Reseñas — 11 octubre, 2011 at 10:28 am

Habibi (Craig Thompson)

by


Habibi (Craig Thompson). Astiberri, 2011. Cartoné. 672 páginas. B/N. 39 €

La nueva obra de Craig Thompson ha generado una gran expectación. Primero, porque el autor de Blankets —un cómic excelente al que considero uno de los que abrieron el camino a la novela gráfica en España— la merece. Y segundo, porque Habibi, sus 672 páginas, le han llevado a Thompson casi siete años de realización, durante los cuales vivió del adelanto que le pagó Pantheon Books, en lo que ha supuesto una manera de trabajar bastante inusual en el cómic. Y la verdad es que, por lo menos para mí, ha estado a la altura de esas expectativas.

Habibi es la historia de Dodola y Zam, niña y niño destinados a ser esclavos y que escapan para sobrevivir en un barco viejo encallado en medio del desierto. Así empieza, claro; va mucho más allá de eso. Dodola y Zam crecen, se separan, se reencuentran, sufren la crueldad de los poderosos y su relación cambia, ellos maduran a través de las pérdidas y sacrificios que experimentan. Es un relato absorbente de verdad, que engancha como las mejores novelas de aventuras, y que muta a medida que se pasan sus páginas de una manera sutil y perfecta. Como preludia su propio título, acaba convertida en una historia amorosa atípica y con la misma sensibilidad que la de Blankets, aunque tamizada por una madurez como autor y persona que ésta no tenía —recordemos que Thompson tenía poco más de veinticinco años cuando empezó a dibujarla—. Pero además Habibi es un crisol de historias del folclore árabe y de sus textos sagrados, algunas de las cuales son compartidas con los cristianos —y de hecho Thompson juega varias veces de manera magistral con las diferencias entre ambas versiones—. Estas historias, narradas casi siempre por Dodola, están perfectamente integradas en la narración principal, y se relacionan con ella influyéndola al mismo tiempo. Pero además, como es habitual en Thompson, el dibujo fluye con tanta naturalidad como la historia: el dibujo es historia. Pasamos de la cotidianidad, de la historia real con los personajes reales, a las historias mitológicas en las que lo gráfico puede desbordar los límites de esa realidad y volverse poderosamente simbólico. De hecho, el universo de símbolos de Thompson, que ya era rico en Blankets, evoluciona y se consolida hasta acercarse a los niveles del mismísimo David B., aunque su naturaleza es tan diferente que posiblemente la comparación no proceda, si no es en lo que respecta a su calidad. En Habibi se integran sin traumas los espíritus y criaturas mitológicas con personajes reales, lo erótico con lo religioso, y se juega con todos los elementos narrativos, desde el diseño de página, siempre variable, a las formas de los bocadillos de texto. Hay impresionantes viñetas página y composiciones pictóricas, de arquitectura medida. Las escenas de acción son escasas pero brutales, vertigiosas, casi a brochazos. Los minuciosos arabescos sirven de presentación de los capítulos pero también están integrados en la estructura de algunas las páginas.

Como puede deducirse, Habibi acaba siendo un trabajo artesanal verdaderamente titánico. Thompson, espectacular dibujante con una gran capacidad para retratar la emoción y el sentimiento, alcanza una madurez como autor plena, en la que conoce sus recursos y los utiliza con soltura y sobre todo tensando siempre la cuerda para ir en cada página un poco más allá. Y lo hace con devoción por el trazo y el trabajo manual, como sólo con la libertad y el tiempo que se le da a un autor de novela gráfica contemporánea puede hacerse: esos arabescos, por ejemplo, son una tarea de horas y horas.

Hay mucho más. La manera en la que utiliza la escritura arábiga integrada en el dibujo, o las matemáticas de los cuadrados mágicos, o los diagramas… Todo siempre al servicio de una historia emocionante, y grande, muy grande. Desde su primera página tenemos la sensación de estar leyendo algo en lo que el autor ha puesto todo. Se la ha jugado y ha salido victorioso. Es cierto que su sensibilidad, su tono narrativo, por personal puede no ser del agrado de todos. Yo conecto muy bien con ellos, me parece que Thompson sabe ser emotivo sin caer en lo fácil, en lo cursi. Juega con lo simbólico y lo onírico para omitir el culebrón banal, y concretamente en Habibi, no hay ni una sombra de eso. Y me gusta en especial cómo la ambientación, el mundo en el que viven Dodona y Zam, va cambiando sutilmente según crecen ellos, y pasamos de un escenario que no desentonaría en Las mil y una noches a una actualidad sucia, con una gran urbe llena de rascacielos y unos suburbios de vertedero. Sin explicaciones, sin que quede muy claro por qué esto es así, de una manera que, creo, lo emparenta con el realismo mágico.

Bueno, ya digo: me ha parecido un tebeo brutal. Una historia maravillosa —en los dos sentidos—, cargada de fuerza en sus dibujos y en sus palabras. Aquellos que le tienen alergia a la autobiografía se han quedado sin excusa: Habibi es una historia universal contada con una voz personal, un trabajo de años que se materializa en un libro redondo —con una edición perfecta por parte de Astiberri, por cierto—. Una historia llena de sacrificios y crueldad, que gira en buena medida en torno a la culpa, pero también llena de esperanza. Y es, ante todo, una historia de amor. Del de verdad, del que duele.

15 comentarios

  1. entre unos y otros vais a conseguir que me lea el mamotreto este, jojo.

  2. Pingback: Habibi en Entrecomics. | The Watcher and the Tower

  3. Habibi podrá ser cómic de autor y podrá contener las obsesiones de ese autor, pero no es una autobiografía. Es ficción. Personal, pero ficción :S

  4. sr. guillén, tal y como dice gerardo en la reseña.

  5. totalmente de acuerdo (bueno excepto en lo de la autobiografía) ya la he leído completa, ahora estoy leyendo los dibujos me gusta mucho, sig0 pensando en el precio, es lo único malo que le encuentro, que no la van a poder leer este cómic, cualquiera de los aficionados del cómic

  6. vaaamos a ver: que gerardo dice que NO es autobiográfico, que si eso era lo que echaba para atrás a un posible lector de thompson, que ya no tiene excusa!

  7. Exacto, digo que si te no te gusta la autobiografía como género y por eso no te interesó Blankets, ya no hay excusa, porque esto es “una historia universal contada con una voz personal”. Cuando lo escribí pensé que se entendería.

    Sobre el precio, lorezaharra, ya se habló en la Cárcel, y expuso allí mi opinión. Habibi no es especialmente caro comparado con otras novedades, al contrario. Lamentablemente, en nuestro mercado no creo que se pueda vender un tomo así más barato. Tiene 672 páginas, comparte dos tomos de 200 posiblemente salga por el mismo precio, así que todo es cuestión de en qué te quieras gastar el dinero.

    Un saludo.

  8. Pingback: Habibi, de Craig Thomson | El blog de Metropolis Libros

  9. Precio desorbitado, edición lamentable por el doble del precio que se vende en Uk.
    Además a mi me costó 14 euros en Amazon (n inglish of course). Me parece vergonzosa la edición de Astiberri. Inescusable la baja calidad del producto con ese precio. Indignante la hipocresia de algunos editores.

  10. Sobre el precio, como ya dije me parece que no se está siendo justo. Compara con cualquier otro cómic y verás que no es tan desorbitado. ¿Cuántos cómics de entre 100 y 200 páginas no cuestan 20 euros? Simplemente sucede que duele más pagarlos de golpe y de ahí la polémica. Pero es un argumento que se cae por su propio peso a poco que se pongan ejemplos. No tiene sentido cargar las tintas con Habibi, es tan caro o tan barato como la media del mercado. Y por supuesto, si comparas con el precio del original ¡claro que sale perdiendo! Como prácticamente todos los cómics que se publican en España. Es imposible que el precio sea similar si estamos hablando de tiradas que, en el caso de Habibi, lo mismo suponen una veinteava parte (no lo sé). Y si encima comparamos con los precios de Amazon o Book Depository, que a menudo hacen descuentos especiales, es completamente imposible que Astiberri compita con eso.

    Eso sí, lo que me descoloca es lo que comentas de la baja calidad de la edición. ¿A qué te refieres exactamente? Yo creo que es una buena edición.

  11. Entiendo tus argumentos Gerardo pero lo que de verdad me indigno es que los lectores de aqui no puedan disfrutar de una edición tan preciosista como la inglesa con relieves y una calidad de materiales muy superior. Además la imagen en blanco del centro es de otro material En serio la edición británica es un lujazo y en las tiendas cuesta 22 libras. Cuando cogi en mis manos la edición de Astiberri me pareció insultante. Entiendo que han de subir el precio por la tirada, pero doblar el precio y reducir la calidad a menos de la mitad!!!
    En fin…

  12. Ok, desconocía el tipo de cubierta de la edición original. Habría estado bien que hubiera sido igual, pero creéme, eso habría incrementado aún más el precio. Editar en España es muy, muy caro. Yo soy el primero que critica ciertas ediciones porque el tipo de encuadernación aumenta demasiado el precio (soy defensor de la tapa blanda a ultranza, por ejemplo, salvo en ciertos casos), pero con Habibi creo que Astiberri ha hecho una edición decente sin lujos que habrían sido inviables. La tapa dura, según me comentaron el otro día, era petición expresa de Thompson.

  13. La verdad es que me gustaria saber más sobre lo que supone editar en España. Pero lo cierto es que una editorial es un negocio, no una ONG cultural. Y unos buscan más beneficio que otros. Supongo que en el caso de las editoriales pequeñas la cosa es más dificil (o no?). Pero me pregunto cuantos ejemplares de Habibi se venderán por aqui.
    Pero entre las grandes, por ejemplo, panini ha publicado en españa el recopilatorio de Alias, misma edición a un precio inferior que en UK y Amazon (seguro una excepción), mientras norma y planeta nos sablean.En fin…mi recomendacion: una inversión en la Escuela de Idiomas será un ahorro mayor en comics. En un par de años yo he triplicado mi comicteca.

  14. Por cierto, ante todo, gran reseña. Lo tengo pendiente y tras leer tus líneas estoy deseando que lleguen esas vacaciones de diciembre para leerlo del tirón. Desde luego narrativa y graficamente este tipo parece haber dado el salto.
    Saludos.

  15. Pingback: Ocho libros must-read sobre la Primavera Árabe | United Explanations