Noticias — 16 agosto, 2013 at 10:00 am

En la prensa

by

1857 Cuatro novedades


En el libro Max interpreta a la realidad como un leviatán, una gran ballena dispuesta a devorarlo todo. “Todos nos buscamos nuestros pequeños refugios frente a esa realidad -asegura el dibujante- porque es imposible asimilar todo lo que flota en los medios de comunicación y en el arte, por todas partes. Hemos llegado a un punto de saturación de todo, de las noticias… de las interpretaciones de las noticias… de las interpretaciones de las interpretaciones… y pienso que corremos el riesgo de volvernos locos. Por eso debemos buscar fórmulas de protección, aunque no sean permanentes, porque tampoco abogo por un escapismo continuo, pero si tenemos que mantener espacios donde estemos a solas con nosotros mismos y tengamos tiempo de asimilar lo que pueda haber interesante por ahí”.

Jesús Jiménez entrevista a Max en RTVE.


“Un librero nos explicaba que una chica entró a su tienda y le pidió un cómic tipo Astiberri, como si fuera un estilo, una forma de hacer, como ocurría con Anagrama hace unos años”, afirma orgulloso el editor Fernando Tarancón (Bilbao 1971) en una entrevista a Efe.

“Somos de Bilbao y podemos exagerar”, bromea sobre el éxito de la editorial que ha logrado aglutinar un catálogo de reconocidos autores nacionales e internacionales, algo que Tarancón, periodista de formación y librero vocacional, no imaginó cuando en 2001 montó la editorial junto a Javier Zalbidegoitia y Laureano Domínguez.

“La idea de crear Astiberri fue fruto, a partes iguales, del atrevimiento y la ignorancia. Seguíamos el mercado internacional y veíamos que había un tipo de obras que no se publicaban aquí. Sin saber cómo funcionaba eso de las editoriales nos lanzamos. Por suerte, aprendimos con rapidez”, recuerda.

Sergio Andreu entrevista a Fernando Tarancón en torno a Astiberri.


La escena es la siguiente. Una madre entra con su hijo pequeño a una tienda de cómics. Pide ayuda al vendedor. Y éste, más allá de Astérix y Tintín, se devana los sesos buscando algún título que satisfaga al chaval. ¿Qué ha ocurrido? Que los cómics se han hecho mayores mientras la sociedad permanecía ajena al cambio. Y el sector lidia con prejuicios y clichés.
“Sí, mucha gente sigue pensando que los cómics son para niños y adolescentes”, lamenta Carlos Portela, vicedirector del salón del cómic de A Coruña, Viñetas desde o Atlántico. “La gente profana cree que es cosa de niños; de adolescentes para abajo”, abunda Alberto Simón, dueño de la tienda especializada Elektra Cómic.

Otros, como el autor orensano David Rubín, prefieren ver el vaso medio lleno, como él dice: “En los últimos 10 años ha cambiado bastante la cosa. Una persona que quiera presumir de cultura no sólo puede ver el cine de Tarkovski, sino que tiene que saber quiénes son Pratt, Moebius o Frank Miller”, explica. Laureano Domínguez, coeditor en Astiberri, va en la misma línea: “El público ha cambiado bastante. Hay más gente adulta, culta, más mujeres”. El dibujante malagueño Pepo Pérez traza una línea divisoria: “Cada vez hay más personas que conocen el nuevo cómic; otras, sin embargo, siguen pensando exclusivamente en el viejo cómic industrial que leyeron siendo niños, que efectivamente era infantil y juvenil”.

Carlos Portela, Alberto Simón, David Rubín y Pepo Pérez, entrevistados por Pablo Pazos.


4 comentarios

  1. Tiene ya un mes, pero el spam que no falte.

  2. Yo tenía entendido que el spam era el correo o la publicidad basura, hmmm…

    Y aunque tenga la noticia un mes ¿ya no es válida? ¿Ha desaparecido la página web? ¿No es este el sitio indicado para ponerlo, donde se hace un repaso a todo lo relacionado con la historieta que aparece en la prensa generalista?

  3. No, no es el sitio indicado. El publirreportaje fue hace un mes.

    Lo que parece, al publicitar eventos propios con tanto retraso en una web ajena es que esta solo se visita de higos a brevas y que lo único que importa es la web propia, es decir, el spam.

    ¡Hasta la próxima novela gráfica!