Artículos, Noticias — 4 noviembre, 2011 at 11:49 am

Cómic Digital: Weekly Shonen Jump Alpha

by

La editorial Viz, propiedad de las japonesas Shueisha y Shogakukan, anuncia la edición para Estados Unidos de una versión digital de la revista Shonen Jump con un modelo de suscripción muy económico

En las últimas semanas las noticias sobre cómic digital que llegan desde estados unidos se centran en la velocidad de crucero con que las principales editoriales estadounidenses están abrazando la edición simultánea en papel y digital: DC la aplica a su línea editorial principal (The New 52) desde este septiembre y Marvel acaba de anunciar hoy que en marzo habrá completado la transición de la suya, que hasta ahora iba adoptando progresivamente. ICV2 informaba hace poco que el 40% de las novedades de cómic de la primera semana de octubre se habían publicado simultáneamente en digital. Muy posiblemente para marzo esa cifra habrá aumentado significativamente, una vez Marvel complete su transición digital.

Sin embargo, también hay otros movimientos que parece que están pasando más desapercibidos de lo que deberían: los que está dando Viz, el sello estadounidense propiedad de las editoriales japonesas Shueisha y Shogakukan y que publica allí el impresionante catálogo de los dos gigantes nipones. El catálogo de Viz incluye, para que nos pongamos en situación, títulos como Naruto, Bleach, Vagabond, Detective Conan, One Piece, Rurouni Kenshin, Saint Seiya, Slam Dunk, Death Note, I”s, Fushigi Yuugi, Nana, El caballero Vampiro o las principales series de Naoki Urasawa (Pluto, Monster, 20th Century Boys), Rumiko Takahashi (Maison Ikkoku, Ranma 1/2, Inu Yasha) o Akira Toriyama (Dragonball, Dr. Slump), entre un larguísimo etcétera, que incluye una versión mensual para Estados Unidos de la revista Shonen Jump, la mítica cabecera donde se han publicado la mayoría de superventas del manga para chicos adolescentes. Y todo este catálogo se encuentra además en un formato que se adapta muy bien (mucho mejor que el catálogo de Marvel o DC) a su lectura en la pantalla de un iPad o tablet similar: con un tamaño de página que no es necesario reducir  (al contrario, incluso se puede ampliar ligeramente respecto a los tomos recopilatorios japoneses originales) y un uso mucho menor de splash pages o viñetas situadas entre dos páginas, una composición muy habitual en el comic-book estadounidense y que no se traslada nada bien a la lectura en tableta, donde rompe el ritmo de lectura y obliga a hacer zoom para poder leer el texto.

Pues bien, hace un año que Viz estrenó aplicación para iOS dedicada (que no he podido probar porque aparentemente sólo está accesible desde EEUU, ha cosechado buenas opiniones) y este verano han lanzado una web para poder acceder a la tienda digital también desde ordenadores o tabletas con Android. A día de hoy ofrecen un catálogo digital de más de 400 tomos de 40 series diferentes, a un precio competitivo (4,99$ el tomo de un shonen o shojo estándar en edición digital, frente a los 9,99$ de la edición en papel del mismo cómic) y se puede leer gratuitamente el primer capítulo de cada serie. Y este septiembre, mientras DC implementaba la edición simultánea en papel de Batman o Superman, Viz anunció que se ponía las pilas en la digitalización de su catálogo y pasaba a editar simultáneamente en papel y digital los nuevos tomos de su superventas Naruto, y que series como Bleach y One Piece lo harían en breve.

Pero la noticia aún más interesante llegó hará un par de semanas, cuando la editorial ha ido un paso más allá y ha anunciado que en enero comenzarán a editar la  versión digital en inglés de su revista Shonen Jump. Se publicará semanalmente bajo el título Weekly Shonen Jump Alpha, en unos meses sustituirá totalmente a la edición impresa (que dejará de publicarse en marzo) e incluirá una selección de las series más punteras de la revista japonesa, traducidas al inglés sólo dos semanas después de que se publiquen en Japón. Y lo hará con un modelo de suscripción anual sorprendentemente económico: por 25,99$ (18,81€ al cambio actual) da acceso a 48 números de la “revista digital” e incluye el regalo de tres “tomos digitales” (que por sí solos tendrían un precio de 14,97$) a escoger de su catálogo. Es decir, que haciendo cálculos y sin considerar los tres tomos de regalo, al final del año cada número de la  Weekly Shonen Jump Alpha sale 0,54 $ (0,39 € al cambio actual).  Según Viz, en la revista  inicialmente  se incluirán en cada entrega seis de las series punteras de la revista japonesa: Naruto y Bleach (publicados por Glénat en España), Bakuman y Nura: El señor de los Yokai (publicados por Norma Editorial), One Piece (Planeta-DeAgostini) y Toriko (todavía no licenciada en España a pesar de ser una de las más populares de Shonen Jump, presumiblemente por su temática “gastronómica” y su ya considerable extensión de 15 tomos). Si tenemos en cuenta que los tomos de Naruto o Bleach incluyen diez capítulos por tomo y que cada número de la revista incluirá (al menos) seis capítulos, los suscriptores podrán leer al cabo del año mediante Weekly Shonen Jump Alpha el contenido equivalente a más de 28 tomos recopilatorios por 25,99 $, menos de lo que cuestan tres (3) tomos estándar en papel de la propia Viz.  Por último, comentar que Viz también dará la opción de poder “alquilar” un número suelto de la revista por 0,99$, presumiblemente para que la gente pueda “probar” una entrega de la revista por un precio asequible antes de decidir si se suscribe durante un año.

¿Cómo funcionará el experimento de Viz en Estados Unidos? ¿Qué pasaría si la jugada les sale bien y los japoneses deciden extender el modelo a otros países occidentales? ¿Tomarán nota otras editoriales del modelo de suscripción para la comercialización de cómic digital?  Lo único seguro es que el cómic digital parece que se mueve a velocidad de crucero: no olvidemos que hace apenas un año la gran noticia en este campo era que Robert Kirkman se atravía a publicar simultáneamente en papel y digital The Walking Dead, y hacía apenas tres meses que DC había estrenado su aplicación para iOS, una aplicación en la que a día de hoy publican más de 50 cómics al mes simultáneamente en papel y digital. A este ritmo es difícil predecir en qué situación se encontrará el cómic digital dentro de un año. ¿Tendremos ediciones digitales directamente en castellano de mano de las editoriales originales? En El Periódico dejaban caer hace apenas unos días que DC Cómics se reserva para sí misma los derechos de la edición digital en español de sus títulos (sólo licencia la edición impresa, vaya), por lo que no parece un disparate considerarlo como opción.

5 comentarios

  1. La verdad, yo lo que considero un disparate es no tener ya claro que la distribución y venta del cómic digital global en los principales idiomas desde las editoriales productoras en origen va a barrer al papel en menos de… pongamos a lo sumo 5 años, y que las franquicias desaparecerán. El editor que no se preocupes de tener producción propia y editar internacionalmente en digital tiene los días contados. Es obvio, en mi modesta opinión.
    Un saludo :-)

  2. Javier, yo creo que que va a ser muy importante a medio plazo, pero prefiero no hacer predicciones. Lo que sí hay que hacer es poner las cosas en su contexto, y a día de hoy las ventas digitales en EEUU son comparativamente insignificantes comparadas con las ventas en papel, por los pocos datos que comparten (casi nadie da cifras, salvo lo que han dado algún pelotazo). En septiembre Ted Adams de IDW decía que “digital (sales) represents about 4% of our total Net Revenue”, que al menos es un porcentaje.

    Otra cosa es que el “medio plazo” cada vez se acorta más rápidamente y que algunas editoriales se ponen las pilas a marchas forzadas para digitalizar su catálogo y tener por mano la edición simultánea en papel y digital, algo que no se hace en dos días. Hace menos de dos años imaginar que tendríamos un cacharro como el iPad era todavía pura especulación, e imaginar que Marvel, DC y Shueisha/Shogakukan publicarán simultáneamente en papel y digital sus títulos principales era pura ciencia-ficción HARD. A ver quién es el guapo que se atreve a pronosticar cómo estará la cosa dentro de dos años más. Pero por si acaso, mejor irse preparando dentro de lo posible.

  3. Jose Antonio, por eso he dicho 5 años, me he cubierto de largo, porque en realidad intuyo que va a ser a tres años vista. Verás, desde 2004 para acá los cambios digitales han sido absolutamente radicales, y van a velocidad de vértigo. Es cierto que el montante total de la facturación de papel es mucho más alto (que sepamos a ciencia cierta, porque cifras reales no creo que se sepan, y tanto a Borders que quebró, como a Dark Horse que bajo mucho, se le achaca no haber entrado a tiempo en el mercado digital, y será por algo) pero no menos cierto es que en USA, que es donde está arrancando está revolución, y ya van muy avanzados sobre nosotros, los comics tradicionales en papel no dejan apenas margen de beneficios desde hace tiempo y cada año han ido bajando ventas, incluso antes de esta revolución digital. En internet la expansión es viral, toma de ejemplo facebook. La capacidad de distribución mundial potencial que existe traduciendo a un pequeño puñado de idiomas es tan tremenda, que el vuelco, probablemente, será en su momento, radical. El papel y sus franquicias no tienen ninguna oportunidad de competir. Estamos en el momento en que recién apareció la máquina de vapor y aún dudamos de que no barran a los carros de caballos. No tiene sentido ni dudar un minuto de esto. Internet es una red tan tremendamente interesante para el comercio que cuando esté lo suficientemente extendida y afianzada, y ya lo está siendo, se convertirá en la mayor red comercial de la historia. Teniendo en cuenta la necesidad acuciante de crecimiento, la cosa ya está siendo muy inmediata. Esto no es tan complicado como el cambio de modelo energético, el modelo digital ya está implantado y es imparable y va mucho más rápido de lo que pensamos. :-)

  4. Creo que Javier Trujillo ha citado dos puntos clave: distribución y margen de beneficios.

    El primero solo se puede ver ensombrecido por la substitución de las tarifas planas por el modelo de pago por tipo de descarga. El debate de la neutralidad de internet va por esos derroteros. En parte es el intento de controlar el canal de distribución que es internet, replicando el modelo de distribución de contenidos culturales actual (libros, DVD’s…). Espero que no prospere.

    Margen de beneficios. Menos estructura y venta prácticamente directa. Vendiendo menos ganan lo mismo, además de la posibilidad de llegar a más publico.

    A todo esto el papel y lo digital convivirán y, en el futuro, creo que habrá mercado para ambos. Estoy convencido que el papel conservará cierto tipo de ediciones de algunas obras más orientadas al libro objeto o el coleccionista.

    Ah! Me apunto al periodo de 5 años para la transformación del sector. En cualquier caso tiempos nuevos.

  5. Iñaki, yo lo de la gestión de la red veo por dónde va pero aún no lo tengo claro. Están implicando a los operadores en la venta de los contenidos y también en el control de las páginas piratas. Quiero decir, la ley europea que se está desarrollando unificará el criterio de derechos para toda Europa, y obligará a los operadores a negar servicio o penalizar a aquellas páginas que oferten contenidos vulnerando dicha ley de derechos de propiedad intelectual, equiparándolos juridicamente a la figura de complices. En resumen, las operadoras se beneficiaran de dicha gestión y la controlarán o serán encausados. Está claro que las operadoras pueden tecnologicamente controlar internet sin problemas, y lo van a hacer, ahora bien, ¿cómo?. ¿Cobrando por descarga y haciendo que las páginas con derechos paguen con una parte de las ventas lo que pagarían sus usuarios, dejando a las piratas sin la posibilidad actual del gratis total?, ¿denegando servicio a las piratas por uso ilegal y fraudulento del servicio?, ¿todo junto?. Lo que está claro es que la piratería de contenidos ajenos desaparecerá sin necesidad de intervención judicial. Este momento será decisivo, porque a partir de que todo el mundo sepa que no podrá encontrar en la red contenidos gratis, las estrategia de las plataformas legales cambiará totalmente. Probablemente las ventas crezcan mucho, se abaraten como deberían y tengo la sensación de que las ediciones de libros en papel que no tengan seguridad de venta clara, que no son muchos, se venderán bajo demanda para coleccionistas y en base a las plataforma digitales. Es la forma en la que los productores no arriesgan un céntimo y tienen controlado su producto. Eso es lo que yo creo que va a cambiar, y es un cambio muy grande de modelo. Y ya digo, no tengo claro del todo el cómo, pero sí sé donde se va a llegar en no mucho tiempo.