Entrevistas — 5 marzo, 2007 at 8:10 am

Galicia reino de viñetas: Tirso Cons

by

Tirso Cons nace en 1979 en Pontevedra, donde a la tierna edad de 14 años ya gana su primer concurso de cómic. Después se traslada Madrid para estudiar la licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas, tras lo cual trabaja como publicista hasta que en 2003 redescubre su pasión por el cómic y decide dedicarse a él de forma profesional aunque autodidacta. Su primer trabajo profesional, El Ojo del Diablo (premiado en el Festival de Moulins, Francia), se publica en Francia y más tarde lo veríamos en España de la mano de Recerca. Desde ese momento no ha parado de trabajar para el mercado franco-belga, realizando un número de la serie Marshall y con varios proyectos en curso de los que da buena cuenta en la siguiente entrevista. Gracias a la cercanía geográfica y sobre todo a la afabilidad y buena disposición de Tirso, pudimos realizar la entrevista de forma personal, lo que esperamos que haya redundado en un mayor interés para vosotros, los lectores.

maus-final.jpg
Ilustración realizada para una librería de cómics madrileña


¿Por qué crees que surge esta nueva generación de autores gallegos, cuál es el detonante que hace que un buen número de personas pertenecientes a una generación y una localización determinada decidan utilizar el cómic como medio de expresión artístico?

Bueno, no creo que surjan más que en otras áreas u otras épocas, sino que simplemente se han agrupado más o menos en una serie de colectivos, publicaciones y como se suele decir… la unión hace la fuerza. Debería hacerse más a menudo y en más campos. Está claro, y los hechos me remito, que funciona.
Yo no puedo incluirme en ese grupo, aunque sí en esa generación. Me fui de Pontevedra mucho antes de acercarme al cómic de manera más o menos profesional. No viví ese desarrollo.

¿Existe un apoyo por parte de las instituciones de Galicia para promover el cómic? Y si es así, ¿cómo se materializa?

Sinceramente, es otro dato que desconozco. Supongo. Tengo constancia de numerosos concursos. Cuando era pequeño también se animaba a la gente a participar en diversos certámenes: ilustración, pintura, cómic, relato… sin discriminación. No había primera o segunda. Eso lo recuerdo. Estoy convencido de que seguirá siendo así.
Hace unas semanas he estado en el festival internacional de Angoulême (Francia) y allí estaban mis colegas Javi Montes y Fran Bueno representando a los artistas gallegos. Ellos probablemente tendrán más datos sobre el apoyo que la Xunta les brindó para llevar nuestros nombres tan lejos.

El cómic ha llegado incluso a la CTVRG donde por el programa “Libro aberto” ya han pasado autores como Miguel Robledo y Kiko da Silva. Teniendo en cuenta que el hablar de tebeos se esta normalizando dentro de la prensa escrita ¿ves probable una extensión de iniciativas como TVG a otras televisiones de ámbito nacional en las que hasta ahora solo hemos podido disfrutar de tebeos en Miradas 2 y en cuatrosfera a horas intempestivas?

Pues es otro campo en el que estoy muy pez, porque no tengo acceso a esas emisoras o cadenas televisivas. De lo que me alegro es de que se normalice, y espero que en la televisión en abierto podamos disfrutar de más espacios. Aunque son las audiencias las que mandan.

sabretoothgg1.jpg
Ilustración de Dientes de Sable, color de Sergio Casas


¿Piensas que existe algún rasgo común entre todos los autores gallegos, bien sea en el aspecto gráfico, bien en la forma de narrar, los temas que se tratan o las influencias que demuestran?

No lo creo. No de una manera general, por el hecho de ser gallegos. Cada uno es fruto de sus vivencias, sus influencias y su entorno.
Lo que sí es cierto es que, cómo fruto de una generación, tenemos muchos referentes comunes. Hemos bebido de las mismas fuentes, pero después todo se diluye y acaba imponiéndose uno mismo., con sus defectos y sus virtudes.

Ahora mismo, gran parte de la actividad en torno a los tebeos en Galicia se estructura en torno a agrupaciones de autores, como puedan ser Polaqia o BDBanda. ¿Piensas que estas nuevas organizaciones sustituyen la figura de las agencias como Norma o Toutain que existían en los ’70 y ’80? ¿Son capaces estas agrupaciones de dar la proyección suficiente a los autores para que se conviertan en profesionales, o se trata más bien de conseguir publicar y expresarse sin pensar en las ventas?

No lo sé, la verdad. ¿Quién mejor que los artífices, para hablar de este fenómeno?

Pasemos a hablar un poco de ti. Cuéntanos como y en que momento te dijiste a ti mismo: “Voy a ser dibujante de cómics profesional” y como llegaste a conseguirlo.

Bueno, mi caso es algo extraño… o quizás no. No lo sé. Yo dibujé desde muy pequeño, parece ser que siguiendo la estela de mi difunto hermano mayor. Supongo que un inconsciente duelo. Mi madre sabe más que yo de esa historia. Pero parece ser que era algo exagerado… impulsivo.
Al llegar al instituto (a los 14 o así) mis intereses cambiaron. Bueno, seguía leyendo, pero dedicaba más tiempo a salir por ahí, hacer deporte, salir por ahí (risas)… Después, me fui a Madrid, estudié la carrera, busqué trabajo… Ya todo había quedado un poco olvidado, y mi colección de tebeos ni siquiera estaba cerca.
Hasta que en el Expocomic de 2003 me volvía encontrar con las viñetas… y fue un reencuentro brutal. Muy fuerte. Así que, al principio sin saber muy bien por qué, empecé a empaparme de todo de cuanto podía aprender. Libros sobre todo. Luego fui conociendo a gente que se convertirían en grandes amigos, como Sergio Bleda que me ayudó mucho con sus consejos y críticas. A él se le fueron sumando otros profesionales (de la ilustración u otros campos) y fui compaginando ese aprendizaje con mi trabajo en publicidad. Llegó un punto en el que el peso que ejercía el tebeo y la ilustración en mi vida era más fuerte que el que desarrollaba profesionalmente, así que me decidí a trabajar exclusivamente dibujando. Al principio la agencia donde trabajaba me brindó su apoyo y me ofreció incorporarme a la plantilla en la función de ilustrador… y bueno, de esta forma, practicaba y gozaba de estabilidad. Pude realizar mi primer álbum compaginando ambas cosas, pero tras este, vinieron más ofertas y me lancé de cabeza. Hombre… había agua ¿sabes? Seguía recibiendo freelances de publicidad y storyboard, pero me dejaba más tiempo para focalizar en lo que quería: el tebeo. Ahora me resulta imposible siquiera aceptar encargos. Tengo los calendarios apretados. Y estoy feliz por ello.

batman.jpg
Ilustración de Batman para el anuario de la historieta 2005 de la AACE


¿Recuerdas si hubo un tebeo en concreto que te dio un empujón más fuerte que los otros?

No. Fueron todos y ninguno. Fue la gente, fue el sueño de pequeño, el recordar que eso era lo que quería ser de pequeño… después de bailarín (carcajadas).
De pequeño yo quería ser dibujante de tebeos, pero te machacan con que no puede ser. El futuro, una carrera, blablabla… y al final te lo crees. Bien, cuando tenía el futuro, la carrera, mi nomina todos los meses, lo caté, y me dije: ¿por qué no? Me decidí a hacerlo usando mi tiempo libre y mi sueldo. No sé… hay gente que hace un master. Yo me pagué el mío y me salieron las cosas bien, enlazaba trabajos, e iba aprendiendo. Entonces vi que podía. Ya había un equilibrio entre los dos mundos que me permitía dar ese saltito

Y en apenas dos años consigues publicar un álbum en Francia, El Ojo del Diablo, ¿no?

En realidad, firmar el primer contrato llevó menos de un año, concretamente unos 6 u 8 meses, pero después tuve que dibujarlo compaginado con mi trabajo de oficina.

¿Cómo convenciste a los editores de que podías hacer un álbum y hacerlo bien? O tienes mucha labia o tienes un portafolio muy bueno.

Me vendo bien, de algo me sirvió la asignatura de relaciones públicas (risas). Y la labia… algo hace, es verdad.
Hay que llevar un portafolio inteligente y venderte como un producto bueno. A veces no necesitamos cosas, hasta que no nos las ofrecen de la manera adecuada, si no, ¿cómo explicas los tamagochis? (risas).
Respecto al portafolio, me refiero a que hay que seleccionar, hay que enfocar a quién vas a ver, qué le gusta a él o a quien representa, etc., no ir con tus cosas. “Tus cosas” son validas para ti, pero no para otra persona… o no tiene por qué. Tienes que llevarle sus cosas, las cosas que él busca. Al menos si lo que quieres es conseguir fácilmente una transacción mercantil.
Después, es como lo de las catas en los supermercados. Si te gusta el queso, te lo compras, y no te hace falta volver a hacer una cata. Y si sacan un queso nuevo… pues lo probarás, pero con un condicionamiento claro a que te guste. Al final… somos quesos (risas).

Nos consta que eres un autor muy preocupado por la narrativa en tu trabajo. ¿Cómo te planteas el proceso creativo al respecto? ¿Quiénes son para ti grandes narradores en el cómic actual?

La narrativa es… EL CÓMIC es narrativa. Si no me preocupo por la narrativa, entonces me estoy equivocando de trabajo. Intento hacer que todo se pueda leer claramente, pero tampoco busco reinventar las formas de leer. No sé, soy bastante intuitivo con esto, y a la vez… clásico, si se puede definir de alguna manera.

coverfinalbex8.jpgojodeldiablo_pag2.jpgojodeldiablo_pag3.jpgojodiablo21-lt.jpgojodiablo27-lt.jpg
Portada y páginas interiores de El Ojo del Diablo, color de Javi Montes


Ajá. Entonces ¿no estudias a otros autores?

No. Sólo los leo. No los estudio. No los analizo. Los leo, y a veces digo… coño… que bien contado está, aunque la historia no te acabe de llenar. Y otras veces dices… ¿qué demonios me ha querido contar? Si no hay una buena carretera de nada sirve que tengas un coche muy bueno. Pero al final siempre me voy a lo más clásico: Hergé, Boucq, Mignola, Otomo, Franquin, Giraud… No sé, hay gente que no importa lo que dicen, sino el cómo, y si ambas cosas son buenas, genial, estás ante una gran obra. Si la narración funciona, aunque la historia sea floja, te llega. Al menos es algo. Al revés… no llega… Y si la historia es buena, has asesinado una buena historia.

¿Hay algún guionista con el que te has compenetrado perfectamente, o es una utopía?

Ni siquiera conmigo mismo. La perfección es la utopía, no el hecho de compenetrarse. Uno se compenetra. Unas veces mejor y otras peor. Es una cosa de dos, o tres y todo depende de reunir al conjunto en la misma sintonía. Hasta ahora, el que más está en mi “onda” es David Muñoz. Nos gustan muchas cosas parecidas y sobre todo es un guionista muy receptivo y dialogante, eso facilita mucho el que entiendas lo que no está escrito.

¿Quiénes son para ti grandes narradores en el cómic actual?

Ya está un poco mencionada antes.

Sí, pero eran actuales-clásicos. ¿No hay autores modernos que te parezca que están abriendo caminos en términos de narrativa?

Bueno… yo creo que los caminos ya estaban abiertos y sólo creo que hay gente que los utiliza mejor y otros peor. Me gusta mucho como narra Sergio Córdoba o lo fluidas que hace las escenas de acción Kenny Ruiz. Manu Larcenet es increíble lo bien que comunica con poco, y como da información para después obviarla. No sé, por hablar de gente de ahora. Otro ejemplo foráneo, un narrador q me encanta es Denis Falque, y sobre todo Boucq. Boucq es… otra cosa. Palabras mayores. Compone y narra, dirige la mirada… Hablo un poco de la manera de contar del álbum (francés), no puedo hablar de narradores de manga porque sólo he leído a Otomo, Toriyama, Urusawa y poco más; o del comic-book americano, que aunque si leí más, casi todo lo que me gustó hay que desempolvarlo.

¿Y crees que te han influido? Porque tus figuras son muy dinámicas y expresivas.

Otomo desde luego. No por eso precisamente pero vaya…
De Otomo me quedo con la capacidad de crear inmensas viñetas llenas de detalles y riqueza… y que sigan siendo eso… decorado. Que la acción fluya por ellas, que las líneas de información te lleven y el conjunto te enriquezca. Narrar y “documentar” al mismo tiempo, incluso en las escenas de acción. Me gusta esto, por que hace los escenarios donde se desarrollan los acontecimientos mucho más creíbles. Además, me gusta darles veracidad, creértelos, de modo que aunque manejes personajes inverosímiles, por su forma o estilo… seguirán funcionando en el conjunto.

Entonces, ¿te documentas mucho para hacer creíbles los escenarios?

Sí, aunque intento crear mis propias hojas de referencias. Quiero decir, lo que es real es real, y necesitas saber como es para plasmarlo, pero a veces tienes que ver muchas referencias para encontrar diseños propios de arquitectura o de vehículos. Pero entonces, es mejor tomar y después dejar para así descontaminarte un poco de todo lo absorbido. Perder la perspectiva y pasarlo por tu filtro personal. Deformar la perfección de lo real e imprimirle la imperfección propia.

Ahora vamos a repasar un poco algunas de tus obras ¿Estás satisfecho con el resultado de Marshall?

La verdad es que estoy contento, porque la serie me acotaba en cierta manera, lo cual te lleva a buscar vías nuevas y con ello encuentras puntos que no alcanzarías a priori si trabajaras con absoluta comodidad. Aprendí mucho. El guión era bastante denso, mucha información. Es el cierre de un ciclo de esta serie, que ya llevaba 3 álbumes en el mercado y bueno, atar cabos siempre es mucho más… lioso. Luego tenía algún handicap, como el haber pasado por las manos de otros dos dibujantes. El primero falleció al terminar el 2º tomo. Le sustituyó Francisco Ruiz Velasco, que cambió mucho de estilo con respecto a Jean-Florian Tello y eso hacía que uno se perdiese más. No era fácil reconocer a los personajes… Así que intenté hacer un acercamiento a ambos a nivel de “diseño” pero dibujando como yo quería. En ese aspecto la editorial al principio estaba un poco más reticente, pero al final acabó dándome la razón y el resultado fue mejor.
Lo mejor de Marshall fue reencontrarme con mi amigo Javi Montes y poder volver a trabajar juntos. No nos arriesgamos mucho, la serie no se prestaba a ello, en usar un tipo de color u otro o exagerar a los personajes mucho que es algo que a mí a veces me gusta hacer, pero probamos otras cosas. Nos entrenamos un poco para lo que estamos haciendo ahora (sonrisa de oreja a oreja).

marshall_couv.jpgmarshallt4p04peqdesaturvk2.jpgmarshallt4p05petwi8.jpgmarshallt4p06petkk7.jpg
Portada y páginas interiores de Marshall, color de Javi Montes


Que es…

La Maison des Murmures. Mientras hacíamos Marshall, Philippe, mi editor, mostraba cada vez mas confianza en mi forma de trabajar y en mi trabajo y bueno, se notaba mas cancha, así que, aprovechando, le propuse al editor preparar un proyecto propio, algo que fuera comercial, divertido, entretenido, y que pudiera leer mucha gente de diferentes clases, a lectores más jóvenes, porque el target de Humanoïdes Associés se iba muy alto y hay que hacer historias para la gente que lee para divertirse y pasar un rato emocionante. Así que conocí a David Muñoz en un las Jornadas de cómic de Albacete… Me encanta su trabajo, y hablando con él me di cuenta de que molaría mucho algo hecho con él. Había algo que nos gustaba a los dos: misterio, fantasía y niños. Así que le vendimos el proyecto a Humanoides. Les entusiasmó. ¡Imagina lo bien que iban las cosas, que firmamos el contrato meses antes de hacer el primer dibujo!

Por cierto, ¿está Javi Montes desde el principio en tu cabeza para el color?

Para mi fue otra demostración de la confianza del editor en Javi y en mí. Javi era indispensable, y sabía que si la historia me gustaba también le gustaría a Javi, tenemos unos gustos muy parecidos y una manera de entender este trabajo muy similar, pero sobre todo, hacemos muy buena pareja creativa. Casi diría yo… matrimonio creativo. ¡Lo siento, Silvia!

¿Se trata de un número único?

No. Es una serie, y larga, pero en ciclos rápidos. A finales de este año empieza su publicación. No se sabe mas, como la propia serie… es todo… UN MISTERIO.

Tu segundo álbum de momento esta inédito ¿Hay esperanzas de ver publicado Tuer un fântome?

Esa historia a mí me mola un puñao. Es sencilla, dinámica, una anécdota, casi. Tengo ese álbum dibujado desde 2005. Entero. Tuer un fântome lo escribí mientras dibujaba el final de El Ojo del Diablo, y lo dibujé inmediatamente después. En ese verano empecé a hablar con Humanoïdes, con Nicolas Forsans, que es un tipo de puta madre, un descojono, genial para irse de cañas. Me estaba buscando algo… pero no se concretaba nada. Al mismo tiempo, un guionista francés, Mathieu Mariolle me escribió para preparar un proyecto. De aquella también el amigo Laurent Duvault andaba buscándome algo… Me perdí con tanto de aquí para allí, y el Tuer un fântome se quedó en el camino. Al final, nada fue adelante salvo que Nicolas sí encontró algo finalmente para mí, Marshall. Después fue muy difícil retomar los viejos proyectos, salvo Tuer un fântome, que lo recogí hecho polvo y me lo subí a cuestas moviéndolo de nuevo. Hubo alguna editorial más o menos interesada: el propio Laurent Duvault, a Valerie Aubin le gustó también para Vent d’Oest, y después Dargaud-Benelux, que incluso llegó a enviarme un borrador de contrato. Pero con ninguna se llegó a cerrar, fuera por su parte o por la mía. En resumen, que a estas alturas, creo que se quedará inédito.

Ahora no tengo ni fuerzas ni tiempo para tirar de él. Quizás en un futuro… pero lejano. Como el oeste.

tuer1colorba0.jpgtuer2colorba.jpgtuer3colorba.jpgtuer8nb.jpgtuer9nb.jpg
Páginas de Tuer un Fantôme, color de Javi Martín


¿Sientes necesidad de contar tus propias historias, de soltarte tú solo, sin guionista que te constriña?

En ese aspecto hay que tener menos prejuicios. A veces tus historias simplemente no son lo suficientemente interesantes, otras sí. A mí me gusta escribir y de hecho lo hacia antes de dibujar. Quiero hacer mis propias historias, quiero explorar mi faceta como guionista y tener la libertad de construir desde el principio todo. Es algo que he hecho en Tuer un fântome, y estoy contento con el resultado, pero hay que ser abiertos a recibir buenas historias. Los mercados funcionan por nombres propios y sus asociaciones. Al principio es mejor ser la novia de, para que después pase a ser al contrario.

Ya estas bastante consolidado en el mercado francés pero en España tu trabajo es casi inédito salvando la publicación por parte de Recerca de El Ojo del Diablo. ¿Veremos algo más de tu trabajo por aquí durante el próximo año?

¿Consolidado? Ni por asomo, soy un yogurín. He de reconocer que el mercado francés siempre fue el más atrayente, incluso de pequeño. Ahora la perspectiva es buena, hay trabajo y muchas ofertas, así que sólo queda currárselo.
La Maison des Murmures espero que se publique aquí, Marshall lo dudo… Tuer un fântome también espero que se publique aquí, pero eso lo veremos en un plazo más o menos largo. Nada en breve, una pena. Me encantaría poder ver mi trabajo aquí. Pero así son las cosas.

Te pidieron unas páginas de prueba para X-Men, pero al final no pudo ser, y con la marcha de Mike Marts a DC has acabado trabajando para ellos. ¿Qué fue lo que pasó?

Una historia muy larga el tema con Mike… Le conocí en 2004 en Barcelona y me dijo que estaba verde pero que tenía potencial. Bueno… seguí a lo mío, que era el mercado europeo. Al año siguiente, conocí al otro colega de Mike, Dan Buckley. Era 2005, y Dan ya me conocía. Yo me había escrito con Mike alguna vez y le enviaba las cosas que iba haciendo, entre ellas, el recién publicado El Ojo del Diablo, así que hablamos ya de algunas cosas más centradas. Al final, me pasó a un editor del que no supe más… Perdí el contacto, y como estaba currando, pues no le di importancia, era algo más un tanteo que una ambición. Así que este año, cuando volvió Mike a Barcelona ya fue todo más rodado. Tenían varias cosas en mente, sobre todo él, así que me preguntó si quería hacer una prueba para los X-Men. Yo estaba liado con Marshall, y además, empezando a tantear la historia con David de La Maison des Murmures, así que no quería meterme mucho en ese fregado, no era mi objetivo. Así que casi le dije que sí, pero diciéndole lo que tenía firmado y que no podría hacerlo. Bueno, no me parecía muy decoroso dejarlo así… así que le dije que haría unas pruebas para que tuvieran un ejemplo de adaptación al cómic de superhéroes. Busqué hacerlo dentro de mis gustos, sin mucha adaptación más allá que el aumento de uso de negros, narrativa y tipos de planos. A Mike le gustó mucho y me preguntó si no podría hacer páginas. Le dije que no podía, que tenía un contrato firmado… y un compromiso. Lo entendió perfectamente, y me dijo, “te buscaré algo”. No supe de él hasta agosto o septiembre. Estaba en DC.

x-men188-page14grisba.jpgx-men188-page15grisba.jpgx-men188-page16grisba.jpg
Páginas de prueba para X-Men


Finalmente entras en el mercado norteamericano por la puerta grande, ni más ni menos que dibujando una portada para Superman. ¿Cómo te llega el proyecto? ¿Se sabe cuando y en que colección verá la luz dicha portada?

Mike me preguntó si quería probar a hacer unos bocetos de Superman y tal, para ver si me podía encargar una portada. Los hice, les molaron y me encargaron la portada. Aún no se sabe cuando ni en qué colección verá la luz.
Bueno, eso no lo veo como “meterse” en el mercado americano. Es decir, los próximos 2 años no podré trabajar en otra cosa que no sea el primer ciclo de La Maison des Murmures. Como le comenté a Mike, solo podría hacer portadas de cuando en cuando. El futuro dirá, pero estoy contento con lo que hago ahora… y eso es lo importante. Al menos para mí.

Más detalles sobre la vida y la obra de Tirso Cons en su página web y en su blog.

Etiquetas

2 comentarios

  1. Gran profesional este Tirso. Le preveo un futuro espléndido dentro del mundo del cómic. Ahora está centrado en el mercado francobelga, pero cuando arranque en el mercado americano, pondrá su toque de calidad tan personal y característico.
    Y gran persona, como hemos podido comprobar en los salones. Muy receptivo a la hora de atender a sus seguidores, gran conversador y obteniendo de él magníficas dedicatorias.
    Buena entrevista chicos. Habrá que estar atentos con el nuevo material gallego con el que nos obsequiaréis.

  2. Wyposa¿enie placu zabaw najczêœciej stanowi¹: piaskownica, zje¿d¿alnia, huœtawka, huœtawka na desce, tzw. symptomatyczny, karuzela, fotel na biegunach sprê¿ynowy, platforma drabinek (drewnianych, lub metalowych), zaœ inne w wy¿szym stopniu, albo mniej skomplikowane zestawy wielofunkcyjne. Naoko³o placu powinny byæ rozmieszczone ³awki dla opiekunów bawi¹cych siê przychówek. Plac zabaw powinien stanowiæ tak¿e ogrodzony.