Noticias — 8 mayo, 2011 at 10:51 am

En la prensa

by

Me satisface que el Capitán vaya a tener su película, que espero con impaciencia. No he visto más que lo que ha visto todo el mundo, pero los que andan metidos en ello son jóvenes y están llenos de ilusiones”, elogia Mora (Barcelona, 1931) al equipo encabezado por el director Antonio Hernández, responsable del filme.

Víctor Mora en Qué.

Desde esas recurrentes páginas en fanzines donde los ilustradores se foguean dibujando sobre su miedo a no saber qué explicar, hasta las reflexiones sobre el oficio de Art Spiegelman, creador del canónico Maus que se autodibuja con cara de ratón frente al escritorio, en Breakdowns.
El tebeo suele mirarse a sí mismo para explicar su proceso de creación en soledad.Ahora, además de cómics autobiográficos que afrontan el arte y la artesanía de facturar historias con dibujos, también se editan obras sobre el oficio y el colectivo.

Cómic autobiográfico en ADN.

Sorpresa en el universo del cómic. Superman, uno de los superhéroes por antonomasia de Estados Unidos, quiere renunciar a su nacionalidad. En el último número del habitante que vino de Krypton para salvarnos de todos los males, El Hombre de Acero dice: “Pretendo hablar en las Naciones Unidas e informarles de que renuncio a mi ciudadanía”. El argumento de Superman es que está “cansado” de que sus acciones benefactoras “se interpreten como instrumentos de la política” de Washington. ¡Cáspita!, que diría Mortadelo.

Continúa en El País.

Tras varios años de guerra encarnizada, todo hacía pensar que la paz había llegado por fin a la familia Uderzo. La batalla legal iniciada por Silvye Uderzo contra su padre, el dibujante Albert Uderzo, cocreador de Astérix junto al guionista René Goscinny, parecía llegar a su conclusión tras dar su brazo a torcer y acceder a vender el 40% de acciones de Ediciones Albert-René, la actual depositaria de los derechos del célebre galo irreductible, al grupo Hachette, que se convertía así de nuevo en el editor de las famosas y lucrativas aventuras del personaje.

Continúa en El País.

Comentarios cerrados