Noticias — 24 septiembre, 2007 at 8:35 am

Entrevista a David Rubín

by

rubin.jpg


Roberto G Méndez entrevista a David Rubín para El Correo Gallego.

¿A usted no se le hace un poco raro que la crítica le dé premios, en vez de palos, que parece más su oficio?

Algún palazo he recibido también, no crea…

Pero pocos.

Pocos, es verdad. Toda una suerte.

Lo digo porque a lo mejor aceptar un premio de la crítica implica aceptar después las críticas sin premio… ¿Imagina no poder decir nunca más que esos tíos no tienen ni idea, si se diese el caso, que se dará?

A mí es que la crítica me tira de un pie. Hace su papel, pero para el lector, no para el autor. Es el propio autor quien tiene que ser el crítico más feroz de sí mismo.

¿Usted lo es?

Yo sí.

¿Pero a que los premios parecen mucho más merecidos cuando los gana uno mismo que cuando no?

Premios hay miles todos los días que nunca valoramos en su justa medida: ver la cara de quien amas a tu lado al despertar, terminar un trabajo y que te deje contento… Con los tiempos que corren, hasta salir del cine y que te haya gustado la película es todo un premio.

Ya, hombre, pero esos no tienen dotación económica…

Ni este de la Crítica. Sólo reporta prestigio y la satisfacción de saber que la mayoría de los críticos más reputados de España piensan que un tebeo mío, La tetería del Oso Malayo, es el mejor del año. Suena tan contundente que ilusiona un montón. ¿A usted no le pasaría?

Yo pensaría que se habían equivocado.

Quiero decir que no todo lo importante en este mundo viene acompañado de euros.

Cierto: es el defecto que tiene. Dígame otra cosa…

A ver.

¿Esa tetería es la que abriría usted, si abriese una, o de la que no saldría, si la abriese yo?

Esa tetería es el local que me inventé para refugiarme cada vez que me asustaba de mí mismo. De ahí nació el libro. Entras sin rumbo, perdido, y la mayor parte de las veces sales con respuestas y ánimos nuevos. Pero son historias tan personales que alucino con que la gente se sienta identificada con ellas.

Sobre todo porque las protagonizan animales…

Bueno, pero son animales mucho más humanos que algunos bichejos con los que tiene uno que lidiar en la vida real, o que esos que andan por ahí de traje y corbata, pisoteando a diestro y siniestro.

¿Y usted por qué empezó a dibujar, se acuerda?

Porque sí.

No es que sea mal motivo: es que es un poco corto…

Desde pequeñito ya garabateaba y hacía mis tebeos. Supongo que la pasión por el medio y por contar historias hizo lo demás.

¿Y ahora qué dibuja, exactamente, que hay mucho tiquismiquis: cómic, tebeo, banda deseñada, historieta…?

Cómic, tebeo, banda deseñada, historieta…

No lo cuento a usted entre los tiquismiquis, entonces…

Por mucho que le cambie el nombre, la obra va a ser la misma.

En memoria de don Santiago Álvarez, pacientísimo profesor de dibujo, dígame que la perspectiva caballera sirve para algo…

Claro, hombre. Y la perspectiva en general: para saber cómo dibujar las cosas, cómo encajarlas en las viñetas y en las páginas. Luego ya te lo saltarás todo a la torera, si fuese menester.

Creo que dibuja usted por los bares…

Entre otros sitios.

¿Cambian mucho el estilo?

¿Quiénes?

Los sitios en los que se dibuja.

Nada. No creo que lo cambien nada. El estilo lo cambian la vida y el trabajo. Salvo que dibuje usted en el techo de un tren en marcha, o algo así. Eso ya puede tener cierta influencia.

En el perfil de su blog confiesa, no sé si en serio, que sus libros favoritos son los folletos del supermercado. Tienen mala adaptación al cómic, ¿no?

Boh… Lo puse por poner algo. Si alguien entra en el blog, que sea por mis tebeos, no por mis gustos o disgustos

Entonces su música favorita no es el rugido de sus tripas, como también dice allí…

Eso sí.

Cuando tocan ¿qué canción?

A todas horas. Las tripas me rugen con ansia asesina cada vez que me pongo a crear. Ellas y el corazón me dictan cómo he de contar las historias.

Una última duda que tengo: si no hay superhéroes sin debilidad, ¿en qué se diferencian de los héroes?

En dos cosas básicas.

Que son…

Tienen superpoderes, y llevan los calzoncillos por encima de los pantalones.

Lo que es fijarse.

[Vía: Neorama dos Quadrinhos]

Etiquetas

3 comentarios

  1. muy buena :)

  2. tiene to la grasia,sí!

  3. David es un genio… y simpático, encima. Cabe una sincera enhorabuena, y muchos ánimos para que siga deleitándonos con sus historias (y que se las sigan publicando, ¿eh?) ;)