Artículos — 25 febrero, 2007 at 3:10 pm

Nosotros Somos Los Muertos

by

Nosotros somos los muertos, dijo Winston
Nosotros somos los muertos, repitió Julia
Vosotros sois los muertos, dijo una voz de hierro tras ellos

George Orwell. 1984.

nosotros.gif


En 1993, a un tal Francesc Capdevila, también conocido como Max, se le inflan las pelotas viendo cómo la sociedad occidental, moderna y civilizada mira para otro lado mientras en los Balcanes la guerra destruye la vida y el futuro de todo un pueblo. Desde su posición de historietista hace lo que mejor sabe hacer, organizar sus ideas y su denuncia en forma de cómic, titulándolo, con mucho acierto y muchos sentidos Nosotros somos los muertos. Hecha prácticamente en un arrebato, sin lápices previos siquiera, no se trata sólo de mostrar el horror de la guerra, sino de denunciar a la sociedad por su impasibilidad ante la muerte de sus semejantes. No se salva ningún estamento implicado, ni los mass-media, ni el ejército, ni los políticos, e incluso pareciera que ese presentador-Mortimer aludiera a los propios autores de cómic. Ni por supuesto se salva ninguno de nosotros, cómodamente sentados ante nuestro televisor “como perros”. Presenta la historia a La Cúpula, que la rechaza porque no es divertida y no es bonito increpar a los lectores, pero Max se niega a dar la batalla por perdida y la distribuye junto a su inseparable Pere Joan en el Saló de Barcelona en forma de fanzine fotocopiado (paradójicamente, finalmente La Cúpula incluye la historia Nosostros somos los muertos en el álbum Como perros! que gana el premio al mejor álbum en el Saló de Barcelona de 1996). Pero no adelantemos acontecimientos. La historia pretendía despertar y remover conciencias, y no sólo lo hace desde el plano del compromiso social, sino también desde el compromiso artístico. Tal como comentaba Max en una entrevista, varios fueron los autores que se acercaron a él y a Pere Joan durante aquel Saló con ganas de hacer algo parecido a aquella publicación subversiva. Eso, y el ejemplo de L’Association en Francia, fueron los detonantes del artefacto explosivo que sería después la revista Nosotros Somos Los Muertos.

maz.gif


Dos años tardan Max y Pere Joan en poner sus ideas y sus dineros a punto, y finalmente en 1995 autoeditan el primer número de una de las revistas de cómics más importantes que ha dado España en toda su historia, tanto por sus contenidos como por su concepto. Decía Miguel Gallardo, colaborador en la revista, que “en realidad un poco el título viene por todos nosotros, que estamos muertos para las editoriales grandes”. Porque Nosotros Somos Los Muertos nace con el propósito de dar cabida al cómic independiente y de vanguardia, a ese que no da dinero pero que sin embargo permite que el medio encuentre nuevos caminos por los que transitar y nuevas fórmulas para apelar a la sensibilidad de los lectores. La revista recoge las propuestas de los autores nacionales e internacionales más arriesgados del momento, en la línea de, por ejemplo, la mítica RAW editada por Art Spiegelman, y por sus páginas desfilan Julie Doucet y David Mazzucchelli, Javier Olivares y Martí, Chris Ware y David B, Laura y Santiago Sequeiros, Mattotti y Trondheim,… Sin embargo, la supervivencia de las revistas en España no es sencilla, y menos cuando presentan el carácter experimental de ésta, y en 2000 se despiden con un número doble, el 6/7, un tochazo de más de 200 páginas que cierra con broche de oro una etapa.

nslm08.jpg


Pero cuando a uno le puede más el prurito creativo que el propio sentido común, no hay nada que hacer. En 2003 renace Nosotros Somos Los Muertos, bajo el epígrafe NSLM y editado por el sello Inrevés, creado, como no, por Max y Pere Joan. El cambio de formato no supone un cambio de espíritu, aunque sí es cierto que se da más cancha a lo que han llamado “dibujo no subordinado”. No subordinado a contar una historia a la vieja usanza, no subordinado a clichés, modas ni modos, y de hecho inventan un nuevo término para determinar el estilo al que dan cabida en sus páginas: Gráfica radiante, que “supone una refundación de las relaciones entre el lenguaje artístico y la narrativa visual. Tipografía, cartelismo, diseño, ilustración, cómic, novela gráfica o dibujo autónomo dejan de ser disciplinas aisladas para fundirse como elementos constituyentes de nuevas formas de entender la narración visual”. Esa es la nueva NSLM, cuyo primer número (número 8 en realidad, ya que mantiene la numeración respecto a la anterior etapa) muestra una portada titubeante, con esa pequeña figura saliendo de la cueva, pero que lejos de amilanarse continúa haciendo desfilar por sus páginas lo más elegante y original, onírico y sugerente que uno puede echarse a los ojos en aquella época: Max, Pau, Darío Adanti, Alex Fito, Miguel Brieva, Miguel B. Núñez, Sonia Pulido, Keko, Dave Cooper y Julie Doucet son sólo algunos de los nombres. Con su gran tamaño y sus 100 páginas, la revista cobra además una presencia imponente y que hace justicia a la calidad contenida en su interior. En el siguiente número Art Spiegelman y Chris Ware, Paco Alcázar y José Luis Ágreda… En el siguiente Santiago García y Pepo Pérez, Thomas Ott y Jens Harder… ¿Hace falta seguir?

nslm09.jpgnslm10.jpgnslm11.jpg
nslm12.gifnslm13.jpgnslm14.jpg


En su número 12 la revista obtiene apoyo económico y pasa a ser coeditada por la editorial Sins entido, sin que por otra parte haya ningún cambio en la orientación de sus contenidos, y cuando todos nos las prometíamos tan felices… NSLM anuncia que el número 15, que saldrá a la venta en Abril, será el último. No sé si es lícito lamentarse, porque las razones que se aducen en el comunicado de cierre son lógicas y contundentes, y porque da la sensación de que han cumplido con su cometido, con su idea original, con creces. Porque ya hace algún tiempo que todos los nombres que he citado anteriormente han entrado a formar parte de nuestro tebeo cotidiano en mayor o menor medida, y no podemos pedir a NSLM que siga rompiéndose los cuernos para luchar por mantenerse, como ellos mismos dicen, en un nicho ecológico abarrotado que durante un tiempo sólo ocuparon ellos. Sólo nos queda decir: Gracias, NSLM por dar un poco de VIDA cuando más falta hacía, y que sepáis que el lector no olvida. No ha sido una mala carrera, para haber comenzado con una historia de 10 páginas rechazada por un editor. Y, al fin y al cabo, somos aficionados a los cómics y testigos de mil y una resurrecciones, y quien supo resurgir de sus cenizas una vez, bien puede volver a hacerlo otra en el futuro…

pau.gif



el tio berni


14 comentarios

  1. Se pueden conseguir los números atrasados?.

  2. Los números 0 a 5 (siendo el 0 el fanzine fotocopiado) son bastante difíciles, aunque puede que en tiendas como Madrid Cómics todavía se encuentre alguno. El número doble 6/7 me consta que todavía se puede encontrar en librerías, y en algunas a muy buen precio. A partir del número 8 es mucho más sencillo, los puedes comprar online por ejemplo en la tienda Dreamers:

    http://tienda.dreamers.com/search.cgi?query=nosotros+somos+los+muertos&x=0&y=0

  3. Plas, plas, plas, tío berni, im-preisonante post que me ha llegado al corazón. Se te nota que te ha salido de las entrañas.

    Esperemos que en un futuro se reúnan y hagan especiales o vuelvan a las fotocopias como un acto de fe y valentía ante el olvido, que casi todo lo destruye.

    Y sí, a mí también me falta del 0 al 5… Me encantaría conseguirlos. Pero…

    De verdad, tío berni, me quito el sombrero y hago una genuflexión a sus pies…

  4. Me sumo a las felicitaciones, un gran post señor Berni. No desfallece usted ;)

  5. Jajajaja, que no, Yorkshire, que si hay que arrodillarse como los primitivos que dibuja Pau en la última imagen del post es ante Max y Pere Joan, que son los que se han batido el cobre durante todos estos años por amor al arte.

  6. Gracias, tío Berni, por tu magnífico resumen de nuestra historia. Eso sí, nada de genuflexiones ante nadie, eso se aviene mal con lo radiante. Y una sola precisión, nunca hemos tenido ningún premio del Saló de Barcelona. Pero sí el Premio Punt Vermell de la Asociación de Artistas Visuales de Baleares hace un par de años y el Premio Diario de Avisos a la mejor revista el año pasado.
    Y para los que preguntan, el nº 0 está agotadísimo desde hace años, y también el 1. Del 2 al 5 puede que se encuentren ocasionalmente por ahí. Para los siguientes creo que no hay problemas.

  7. Cierto, Max, confundí tu premio al mejor guión por la historia Nosotros somos los muertos con un premio a la revista. Pero… esto… ¡en cualquier caso lo merecía!

    Lo corrijo…

  8. En la librería Continuará de Barcelona creo que todavía tienen el número 1.

  9. Bueno, dada la trayectoria de los premios del Saló concedidos a la mejor revista del año… no descartemos que NSLM se despida con un galardón.

  10. En Madrid Comics me comentaron ayer que solo les queda el 5, el 6/7 y alguno mas tardío. En dreamers he observado en la web que les quedan todos a partir del 8. Muchas gracias a todos, en especial a Max.

  11. Llevo siguiendo los guadianescos numeros de N.S.L.M. desde el 0 y efectivamente son “lo más mejor” de lo que se ha publicado en este bendito pais. Agradecimientos mil a Max, Perejoan y a todos los que se han dejado algo mas que los cuernos por traer lo mejor de lo mejor a nuestras manos. ¿Pero quizá la razón para que no sigan o no quieran seguir con esa aventura, no estará en que ya se estaban repitiendo con los autores y encontrar carne fresca con ideas frescas cada vez les era mas dificil y han optado por rendirse? Creo que sigue habiendo gente nueva interesantisima que NECESITA una plataforma como nslm. Además el formato revista me encanta y las editoriales se las han cargado. Desde mi punto de vista una revista de comic es como un mirador al aire libre y los albumes y comic books son balcones de un piso.

  12. Pingback: Còmics i pau » Blog Archive » Como perros!

  13. Pingback: La vera storia del fumetto « Spari d'inchiostro

  14. Pingback: La mano que mece el talento | Verlanga