Reseñas — 10 abril, 2008 at 1:19 pm

Jamilti y otras historias de Israel (Rutu Modan)

by

jamilti.jpg
Jamilti y otras historias de Israel (Rutu Modan). Sins entido (2008). Rústica. 168 págs. Color. 17 €


Tras el éxito internacional del multipremiado Metralla, era cuestión de tiempo que alguien recuperase las historias cortas que Rutu Modan ha ido publicando entre 1998 y 2004 en las antologías compartidas con su grupo de compañeros artistas Actus Tragicus. Así pues, este Jamilti y otras historias de Israel publicado por Sins entido llena un hueco y sirve para entender la evolución de la artista israelí hasta alcanzar el nivel de la (excelente) Metralla.

Como suele ser habitual en las antologías, y más en este caso en que se abarca un período de varios años, hay una heterogeneidad en los registros gráficos, aunque temáticamente casi todas las historias giran en torno a unas ideas básicas que, por cierto, también son de las que se alimenta Metralla. El trazo, la utilización del color o la composición de página va desde el estilo depurado de línea clara de la primera (demoledora) historia, Fan, hasta una concepción más naíf del dibujo, que a su vez se subdivide en las distintas historias en base a distintos acercamientos a la página como unidad, con cambios en la utilización del color o de la estructura narrativa.

rutupg.jpg


Pero no es en estos recursos donde brilla la Modan historietista, sino más bien en la base de la concepción las historias. En todas ellas hay un mensaje, una pregunta que subyace y sólo se explicita a través de las acciones de los pesonajes, dejando al lector la tarea de encontrar una moraleja o un doble sentido que la autora no quiere imponer. El tema principal en casi todas las historias viene a ser el mismo: la relación entre padres e hijos, generalmente lastrada por la incomprensión, y el intento por las dos partes de acercarse al otro. Modan no emite juicios morales y deja que sus personajes sufran para llegar a la comprensión, aunque no siempre lo consigan. Parece obvio que las preguntas que plantea la autora son las mismas que se hace a sí misma, como ha corroborado en alguna entrevista, declarando que la búsqueda de Kobi de su padre en Metralla es un reflejo del intento de la propia autora por entender al suyo. Por eso da la sensación de que el título de esta recopilación, con la coletilla “y otras historias de Israel”, puede inducir a error. Es cierto que Jamilti, la última historia, tiene algo que ver con la situación de violencia que se da en Israel (de nuevo sin decantarse por un bando o una postura, sino más bien constatando lo absurdo de la violencia y mostrando que detrás de las palabras “víctima” y “terrorista” hay personas con sentimientos), pero casi todas las historias de este álbum podrían haberse situado en otras geografías y sido protagonizadas por representates de otras culturas.

Dicho así, uno podría pensar que el cómic de Modan es un rollazo reflexivo, uno de esos slice of life monótonos que tanto abundan. Sin embargo la autora sabe envolver sus ideas en sugerentes papeles de regalo. Lo estrafalario, sin llegar a ser fantástico pero rozando lo ridículo es la tónica general en sus relatos, y siempre queda la sensación de que hay otras historias detrás de la principal apenas sugeridas y que añaden riqueza al conjunto. La autora retoma pues la tradición del cuento, vehículo de ideas a través de la fascinación por la peripecia y se nota que tiene la lección bien aprendida, aunque parece que un sus últimos trabajos ha ido variando la estrategia.

3
Bueno, este es el nivel medio que habría que pedir a cualquier tebeo


el tio berni

Enlaces de interés

- Jamilti en La Cárcel de Papel
- Jamilti en El Francotirador
- Breve biografía y entrevista a Rutu Modan en Entrecomics
- Metralla en Entrecomics
- Entrevista a Rutu Modan en El País
- Originales de Salón: Rutu Modan

Etiquetas

7 comentarios

  1. Pues teniendo en cuenta el buen recuerdo de “su” Metralla y con lo que cuentas, habrá que apuntar (¡cielo santo: ¡otro más!) este Jamilti.

    Besitos enormes, solete

  2. Gracias por el enlace, Berni. Me ha encantado tu reseña (pero yo le hubiese puesto un “antifaz” más ^_^).

  3. Bah, no hagas mucho caso de los antifaces, para mí son lo de menos. Ten en cuenta que el 4 es “excelente”, y que lo “excelente”, casi por definición, no puede abundar. Para mí Metralla sí que sería un 4, y este Jamilti un poco por debajo. Pero vamos, ya te digo, las puntuaciones son reducciones sin matices.

  4. Por alusiones ;-)

    El poner tal o cual número de antifaces es, para mí, un suplicio, porque tienes que ver la obra por partes y en general, y compararla con el resto de obras, propias y ajenas, midiendo tus gustos -que además- van cambiando, modificándose y evolucionando, en gran medida por esas lecturas anteriores.
    Sigo pensando que Metralla, por seguir con el ejemplo citado, merece más del “bueno” pero no “me” llega al excelente: es una forma directa y esquemática de resumir, la enjundia está en lo escrito, en la explicación de la reseña.

    Besitos más

  5. Iba a soltar una larga parrafada que veo que puedo resumir en:

    - que las notas en una crítica es algo absurdo desde mi punto de vista (y mirad que a mi me toca puntuar cosas en uno de mis curros) y,

    - A mi este álbum no me ha llenado ni llegado como Metralla

    :(

  6. Pingback: Novedades (junio y julio 2008) : Blogografia /version beta/

  7. Pingback: Domingo+comic=Persepolis de Marjane Satrapi « enredando+korapilatzen