usted no tiene nada que ver. En conexión con esto, podría también señalarse que se le pagó por un material que no escribió mientras estuvo en el Ejército (una situación, por cierto, que se mantiene hoy en día) y se le envió sin que lo hubiera solicitado un cheque por la cantidad de 6.000$ al final de 1945 –un cheque del que parece no tener conocimiento, a pesar de que lo cobrase.

Las ventas de las revistas se han incrementado. El hecho de que los ingresos debidos a Superman a través del sindicato hayan caído mientras usted no estaba escribiéndolo, puede no deberse totalmente o siquiera en parte a pobres guiones, sino a cualquiera de muchos otros factores: (1) El volumen de negocio del sindicato durante la guerra se paralizó. (2) La falta de papel de periódico y consecuente falta de espacio causó la cancelación de muchas secciones, incluyendo cómics. (3) El Sindicato McClure no realizó ventas durante la guerra. En realidad, debido a condiciones internas en el sindicato, ha habido poco esfuerzo en vender durante varios años.

En su carta del 27 de Enero declara que se siente preocupado por que se nos relacione con su serie Funnyman y cita nuestros precedentes en lo que llama “fracasos”. El hecho de que Batman y Wonder Woman no prosperasen como series en el periódico no disminuye su valor para nosotros. En lo que a mí concierne, son tan valiosas en cualquier momento como Superman, y mucho menos problemáticas. También se le debe recordar que en este momento National Comics no recibe ningún ingreso de la tira sindicada de Superman, ya que todos los ingresos van a usted y Shuster; de hecho, nosotros absorbemos los gastos editoriales de mantenimiento de derechos y pagamos por la rotulación y el coloreado de la serie.

funnyman1.jpg
Portada de Funnyman #1, publicada por Magazine Enterprises en Enero de 1948


Nunca indiqué que aceptaríamos su serie Funnyman, pero dado que su ego le indica que cualquier cosa que haga está predestinada al éxito, estaría interesado, sólo para que conste, en tener su nombre en una serie –distinta de Superman- de las muchas que ha desarrollado que haya gozado al menos de un moderado éxito.

Mi modo de decidir la aceptación o rechazo de Funnyman estuvo dictado por su insistencia en una carta formal enviada por usted y Shuster. En realidad, no me sorprendió descubrir que Shuster no estaba conectado con el proyecto de ninguna forma, dado que usted me había dicho en una conversación previa que él no tenía nada que ver con esto. Me parece que habría sido mucho mejor haber manejado el asunto de una manera abierta y sin secretos –aunque eso supusiese decirme, si ese era su deseo, que preferiría llevar la serie a otro sitio. Pudiera ser que no quisiera continuar su relación con nosotros más allá de los términos de su presente contrato; su carta del 25 de Enero fácilmente podría haberse interpretado de ese modo. En cualquier caso, agradecería una declaración por su parte en sencillo inglés sobre lo que quería decir esa carta. No tengo ni el tiempo ni el deseo de permitirme banales juegos de adivinación.

Una posdata en su carta del 25 de Enero dice: “¿Por qué quiere considerar legalmente Funnyman? ¿Por qué no TOMARLA descaradamente, como hizo con Superboy?” Es una actitud muy seria por su parte, por no decir insultante y posiblemente difamatoria. Superboy es meramente una extensión del tema básico de Superman, y tiene que ver con el mismo personaje a una edad más temprana, un período entre el momento en que el infante de Kripton llegó a la Tierra y el momento en el que ha crecido para convertirse en un hombre. Los poderes, el traje y los atributos físicos son idénticos a los de Superman porque Superboy es Superman, quien, según los términos de nuestro contrato con usted y Shuster, es propiedad de National Comics Publications, Inc. Al igual que cualquier otro personaje, principal o secundario, que aparece en Superman, es propiedad de National Comics.

Su ardiente deseo de aceptar más tareas como guionista parece de algún modo incompatible con el hecho de que usted nos ha proporcionado sólo aproximadamente un tercio del número de guiones de Superman necesarios para nuestros requerimientos de publicación regular. ¿Se debe esto tal vez a que, a pesar de hayamos tenido que comprar dos tercios de nuestros requerimientos a otros guionistas, se le pagó una considerable suma por guiones que no escribió usted?

Adjunto un cheque por la cantidad de 1.534,78$ junto con un recibo, que representa su mitad del porcentaje debido a usted y a Shuster por los beneficios radiofónicos y de licencia de Superman. Este cheque hace que sus ganancias en 1946 sumen un total de 25.465,07$.

factura00.gif


Sobre el tema de un bonus, su actitud no me compele enormemente a hacer de tales regalos una política. Por tanto dejo la cuestión abierta hasta que Mr. Donenfeld vuelva a New York, lo que debería suceder hacia finales de Febrero. Entonces discutiré con él esta y otras cuestiones referentes a usted.

Mientras tanto, agradecería que me escribiese sólo por motivos de trabajo, y de una manera profesional.

Muy sinceramente suyo,
J. S. Liebowitz
Vicepresidente

Correspondencia previa

28 de Septiembre, 1938. Liebowitz a Siegel
30 de Septiembre, 1938. Siegel a Liebowitz
21 de Abril, 1939. Liebowitz a Siegel
22 de Enero, 1940. Ellsworth a Siegel
23 de Enero, 1940. Liebowitz a Siegel
29 de Enero, 1940. Liebowitz a Siegel
8 de Febrero, 1940. Liebowitz a Siegel
18 de Marzo, 1940. Ellsworth a Siegel
2 de Mayo, 1940. Liebowitz a Siegel
4 de Noviembre, 1940. Ellsworth a Siegel
5 de Noviembre, 1940. Ellsworth a Siegel
19 de Febrero, 1941. Ellsworth a Siegel
21 de Febrero. 1942. Ellsworth a Siegel
12 de Noviembre, 1942. Ellsworth a Siegel

5 comentarios

  1. Sigo con la idea:

    Siegel es tan tiburon como los editores de la DC y nos han contado una historia de victimismo y pobrecitos autores tan sólo aplicable a Shuster por lo que voy leyendo.

  2. Vaya currada que os habéis pegado! Excelente trabajo!

    Espontáneo,

    Eso mismo me parece a mí…No sé si tan tiburón como la DC, pero de angelito nada de nada.

  3. Muchas gracias por estas actualizaciones, las estoy siguiendo con entusiamos, y esta siendo de lo mejor en este verano de muuuucho-curro!!! un abrazo!

  4. Jorge, espontaneo,
    tened en cuenta que la mayoría de las cartas que leemos son solo de los editores a Siegel, Quizà faltaría leer las de Siegel para ver si lo que dicen es parcial o no.

  5. Muy bien Fer:

    Pero tal y vomo yo lo lo voy entendiendo por estas magníficas cartas, de corderitos nada.

    Un mundo de negocios sin más. Shuster, además era el más perjudicado al repartir su dinero con ghosts (negros).
    los papás del comic book, fueron un grupo de agresivos chicos de negocios, hijos del crack del 29, judios todos ellos, y simplemente un puñado vampiros sometedores, por mucho que se hayan encargado de arreglarles la plana, desde los supermalos de la DC, pasando por martin goodman y familia (lease Stan Lee), el amigo Eisner (con menos de 20 años y decenas de dibujantes a sus ordenes), Max Gaines ( que inventa el comic book, despues de dedicarse a venderlos como soporte publicitario le pone el sello de 10 centavos y que tambien intervino en el negocio de superman´…) en cuanto tenga tiempo me explayo.