Reseñas — 4 abril, 2010 at 8:10 am

Shooting war (Lappé & Goldman)

by


Shooting war (Lappé & Goldman). Ponent Mon, 2008. Cartoné. 192 págs. Color. 19,90 €

Reseña publicada originalmente en la web Zona Negativa, revisada y ampliada para su publicación en Entrecomics.

No es un género demasiado trillado, el del cómic periodístico. Conocemos el caso de las excelentes incursiones en el tema de Joe Sacco en el ámbito bélico, y recientemente Astiberri publicó El negocio de los negocios, ahondando en el escalofriante mundo de la gran estafa financiera en la que vive el mundo civilizado en general y Francia en particular. Shooting war es un caso peculiar, porque aunque no es exactamente cómic periodístico, es decir, no plasma hechos reales investigados por los autores, hay algo que lo emparenta con este subgénero: a través de la ficción se trata de hacer una descripción comprometida, directa, crítica, moderna y documentada de un hecho histórico bien investigado por el guionista, Anthony Lappé, como es la guerra mantenida entre Estados Unidos e Irak y la situación en este segundo país tras el conflicto. Aunque los autores declaran que se trata de una obra de ficción (y de hecho transcurre en un futuro cercano), los paralelismos con la situación actual no son casuales, y su intención irónica no se le escapa a nadie. Lappé es un periodista experimentado especializado en temas de denuncia social, y en este álbum no queda nadie sin denunciar. Su crítica abarca a los terroristas islámicos y también a los soldados norteamericanos, pasando por los medios de comunicación, que salen muy, pero que muy mal parados, el presidente de los Estados Unidos (aquí, McCain) o los típicos hijos de papá comprometidos con causas que les sobrepasan (el propio protagonista).



Lappé ha sabido ser lo suficientemente equitativo como para repartir culpas sin cebarse en una facción en concreto. Lo suficientemente inteligente como para suponer en sus lectores una inteligencia similar y no entregar mascadas sus conclusiones. Lo suficientemente periodista como para convertir su relato en una historia interesante y atractiva, haciendo su trabajo más atractivo mediante un envoltorio digerible. Si bien sobre el fondo de lo que se narra hay bastante unanimidad en la red, he leído algunas críticas demoledoras (especialmente en blogs no españoles) sobre el dibujo. Bien, no os dejéis engañar por un primer vistazo. El dibujo de Dan Goldman (Miami, 1974) es primitivo, pero el conjunto de la página es absolutamente actual y visualmente impactante. Su mezcla de collages fotográficos y diseños que remiten a la pantalla del ordenador o de la televisión, saturando de información al lector como hacen estos medios, es totalmente acertado y tiene una clara intención narrativa en la creación de un ambiente muy particular. Shooting War, dibujado (o diseñado, si lo preferís) de otra manera, habría sido una obra muy distinta, y posiblemente mucho más rutinaria. No sería justo achacar todo el impacto de la obra al guión cuando el dibujo tiene tanto que decir y lo dice tan bien.

Shooting war ha sido recientemente descatalogado por Ponent Mon, por lo que es posible encontrarlo en el mercado a precio reducido. Además, el cómic se ideó originalmente para ser publicado online, y esta versión, sin las modificiaciones posteriores para su publicación en formato libro, se puede leer aquí.


Comentarios cerrados