Reseñas — 13 octubre, 2006 at 12:15 pm

La Dinastía de M o esperando Civil War

by

¿Un verano sin playa? Imposible. ¿Una ciudad sin coches? Inimaginable. ¿Marvel sin crossovers? Inconcebible. Despreciados por unos, alabados por otros, los crossovers no dejan indiferente al aficionado marvelita. Bien por su propia existencia o por su propio contenido. En torno a su existencia tengo la firme convicción que responden a una maniobra fundamentalmente comercial. En el caso de la Dinatía de M, una rápida respuesta comercial a la publicitada y esperada saga de la Distinguida Competencia, Infinite Crisis. Esta raiz meramente mercantilista no significa que un crossover deba ser un engendro por naturaleza, siempre nos encanta que nos sorprendan gratamente. Dinastía de M es una serie limitada de ocho números en USA, publicada aquí en cuato números dobles. Protagonizada por Astonishing X-MEN (¿qué ha pasado con Uncanny?) y los New Avengers narra una historia que dice ser determinante para el Universo Marvel y que dejará importantes repercusiones en muchos de los habitantes del mismo. Aprovecho para hacer notar que a lo largo de la reseña puedo destapar alguna de las tramas, así que si no queréis sufrir un destripe parad aquí.

dinastiadem_1.jpg
DINASTÍA de M, de Bendis, Coipel, Townsend y D’Armata. 4 números. Mensual. Formato comic book, 17 x 26, 56 páginas. Color. PVP: 2,90 €. Panini Comics


¿Habéis seguido? Bien. La historia se plantea como un gigantesco What if?, un mundo alternativo en el que los personajes Marvel ven alterado su Status Quo notablemente. Nos encontramos ante un mundo poblado por mutantes, dónde ser mutante es lo considerado normal y Magneto es, ni más ni menos, el rey. Además todos los personajes parecen no recordar su vida anterior, ni como era el mundo antes…¿todos? No. Un pequeño mutante gruñón conocido como Lobezno se despierta consciente del giro que ha tomado el mundo. A partir de ahí, a agarrarse, que vienen curvas. Que todo parta de Lobezno tiene su guasa. El personaje centraliza lo habido y por haber en Marvel, mutantes, Vengadores, y por supuesto el arranque y buena parte de Dinastía de M. Me sigue sorprendiendo como Marvel sigue explotando al personaje sin piedad, aunque bueno, la respuesta debe de ser que vende y funciona.

Si en el planteamiento y desencadenamiento del mundo de la Dinastía de M el guionista se toma su tiempo, después le entran las prisas. Un número USA para desencadenar el What If?, otro para recorrer el mundo y ver lo que hace cada personaje (¿es necesario ver a tantos personajes?), otro para que Lobezno se escape, un cuarto y un quinto para reunir a toda pastilla a un grupo de asalto, sexto y séptimo para sacudirse, y el octavo y último para ver las consecuencias de todo. Para mí esto es lo peor de Dinastía de M: es precipitada queriendo ser trepidante. Se suceden las acciones con unos personajes que asumen todo a su alrededor sin demasiados titubeos, además de que intentan que aparezcan un montón de héroes como si más fuera mejor. Todos estos males creo se deben a las prisas por tener algo en el mercado para responder a las Infinite Crisis de la competencia. La historia se resiente gravemente. De hecho lo más notable de Dinastía de M en cuanto a la historia es las consecuencias de la saga. Bueno, notables, si saben aprovecharlas.

Pero hay cosas buenas, y la mayoría vienen por el dibujo. Olivier Coipel realiza un dibujo dinámico y se desenvuelve bien en las escenas de acción, aunque a medida que pasan los números va dejando de lado los fondos. El buen hacer del dibujante nos lleva por la historia y compensa las lagunas del guionista. Cabe decir que tras los guiones se encuentra ni más ni menos que Brian Michael Bendis, odiado por unos, alabado por otros. Este autor ha cobrado una importancia capital en los últimos tiempos en la dirección de las historias de Marvel. Tan conocido por sus guiones estirados hasta el sinsentido, como por sus ágiles diálogos, capaz de lo mejor y lo peor. En Dinastía de M encontramos una cosecha nutrida de sus características antes mencionadas, sazonadas con una carrera por sacar el cómic a tiempo. Eso sí, nos deja algunos momentos Marvel que deleitarán a los más fans, por ejemplo la vuelta de cierto vengador querido por muchos. Lectura para fans incondicionales de Marvel. Deposito mis esperanzas en Civil War.

2
Interesante, pero no resiste una purga por motivos de espacio.

Iñaki

6 comentarios

  1. Iñaki, ¡qué benevolente estás! :)

    PD: … Y no dices nada de las portadas de Esad Ribic? Pero si es lo mejor de la serie. Es uno de los mejores portadistas en el mainstream americano.

  2. A mí es que estas cosas tan descaradamente comerciales me dan grima. ¿Recordáis la saga de Onslaught, que lo cambió todo para que todo siguiese igual? Puagh.

  3. dejadme deciros un argumento sin nombres propios: un poderoso ser consigue retorcer la realidad y hace vivir en una nueva realidad (perdonen la redundancia) al mundo, superhéroes incluídos. Pero hay uno de ellos que… ¡recuerda!. Y sólo de él dependerá que todo vuelva a la normalidad y que el malo sea derrotado.
    Dejadme ahora daros dos nombres propios, y os dejo la búsqueda a vosotros: Claremont y Romita Jr.
    ¿mas pistas? los ochenta, y también la primera serie semanal X Men (a cargo de Planeta)

    No sé…nunca leí a nadie trazar ciertas similitudes con esta “gran saga” de ese “gran guionista” (sí, el de los diálogos que gustan a todos menos a mí, que me parecen impostados, formularios, tramposos y efectistas).

    A todo esto, conste que leí sólo el primero de la saga. Me llegó. Pero, vale, igual remontó y es la biblia en verso…

  4. Al haber un puente a la vista fui más ligero en la reseña— :)

    En serio, es de las sagas más comerciales por contenido y momento de publicación que recuerdo. Como comenta el señor Punch es como la saga de Kulan Gath en La Patrulla-X en los 80. La diferencia quizás era que nos sorprendió más entonces y que la historia y el dibujo eran de dos autores muy en forma.

    Dinastía de M tampoco es horrorosa. En su relectura me reconfortó verque la recordaba mucho peor. Con todo y con eso lo de cambiar todo a estas alturas no se lo cree nadie, ¿verdad?

  5. Bastante flojita. Bendis no me mata precisamente y yo no veo el arte a Coipel por ningún lado. El problema de repetir la formula que funcionó con Kulan Gath es que ¡¡ya se hizó con la Era de(l) Apocalipsis!!

  6. Pingback: Los Exiliados 5 – World Tour (y se acabó) « El blog de Oscar Gallo