Opinion — 22 octubre, 2006 at 3:16 pm

¿Por qué seguimos comprando basura?

by

¿Por qué? ¿Por qué seguimos comprando basura? ¿Por qué somos conscientes de que actualmente –hablo siempre de España- toda la línea mutante es un auténtico despropósito, completamente ilegible y en algunos casos pobremente dibujada y aun así seguimos comprando? ¿Por qué no confesamos abiertamente que la JLA hace aguas por todas partes y salvo contadas etapas resulta tediosa y repetitiva en sus planteamientos y a pesar de ello seguimos dilapidando nuestro valioso dinero en ella? ¿Por qué nos aferramos a unos personajes aun a sabiendas de que sus guionistas, dibujantes, etc. están realizando un pobre trabajo que en el mejor de los casos nos deja indiferentes y en el peor arruina todo aquello por lo que nos interesaban? ¿Por qué año tras año asistimos al ineludible mega crossover editorial a sabiendas de que vamos a encontrarnos con un absurdo planteamiento pretendidamente revolucionario que modificará todo un universo en el que a pesar de que todo cambia, en realidad, todo permanece y aun así seguimos esperando impacientes tales eventos? Resumiendo, ¿Por qué seguimos comprando comics que en realidad no queremos leer?

crisis.png
Este sí que es el crossover definivo… ¿¿¿verdad???


El problema en muchas ocasiones radica en que confundimos nuestra vertiente lector con la de coleccionista, que -a mi modo de ver- deberían ser facetas claramente diferenciadas, pero que llevadas a la práctica obtenemos que dichas vertientes tienden a ser indivisibles. Un lector de comics, por vaya usted a saber que tradición, auto-imposición o acuerdo personal tácito ha de ser necesariamente un coleccionista de comics con la ineludible obligación de comprar religiosamente una serie de colecciones auto impuestas con puntual periocidad aun cuando estas hayan dejado de interesarle meses atrás, en lugar de ser sencillamente un tipo que disfruta de una buena lectura y se acerca ocasionalmente o con mayor asiduidad a su librería para comprar un material que le resulta interesante, le han recomendado o sencillamente le apetece en cada momento y disfruta de la libertad para dejar de comprar en el momento en que una lectura deja de satisfacerle.

Este es un punto conflictivo, ¿Cuándo dejar de comprar una colección? La respuesta es bien sencilla, en el preciso instante en que la lectura de esa colección deja de satisfacerte, te aburre o sencillamente no te aporta nada y consideras que estas sacrificando, tal vez, otras lecturas más interesantes por aferrarte a algo que tan solo compras por inercia, la maldita inercia. Es así de sencillo, resulta ridículo e incluso irritante seguir comprando una determinada colección por el mero hecho de tener los cincuenta primeros números de la misma y que por ello te veas en la “obligación moral” de continuar coleccionando, que no leyendo (ese es el error de base) dicha colección hasta el fin de los tiempos, porque es una conducta tan irracional como estúpida. Y ojo que no me excluyo en ningún momento, yo mismo he de confesar con absoluta vergüenza, arrepentimiento y la esperanza de que esta confesión y posterior escarnio público sirvan de adecuada penitencia, que en su momento llegué a comprar la colección de Spawn hasta el escalofriante numero setenta (ejemplares que todavía conservo en parte como recordatorio de errores pasados y en parte porque no hay forma de desembarazarse de ellos ni siquiera a un precio simbólico) llegando a un punto limite en el que el comic pasaba del mostrador del librero directamente a mi estantería sin ni siquiera llegar a hojearlo. Una conducta, repito, absolutamente absurda de la que, desgraciadamente, soy consciente de que se repite con demasiada frecuencia.

spawn-70.jpg
Tanto miedo me dio esta portada del número 70 que ya no compré Spawn nunca más.


Este tipo de actitud se produce, no solo, pero si en mucha mayor medida en lectores -¿o debería decir coleccionistas?- de comics de superhéroes, supongo que por el carácter continuista que las editoriales quieren imbuir en sus universos y colecciones… ¿“Sensación de continuidad para que el lector sienta que esta leyendo una parte de un todo…”? ¡¡JA!! ¡¡Y una mierda!!, simple ardid para conseguir que el lector compre una miríada de colecciones -muchas de ellas por las que siente un ínfimo interés- y con suerte no tenga la fuerza de voluntad o el sentido común para dejar de comprar en el preciso momento en que deja de interesarle. Pero tampoco estoy desvelando con esto ningún gran misterio universal, ni conspiración en las sombras, ni siquiera un hecho del que no seamos todos más que conscientes, es un recurso de marketing más de uso corriente por las editoriales, como tantos otros. No obstante hay que ser conscientes de que en un genero tan absolutamente endogámico como es el superheroico, que tan sólo en estos últimos tiempos esta tratando de abrirse a otros géneros, medios y formas de expresión como modo de no acabar extinguiéndose por falta de ideas, resulta harto complicado el mantener un estándar de calidad y un mínimo de originalidad de planteamientos de forma prolongada aun cuando dichos comics están realizados por escritores de probada valía o preciosistas dibujantes capaces de levantar un comic sólo con sus dibujos, lo que ineludiblemente deviene en una reiteración de planteamientos y el consecuente aburrimiento del lector. Así pues ¿Por qué esperar? ¿Por qué seguir comprando determinada colección aferrándose a la triste esperanza de que el editor de turno decida realizar bien su trabajo y este dispuesto dar un cambio radical en la orientación de la serie, encontrando –además- para ello los autores idóneos, para que tal vez y solo tal vez en unos seis meses podamos disfrutar de esa lectura que actualmente compramos solo por compromiso? Reiterando: ¡ES ABSURDO!

alien.jpgaliens.jpgalien-3.jpg

alien-4.jpgalien-vs.jpg
¿De verdad era necesaria tanta secuela? ¿Qué será lo próximo? ¿Alien, El Musical?


Soy consciente de que toda esta diatriba no parece sino una simple crítica focalizada en el género superheroico y a pesar de que -en efecto- no deja de serlo, no se queda sólo en dicho género, sino que también se puede hacer extensible a cualquier otra obra que se publique de forma continuada y con una periocidad más o menos regular, ya sea esta álbum europeo, manga, underground americano o -incluso- y extrapolando hacia otros campos también a cualquier serie televisiva, saga cinematográfica, etc. No obstante el género superheroico y por extensión sus consumidores habituales son más dados a incurrir en este perjudicial comportamiento que no hace sino dar apoyo a unos trabajos penosos que impiden –en mayor o menor medida- que el género superheroico pueda seguir creciendo y evolucionando hasta conseguir un estándar de calidad cada vez mayor que no nos “obligue” a seguir comprando determinada colección sólo por la esperanza de un “futuro mejor”. Así pues, seamos críticos, selectivos y consecuentes, dejemos de comprar comics sólo por afán de coleccionismo, en lugar del propósito original que, supongo, nos inicio a todos en esto de los comics que no es otro que el de disfrutar de una buena lectura. Y si a pesar de todo lo anteriormente expuesto sentís una malsana fijación por el coleccionismo per se, tan solo recordaros que dispongo de unos setenta números de Spawn en perfecto estado que estoy dispuesto a vender a muy buen precio.

The Heckler

20 comentarios

  1. Euahm… Habla por tí :P . Aunque, bueno, reconozco que cuando yo leía superhéroes (hace años) también tenía esa inercia, supongo que te sigues comprando la colección esperando que lleguen tiempos mejores. Actualmente, sin embargo, no se me ocurriría comprar ni una viñeta que no me interesase.

    Yo propondría a todos los lectores de superhéroes que NO comprasen ni Infinite Crisis ni Civil War, como medida de protesta ante tales maniobras comerciales. Lo de Dinastía de M ya no tiene remedio…

  2. Ya se sabe que el ser humano es el único animal que tropieza dos, tres, cuatro, cinco… veces con la misma piedra.
    Cuando cometes el error de alargar una colección sin motivo aparente, sólo por el mero hecho que, como el personaje o la temática te gusta tienes la esperanza que en el próximo número la cosa cambiará radicalmente a mejor, te das cuenta, muy al final, que buena parte de la colección no te la hubieras comprado de haber tenido otra oportunidad, ¿o sí?
    Sí que es verdad que, en mi caso, cuando era más joven, en el fondo me podía el afán completista, hasta que al final me acababa cansando, pero habiendo comprado ya un buen puñado de cómics que en el fondo sabía que nunca releería. Y ahí están.
    Ahora mi tendencia es comprar arcos argumentales o historias autoconclusivas (y en mi caso en tomos) que, aunque a veces, y no son pocas, igual se equivoca uno (no todo el mundo tiene los mismos gustos, y a veces las recomendaciones no cumplen tus expectativas, o simplemente el cómic tenía buena pinta (por la temática, por el dibujo, por el guionista, etc.) y al final tus expectativas se van al traste), por lo menos no alargas in aeternum el comprarte el mismo título mes tras mes.
    En definitiva, hay que arriesgar para poder leer una buena obra, y supongo que, en el fondo, siempre consigues que la balanza por lo menos se vea equilibrada o que se decante hacia los cómics de normal o buena calidad que llegan a nutrir tu estantería (todo depende también de lo exigente que sea uno).
    Un saludo cordial.

  3. “medios y formas de expresión como modo de no acabar extinguiéndose por falta de ideas, resulta harto complicado el mantener un estándar de calidad y un mínimo de originalidad de planteamientos de forma prolongada aun cuando dichos comics están realizados por escritores de probada valía o preciosistas dibujantes capaces de levantar un comic sólo con sus dibujos, lo que ineludiblemente deviene en una reiteración de planteamientos y el consecuente aburrimiento del lector.” Me identifico sobre todo esta parte.

    Estoy fundamentalmente de acuerdo en bastante de lo que has comentado, claro que siempre se pueden encontrar excepciones para contravenir las reglas, pero creo que la clave está en la libertad creativa. Los autores cuando están condicionados por cientos y cientos de números a sus espaldas en que situación se quedan, muchos guionistas que me han sorprendido o demuestran su genialidad en otras obras cuando tienen que escribir estas obras pierden su genialidad, su inspiración, pasan de artistas a artesanos, pueden hacer un buen trabajo por que tienen técnica, incluso algo original, pero si tuvieran libertad para crear sus propias historias, podrían ir mucho más allá. El mercado tal como está en la actualidad tiene acaparados a buena parte de los mejores artistas haciéndolos trabajar como meros operarios sin darle la auténtica libertad creativa.

    Los dibujantes, muchos tienen cuadernos llenos de gloriosos dibujos e ideas, con las técnicas más variopintas… pero tienen que renunciar a ellas en pos de un estilo, o bien trabajar durante 12 meses, para hacer entregas cada mes, si trabajaran solo para arcos, miniseries o novelas gráficas, tendrían más tiempo, y sobre todo si tuvieran libertad para sorprendernos con su visión artística.

    Y los guionistas, recuerdo cuando leía los comics de Epic, y guionistas de Marvel que siempre había pensado que eran realmente torpes… me dejaban con la boca abierta, que increible transformación les había ocurrido, la libertad creativa, eso es lo que deduje.

  4. Totalmente de acuerdo con tu post. Sólo hay que recordar que Panini ha reeditado House of M, porque ha sido un éxito de ventas, cuando en realidad es un cómic flojísimo del que yo sólo he leído los dos primeros números, porque me negué a comprarme los siguientes. Aunque yo he superado en parte el espíritu coleccionista, es cierto que mi afición al cómic de superhéroes me hace picar allá donde otro tipo de cómic me hace ser más selectivo. En realidad con lo que juegan las editoriales es con el cariño que guardamos los aficionados hacia ciertos personaje.

  5. Bravo.
    Muchas colecciones sobreviven por nuestra maldita inercia, por cariño a los personajes, por nostalgia de épocas pasadas o simplemente por costumbre.
    ¿Última etapa decente de los 4F? La de Simonson, y anda que no ha llovido desde entonces.

    Desconozco si la edición de Spawn es en papel satinado. En caso contrario, deja los ejemplares al lado de la taza del water y vete deshaciendo de ellos.
    Poco a poco.
    Verás que placer.

  6. una verdad como un puño, el cariño por una cosa te hace seguir comprandola, a pesar de que yo no he sido un gran completista si he cometido ciertos errores que no olvido jejeje. Ahora mi completismo se enfoca mas al trabajo de guionistas o dibujante mas que por personajes o colecciones.

  7. Te entiendo. Te habla una persona que casualmente tambien tiene Spawn hasta el numero 70… que ilusos fuimos.

  8. Cierto todo lo que decís, pero olvidáis el factor determinante: EL PRECIO. En comic europeo si algo no te convence del todo ahí se queda, en supes y manga lo vas haciendo a lo tonto porque cuesta poco. No hay más que ver lo tocadita que quedó DC tras la etapa Normalizada.

  9. Totalmente de acuerdo con Nol. La inercia y el completismo afecta sobre todo a los superhéroes porque son los que se publican en grapa y claro, pensamos, después del pastón que me gasto en cómics por 1,70 más… Sin contar la nostalgia del “joder, es que tengo todo los numeros de X-men desde el 89 y no lo vo ya dejar ahora…” por ejemplo.

  10. A ver si, en realidad, sí que los queremos leer aunque sean malos… lo que pasa es que luego, con el tiempo, con la falta de espacio, dinero o vayase a saber qué, nos arrepentimos.

  11. Jejeje, gran artículo.

    Sabes Heck, esa pregunta me la hice yo hace 4 o 5 años, y ya sabes la respuesta.

    Ahora tal vez estoy demasiado desconectado de lo que me gustaría.

    La semana pasada estuve en la tienda de cómics con ganas de llevarme alguna serie mensual, y despues de media hora, no encontré nada. Quien me lo iba a decir.

  12. ¿Hay algún psicólogo en la sala? Porque yo creo que en parte lo que pasa es que es difícil cortar los lazos con la infancia y renegar de ese vínculo que nos mantiene atados a otra época pasada inevitablemente más feliz. Pero claro, por mucho que queramos, de adultos procesamos de distinta forma la información, y esos tebeos tan emocionantes ahora nos parecen un truño, repetitivos, ilógicos… Las salidas lógicas son dos: 1) si sólo estabas enamorado de los superhéroes, dejar los tebeos. 2) Si estabas enamorado del cómic como medio de entretenimiento/expresión y/o como arte, moverte a otros ámbitos del cómic. No hay por qué abandonar los superhéroes, pero esto puede ayudar a ponerlos en un contexto más amplio, seleccionar mejor, sin sentimentalismos, y comprar sólo aquellos que merezcan la pena.
    En resumen, seguimos comprando basura por el elemento nostalgia (y también, como se ha comentado más arriba, porque a lo mejor otros cómics que “sabemos” que tienen mucha más calidad, también son mucho más caros).
    Claro que todo esto os lo dice uno que vendió los 100 primeros números de La Patrulla de Forum, el Thor de Simonson, Los 4F y el Alpha Flight de Byrne y bastantes más cosas interesantes para comprar drogas…

  13. No sé, yo esto lo veo un poco paja mental con los dardos lanzados a la diana facilísima de siempre: el tebeo de superhéroes. Me parece que cuando se lleva un par de años con esto de los tebeos(y mucho menos de setenta números) es muy fácil saber cuando un cómic es bueno o malo o, mejor, cuando te va a gustar o no (para gustos colores, ya sabeis…). Si la conclusión acaba siendo “Qué hago comprandome un tebeo de Marc Bagley cuando podría estar comprandome uno de Sfar?”, pues mal asunto. Para mí, lo verdaderamente chungo es comprarte tebeos que, en realidad, no te gusta (a mí, por ejemplo, no me pillaréis comprando nada de Bagley, no por nada, sino porque no me gusta). Pero, por favor, de verdad alguien se esperaba una obra maestra al comprar Dinastía de M? Anda ya, no seamos ilusos. Creo que hoy en día, con la tremebunda oferta que hay, tu, yo y cualquiera podemos comprar tebeos de calidad de CUALQUIER género, ya sea gafapastosos, pija meros o mangantes. Y, por supuesto, por supuestísimo, podemos comprar tebeos malos, muy malos y regulares. Esto, creo, no es patrimonio exclusivo del pijama.
    Patrimonio de la adolescencia sí que es arrepententirse de cosas pasadas y renegar completamente. Un poco de seriedad… ¿tan sonrojantes son los pijamas? o es que ahora “tocan” otras cosas?

    Entiendo, claro, que comprarse setenta números seguidos de Spawn afectan a cualquiera, claro, pero tampoco es como para montar el pollo, hombre :P

  14. Pues yo de Spawn, tegno hasta el 80, os gano.

  15. En eso tienes razón Alex, hay tanta basura en otros géneros como en los superhéroes, pero lo cierto es que en España, por la razón que sea, priman los superhéroes y por tanto son la “diana más fácil”. No soy gran conocedor del mercado francés, pero cuando uno ve las portadas y algunas páginas de decenas de series de BD, da la impresión de que el porcentaje de basura no es inferior al que se da en los tebeos de superhéroes. Yo no reniego para nada de los superhéroes, sólo que me cuesta encontrar series que me interesen… pero las encuentro :)

    Yo creo que el tono del post no era tanto contra los superhéroes como contra la inercia de seguir comprando algo que no nos gusta, y creo que vale lo mismo para el que sufre cada mes con Los Nuevos Vengadores como para el que no le ha gustado el primer tomo de La Ascensión de Gran Mal y se compra los cuatro siguientes. Entiendo que el segundo caso la razón es clara, puro esnobismo (y el implicado jamás reconocerá que no le ha gustado), pero ¿en el segundo? Porque hay por ahí varios blogs que mensualmente repiten “que mala es esta serie, no sé por qué la compro”. Pues eso, que yo tampoco lo sé, lo único que se me ocurre, como mencionaba más arriba, es la nostalgia.

  16. @ALEX: Pues yo era un pijamero absoluto en la adolescencia, y cuando reviso lo que tengo en las estanterías a veces me da un poco de vergüenza. Se publica cada mes tantísima basura en el mundo de los superhéroes… creo que no somos conscientes de ello. Hay muchas colecciones en las librerías pero pocas llegan a un nivel de calidad MÍNIMO, ojo. Yo hago ahora como EduXavi, sólo me compro tomos.

    Por cierto, tengo que decirlo ahora o reviento: FUERZA-X/X-SATIX NO ES PARA TANTO. Ahí queda eso :P

  17. No sé. La verdad es que creo que, en este hobby, hay una afición extraña por la negatividad, por las palabras rimbombantes y tremendas por el “basura”, por el “subnormales”, por el “esto es un truño y una mierda”. Estoy convencido que con un espíritu algo más positivo y, admitámoslo, más respetuoso. No nos engañemos, no todos tienen que leer los tebeos que a nosotros nos gustan, y solemos tener una mezcla entre desprecio y pena por los que no leen lo que nosotros consideramos bueno e idolatran lo que creemos infumable. Porque, a ver, ¿Cómo se le quedará el cuerpo a los fans de Spawn que lean este post?
    La necesidad de quemar etapas y “evolucionar” es algo estupendo, sí, pero a veces erigimos ídolos y los tumbamos sin pensar mucho ni muy bien. Cuanta gente habrá arrinconado sus discos de los Ramones de la adolescencia para sustituirlos por música más “cool”, elaborada o moderna para tirarse de los pelos años después, porque, admitámoslo, los Ramones son de puta madre…
    A lo que voy, cojones, es que hay que saber vivir con los defectos y contradicciones, sin esa puta costumbre de acomplejarnos por lo que hemos sido. No sé porqué un carrocilla puede sacar pecho de haber leído ávidamente revistas en los ochenta (mucho material que salía en la variadísima caterva de cabeceras que surgió al amparo del “todo vale” de la movida es puro material de derribo) y tú tienes que entonar el mea culpa porque te gustaba (y seguro que si relees algunos números, te sigue haciendo algo de gracia) Spawn. Heckler, tío haz lo que quieras. Yo tengo aquí, entre un montón de tebeos mi colección de Inferno. No sé si volveré a releerla jamás y sí, Bogdanove era un piernas que se dibujaba un tebeo en un fin de semana, pero me recuerda la emoción que me daba leer esos tebeos mierdosos mes a mes avidamente y leerlos una, dos, o las veces que fuera. Esos tebeos mierdosos forman parte de mí, quiera o no, y esos Spawn, quieras tú o no, forman parte de tí. Venderlos por cuatro duros… pues ya sabes.

    sorry por la parrafada ;)

  18. Pues te iba a contestar a la parrafada, pero en realidad estamos de acuerdo en lo más importante, algo que me ha llegado al alma: Los Ramones son de puta madre!!!!!!

  19. Vamos a ver. Está claro que muchas colecciones que en su momento eran ávidamente leídas y releídas por uno, porque te gustaban mucho, mucho, mucho, y disfrutabas como un enano con ellas, con el paso del tiempo (+/- 20 años) y la evolución lógica de una persona en su manera de pensar y de ver las cosas, las vuelves a revisar y ves que los contenidos ya no te atraen lo más mínimo, y ahora mismo te aburrirías como una ostra lo que entonces te entusiasmaba sobremanera (a mí “Verano azul” me gustó muchísimo la primera vez o segunda que lo hicieron, y ahora, por suerte o por desgracia, no lo aguanto). Y también hay que reconocer que hay clásicos que no los vendería por nada del mundo por lo buenos que son y serán siempre (de todo hay naturalmente en la viña del Señor). Pero eso son etapas que uno quema en su vida, y ahí están, y tampoco creo que haya que renegar de ellas, y es lógico que tus gustos y tendencias vayan evolucionando con el paso de los años (y dentro de 20 años ya hablaremos de lo que leemos ahora, que seguro que más de una reflexión negativa habrá).
    Pero yo también hacía mi comentario respecto a que en su momento habían colecciones, que llegados a un punto (porque lo que se contaba se volvía muy repetitivo, por el cambio del equipo creativo, etc.) ya empezaban a cansarte o aburrirte, y que con la esperanza que la cosa volviera a cambiar a mejor según tu gusto, acababan siendo adquiridos por uno unos cuantos números más (y a veces demasiados) hasta que no podía más. Cosa que ahora intento evitar con la compra de arcos argumentales o historias autoconclusivas. Y aun así, como ya dije, uno también se equivoca. Pero no pasa nada de nada. La vida es así y no por eso debemos estirarnos de los pelos.
    Y es importante para lograr no malgastar mucho tu dinero que haya mucha variedad donde elegir en el mercado como hay ahora actualmente.
    Un cordial saludo.

  20. Hola gente!

    Me recomendaron este blog y finalmente he entrado. Lo que no esperaba encontrarme es una sesión de terapía de grupo sobre el tema “¿por que me gasto tanta pasta en tebeos y luego me siento tan culpable?”.
    Yo por lo que he podido ver por aquí el problema no es solamente que muchas veces la calidad real del tebeo comprado diste mucho de ser la esperada, cosa que ocurre con demasiada frecuencia , o que el coleccionismo compulsivo deberia tener tratamiento especifico en la seguridad social, sino que lo peor de todo es que despues te quede la sensación de que te han vuelto a timar!. HE VUELTO A PRINGAR!

    “Malditos! Malditos! lo hicieroooon” gritas com ‘chalton jeston’ al descubrir la estatua de la libertad, cuando acabas de leer ese comic que te ha costado n € y resulta ser el peor comic del mundo dibujado por el peor dibujante del planeta (la culpa es del color digital con efectos especiales que ayuda a esconder a los dibujantes patatas ;) ). Te queda una cara de idiota y piensas que en la editorial se estan riendo de que alguien se haya atrevido a comprarse un tebeo de… CABLE!

    Pero cuando ojeaste ‘el peor comic del mundo’ en la tienda el instinto comiquero ya te lo decía “esto no vale un durooo, no te lo compreeess”. Ni por colecionismo.
    Pero como siempre creemos que será una perla entre piedras, que nos hará pasar un muy buen rato, o que será un obra que podrá considerada arte u otros objetivos nobles aplicables al comic cogemos nos tiramos de cabeza.

    Lo que jode es que despues de tantos años siga pringando y comprando trabajos que no valen un duro. (ojo cada vez menos)

    ya me siento mejor, oye…