Noticias — 13 marzo, 2013 at 11:25 am

La tradición profesional

by
pijama


Con Paco Roca como baluarte buscáis cambiar la relación de poder establecida con las editoriales francesas. La tónica habitual es que los autores españoles publiquen en Francia y se compren los derechos para su edición en castellano. Planteáis apostar por una producción propia exportable a ese mercado ¿Cuál esta siendo el resultado de la apuesta?

No pretendemos cambiar ninguna relación de poder, no somos tan ingenuos. Ahora mismo (y obviando el terreno del humor, que ahí está, evidentemente) fundamentalmente hay dos industrias del cómic donde pueden publicar los autores nacionales: la industria norteamericana del superhéroe, y la industria francobelga del álbum.
Si una persona quiere vivir exclusivamente de dibujar cómics el camino obvio es ese. Y eso es así, y eso seguirá siendo así para una gran mayoría de dibujantes. Ahora bien, si uno quiere hacer una obra de otro tipo, si uno quiere apostar por la novela gráfica, ahora mismo no hay demasiada diferencia entre publicar primero en España y que ese trabajo se venda luego en el extranjero o seguir el camino contrario. Bueno, sí hay diferencias, en ese terreno, a corto plazo sigue siendo más ventajoso el mercado francés, pero a medio plazo, o si la obra tiene éxito, creo sinceramente que el autor se beneficia publicando primero en España.
Durante el 90% de la historia del cómic en este país, se ha entendido el cómic primero como un oficio, como una profesión, y muy en segundo término (o ni eso) como un arte. Eso ha condicionado muchísimo el debate sobre qué es ser autor de cómic y qué no lo es. En ninguna otra disciplina he oído plantear que, por ejemplo, un novelista no es novelista si no vive exclusivamente de escribir novelas, o que es menos novelista si lo compagina con la docencia, los artículos periodísticos o con ser bedel de un instituto. He leído muy pocas entrevistas con escritores en los que se les pregunte si se puede vivir de esto. Ojalá todos los escritores pudieran vivir de sus novelas, poemas, ensayos o lo que quieran que escriban, pero el principal baremo para juzgarles es la calidad de su obra, independientemente de que viva al 100% de eso o sean rentistas que escriben por entretenerse. En el cómic creo que hay una obsesión porque los ingresos procedan exclusivamente del cómic, y creo que esa obsesión se debe fundamentalmente a esa tradición “profesional” y a la perenne comparación entre los artistas que trabajan para las industrias norteamericanas y francobelgas y los que lo hacen primero para España. Las dos son opciones perfectamente válidas para desarrollarse en el mundo del cómic, pero cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Kike Infame entrevista a Fernando Tarancón, editor de Astiberri, en Bilbao 24 Horas.


2 comentarios

  1. Me ha apenado leer cómo F.T. no parece darle importancia al concepto del artista/escritor/dibujante que vive de su trabajo.

    Como autor que vive (malamente) de escribir, he luchado muchos años para lograrlo, es decir, para dedicar 8, 10, 12 horas de mi trabajo diario a lo que me hace disfrutar y sentirme digno, y eso es un orgullo que no sentía cuando dedicaba 8 horas a currar para otro y robaba al sueño y a mi familia el resto del tiempo para hacer lo que me hacía sentir vivo.

    Cualquier, o casi cualquier autor que no vive de escribir o dibujar, sueña con hacerlo, y en mi opinión, es misión de las editoriales procurar que éste lo pueda hacer.

    Que el cómic o la novela gráfica no vendan lo suficiente… no es culpa de nadie. Pero si el mismo editor da la batalla por perdida y no lucha por que sus artistas, o en general, los artistas españoles no vayan a vivir de lo que hacen…

    Seguiremos yéndonos donde eso sea posible.

    Como tantos españoles hoy en día.

  2. Yo lo que le he entendido en la entrevista a Fernando T. es que, como editor, se compromete a potenciar la presencia del dibujante español y a promocionar y a difundir sus dibujos, pero, que el autor no le pida dinero por ello ya que eso es secundario dentro su formación como profesional.