Entrevistas — 12 marzo, 2007 at 9:10 am

Galicia reino de viñetas: Carlos Portela

by

Carlos Portela (Vigo, 1967) lleva metido en esto de las viñetas desde los años ’80 en que comenzó a pelear activamente por difundir el mundo del cómic, primero con su fanzine Interlinea y después desde la radio con el programa Arte Alfa. Centrando su actividad en la labor de guionista, se foguea en los fanzines Coiote y Frente Comixario, y posteriormente trabaja para el periódico de su ciudad natal Atlántico Diario en la series Forest Hill (1988) con Norberto Fernández y Guinsy (1988) y Vox Pópuli (1992) con Víctor Rivas. Más adelante, realiza junto a Fernando Iglesias, alias Kohell, Impresiones de la Isla (Camaleón, 1993) en forma de dos cuadernillos, obra que les vale varias nominaciones para el Saló del Còmic de barcelona y que se ha continuado en el Diario de Pontevedra. Después vendría Kami seeds, serie de comic-books con estilo manga junto a Fernando Iglesias y Víctor Rivas y que también editaría Camaleón. De nuevo junto a Fernando Iglesias publica entre 1995 y 2000 la serie El Laberinto de Piedra para la revista Compostelan, y en 1998 se encarga de los guiones del relanzamiento de la serie Gorka dibujada por Sergi San Julián para la línea Laberinto de Planeta. Además, colabora con numerosas revistas como Totem, Elipse, Dos Veces Breve, Urich, Krazy Comics y Nosotros Somos Los Muertos y con el diario El País, y en antologías como Comix 2000 (L´Association, 2000) junto a Fernando Iglesias y H20il (Colectivo Chapapote, 2003), con San Julián. En 2002 comienza en colaboración con Das Pastoras una serie para Humanoïdes Associés, Los Heresiarcas, de la que han aparecido ya dos álbumes en España publicados por Norma y que además de en el mercado francoblega ha sido editada en Estados Unidos bajo el título Deicide por DC. En 2006 recupera junto a Purita Campos la clásica serie Esther, retitulada Las nuevas aventuras de Esther que edita Glénat con un sorprendente éxito de ventas. A su prolífica labor como guionista de cómic hay que sumar la subdirección del Viñetas desde o Atlántico, sus trabajos para televisión en programas como Xabarín Club y otras producciones de TVG, y el guión cinematográfico de El año de la Garrapata (2004), dirigido por Jorge Coira. Actualmente sigue trabajando en, entre otras cosas, Las nuevas aventuras de Esther, Los Heresiarcas, y preparara la serie La sombra de Peter Schlemihl para la nueva revista BD Banda en colaboración con Fernando Iglesias.

carlosportela.jpg
Carlos Portela. Imagen extraída de culturagalega.org


¿Por qué crees que surge esta nueva generación de autores gallegos, cuál es el detonante que hace que un buen número de personas pertenecientes a una generación y una localización determinada decidan utilizar el cómic como medio de expresión artístico?

Creo que eso habría que preguntárselo a cada uno de ellos. Es muy aventurado dar una respuesta que sea válida para todos; sin embargo sí creo que ha habido varios factores que han ayudado a que hoy tengamos la mejor situación del cómic gallego de toda su historia.

Tras la desaparición del Frente Comixario, donde yo situaría el germen de la actual situación, aunque esto habría que matizarlo mucho, el centro de agitación de la historieta en Galicia se trasladó de Ourense a Coruña. Allí, se crea el colectivo Funcomic y al que hay que sumar los fanzines que realizaban de forma independiente varios de sus miembros (Kike Benlloch, Jano, Bernal, Javi Montes, Anxo Cuba, Manel Cráneo etc.), varios de los cuales fundarían posteriormente Polaqia.

Otro factor fue la revista Golfiño, que permitió el desarrollo de muchos de las autores que participaron en ella y que de otra manera habrían tardado mucho más tiempo en dar el salto profesional. De hecho, esta es una de las claves de la profesionalización: poder hacer obra, poder desarrollar el talento hasta dar con un estilo propio y tener páginas para asentarlo. Si no, aunque haya talento, se acaba en una industria de promesas que no pueden desarrollar su potencial y francotiradores más o menos bienintencionados. De hecho, Mister K ha venido a ser una suerte de continuación de Golfiño para varios de sus autores. Dicho en el sentido de que les ha permitido seguir cobrando por su trabajo, mantener una continuidad y evolucionar.

Por otra parte, el nacimiento de Viñetas desde O Atlántico, que al obtener un ámbito de actuación estatal atrajo a editores nacionales dando la oportunidad a muchos autores gallegos de “ser descubiertos” al tiempo que, y esto pasa igual en Barcelona, mantenía vivo el interés y daba una fecha de referencia para la edición de fanzines, álbumes y revistas gallegas dotándolas además de una mayor difusión.

Y si antes hablaba de Polaqia no se puede olvidar, claro, a BDBanda, el otro proyecto que en los últimos años, y desde Pontevedra, ha dado cabida a los nuevos , y algunos no tan nuevos, valores de la historieta gallega. De hecho, creo que Barsowia y BDBanda recogen el testigo de Golfiño y van más allá ampliando sus planteamientos.

Por último, las Xornadas de Ourense y los concursos también han ayudado a que la llama se mantuviese viva y se alimentase desde distintos aspectos lo que estaba empezando.

¿Cómo veis los más “veteranos” esta hornada de nuevos talentos?

Con los que tengo trato habitual, a Fernando y Miguelanxo y Julio (Das Pastoras), les parece fenomenal. Son tres generaciones trabajando a la vez. La de Miguelanxo y Julio, la de Fernando, Víctor, Norberto, Capeáns, Robledo y yo y la de Kiko, Rubín, Kike Benlloch, Porto, Alberto Vázquez, Jano, etc.

Bueno, yo soy de los que piensa que los tebeos son como el golf. Tú no compites con los demás sino contigo mismo. Cuanta más producción haya, mejor, porque la historieta gana en difusión y eso es parte de lo que se necesita.

impresiones.jpg
Ilustración de la portada del segundo número de Impresiones de la isla, de Fernando Iglesias. Imagen extraída de culturagalega.org


¿Existe un apoyo por parte de las instituciones de Galicia para promover el cómic? Y si es así, ¿Cómo se materializa?

Apoyo entendido como un plan estratégico dentro de la Consellería de Cultura o la de Xuventude entiendo que no. Existe o Soportal da BD dentro del Consello da Cultura Galega, que hace una gran función y es todo un acierto, y más recientemente se ha montado una Mesa da BD y está la AGPI, pero creo que no hay todavía una línea de actuación conjunta, lo cual no quiere decir que no se desarrolle este año o el siguiente. De todas formas, lo que sí que hay son distintas apuestas y ayudas.

Por una parte está el Premio Castelao que otorga la Diputación de la Coruña o el de cómic de GZ Crea, que antes era el de la Xunta, y aún antes el premio de Ourense. Sí, es cierto que cada vez se está notando una mayor sensibilidad por parte de las instituciones públicas hacia el cómic gallego pero, como decía, todavía no existe un plan estratégico ni una actuación coordinada de las distintas administraciones. De todas formas, insisto, por suerte, cada vez se va avanzando más.

El cómic ha llegado incluso a la CTVRG donde por el programa Libro aberto ya han pasado autores como Miguel Robledo y Kiko DaSilva. Teniendo en cuenta que el hablar de tebeos se esta normalizando dentro de la prensa escrita ¿Ves probable una extensión de iniciativas como TVG a otras televisiones de ámbito nacional en las que hasta ahora solo hemos podido disfrutar de tebeos, puntualmente, en Miradas 2 y en Cuatrosfera a horas intempestivas?

Sinceramente creo que aunque, efectivamente son pasos adelante, es más una cuestión personal de las personas que dirigen esos espacios, Cisco Novo en el caso de Miraxes y Manolo Romón en el caso de Libro Aberto, y en concreto Gemma Sesar en la sección de cómics, que de una voluntad meditada por parte de la cadena de incluir espacios sobre cómic.

Además, recordemos que ambos se emiten después de las doce de la noche lo que requiere un alto grado de militancia por parte del espectador. En la tele aún falta mucho camino por andar con respecto al cómic.

¿Piensas que existe algún rasgo común entre todos los autores gallegos, bien sea en el aspecto gráfico, bien en la forma de narrar, los temas que se tratan o las influencias que demuestran?

No creo que haya muchos vínculos entre ellos más allá de una cierta camaradería. Por lo menos en lo artístico creo que cada uno es muy personal y diferente. Supongo que de haber una constante se podría decir que todos nos movemos entre la ironía, la tristeza, la denuncia y el onirismo.

Ahora mismo, gran parte de la actividad en torno a los tebeos en Galicia se estructura en torno a agrupaciones de autores, como puedan ser Polaqia o BDBanda. ¿Piensas que estas nuevas organizaciones sustituyen la figura de las agencias como Norma o Toutain que existían en los ’70 y ’80? ¿Son capaces estas agrupaciones de dar la proyección suficiente a los autores para que se conviertan en profesionales, o se trata más bien de conseguir publicar y expresarse sin pensar en las ventas?

La verdad es que no lo creo. Prácticamente todos los que hacemos historieta en Galicia colaboramos con distintas revistas o editoriales. El concepto de agencia como se entendía en los 70 y 80 llevaba implícita o casi la exclusividad y hasta un cierto concepto de trabajo “de oficina”, y eso, hoy en día es una quimera.

Las revistas ayudan a la difusión de los autores y crean base de lectores. Además, iniciativas como la de BDBanda o Polaqia tratan de crear conceptos de colecciones lo que ayuda a que las series no se mueran y se olviden. Pero de ahí a la estructura de la agencia dista un mundo.

barsowia8.jpgbdbanda.jpg
Portadas de Barsowia y BD Banda


En Galicia cada vez se prodigan más los salones/jornadas dedicadas al cómic, Pontevedra, Ourense, Cangas… y por supuesto A Coruña. Eres el subdirector de Viñetas desde el Atlántico un salón que desde su creación cada año ha ido a más hasta convertirse en uno de los referentes para el resto de España y, en mi opinión, el que mejor y más cuidadas exposiciones ofrece. Uno de los factores de su éxito es el apoyo institucional por parte del Ayuntamiento ¿Por qué crees que iniciativas similares en el resto de España son tan escasas? ¿Qué nos puedes adelantar de la edición de este año?

En Coruña coincidieron una serie de factores que yo resumiría en tres: una población culturalmente inquieta y que se vuelca en los actos culturales de su ciudad, un alcalde sensibilizado con el tema de la historieta, que fue Paco Vázquez, y ahora el actual edil, Javier Losada, que ha entendido perfectamente que Viñetas es, además de un festival de cómic, es un elemento de promoción de la ciudad y, por supuesto, Miguelanxo que ha sido el catalizador de la idea. Además hay que señalar que los técnicos del ayuntamiento se han implicado personalmente en el proyecto lo cual te da una gran seguridad. Sin olvidar a Ángel de la Calle, con enorme experiencia en este tipo de salones, que actúo desde el principio como consejero.

Imagino que las condiciones que se dieron en Coruña no son fácilmente repetibles, pero creo que lo importante es que cada salón busque su personalidad. No se trata de ser clones de Barcelona o Madrid, que cumplen su función, sino de incidir en otros aspectos. El nuestro, como apuntabas, son las exposiciones.

De lo que va a ser Viñetas este año aún es un poco pronto para decir nada públicamente… Tenemos varios autores confirmados pero, por prudencia, creo que hasta mayo o principios de junio no daremos nombres. Más que nada por tener más cerradas las cosas.

Combinas estas tareas con las de guionista para obras de otros autores, como el que se puede considerar “la sorpresa” editorial, a nivel de tebeos nacionales, de la temporada: ¿Cómo llegas a ser el escritor de Las Nuevas Aventuras de Esther? ¿Cómo se enfrenta uno a un reto así? ¿Supera las expectativas que os habíais propuesto? ¿Qué tal va el proceso de creación de los nuevos volúmenes? ¿Nos podrías adelantar algo?

Llevarlo, lo llevo muy bien. Tenía ganas de hacerlo y creo que las lectoras están contentas con el resultado, que es lo principal.

Indudablemente trabajar con un personaje que es un icono de la historieta en España entraña riesgos y el mayor de todos es hacerlo mal y desvirtuarlo, pero Pura es una persona maravillosa y te lo hace todo muy fácil. En cierta medida es como trabajar con red.

Para mí hacer Esther es un reto y una responsabilidad. Un reto porque retomar un personaje con un recorrido tan grande es difícil. Más cuando la serie clásica fue escrita por una sola persona y su personalidad está implícita en ella. Y una responsabilidad porque si metes la pata le puedes estropear los recuerdos a mucha gente y eso es una faena. Soy lector de cómics desde niño y soy plenamente consciente de lo que significa esto. Salvando mucho las distancias, me basta recordar los retornos de Kamandi o Spirit o de lo que pasó aquí con Zipi y Zape para pensar que un retorno per se no es garantía de éxito.

De hecho, si lo piensas bien –yo hice un repaso- la mayoría de los retornos de este tipo han sido sonoros fracasos. Una excepción que me viene a la mente es Blake y Mortimer, que, con todos los respetos, me parece mejor ahora que cuando la hacía Jacobs. Y por terminar con el tema, aunque siendo un ejemplo musical, lo de Esther, más que a los retornos de Spirit o incluso Zipi y Zape se acercaría más a lo que podía haber sido la vuelta de Golpes Bajos y que, como tantas otras, no cuajó.

Un pequeño apunte. Lo que sí me parece un acierto, aunque es distinto a lo que estamos haciendo Pura y yo, es lo que han hecho Pepe Gálvez y Alfons López con El Capitán Trueno. Eso me parece muy bueno.

En cuanto a las ventas y, sobre todo, la respuesta de las lectoras ha superado nuestras expectativas. Realmente ni la editorial ni nosotros sabíamos el alcance que podía tener. Navarro y Martín son dos entusiastas del cómic español, pero en principio se pensaba tirar dos o tres mil ejemplares. Ni en broma nos imaginábamos que se iban a vender cinco mil ejemplares en menos de un mes y que la cosa iba a seguir así. No olvidemos que estamos en España y la tirada media de un álbum ronda los mil quinientos ejemplares.

Se ha hecho una segunda edición de otros cinco mil ejemplares y creo que les quedan unos cien o así en el almacén. Y eso que salió el 29 de diciembre, que es como decir enero. Por supuesto el hecho de que se venda bien es una satisfacción, pero a mí lo que realmente me hace feliz es cuando alguien te dice que leyéndolo volvió a tener la misma sensación que tuvo a los catorce años cuando leía la serie original. Luego, en el ámbito más profesional, es muy gratificante que gente que a priori no son lectores de este tipo de historietas hayan escrito, como en le caso de Jaume Vaquer, que les ha gustado y les parece un buen álbum.

Y sobre lo de cómo nos conocimos… Como ya se cuenta en el prólogo del primer álbum, la cosa surgió de manera puramente casual y a partir de que nos caímos muy bien. Yo, no sé si es una manía o un defecto, pero necesito conocer y tener una buena relación con los dibujantes con los que trabajo. De hecho, sólo he trabajado con media docena de personas… No es porque me lleve mal con la gente… (pausa) Perdón me ha dado la risa escribiendo… Es que con los que he trabajo suelo repetir porque la relación sigue siendo muy buena y tenemos ganas de hacer cosas nuevas. De hecho, ahora estoy colaborando con Fernando, Sergi, Julio y Pura. Incluso la cosa suele ir más allá y, por ejemplo, Fernando y Sergi son amigos y a veces trabajamos los tres juntos. O, en otro orden de cosas, Das Pas, Sergi y yo solemos quedar para comer o cenar cuando yo me paso por Barcelona. Con Sequeiros siempre que nos vemos la cosa termina en… ¿Cuándo volvemos a hacer una cosa juntos? Y como curiosidad te diré que Fernando estuvo a punto de ser el colorista de Esther. Para mí son grandes amigos y es un placer trabajar con ellos. Lo que me falta es tiempo para hacer más cosas.

Para terminar, del álbum dos lo único que te puedo adelantar es que los planes es que esté en la calle en octubre y que, además de volver a aparecer varios personajes antiguos se conocerá al ex de Esther. hay muchas más cosas, claro, pero…

estherg.jpg
Portada de Las nuevas aventuras de Esther, ilustrada por Purita Campos


También has trabajado para el mercado francés, por ejemplo en la serie Los Heresiarcas junto a Das Pastoras, otro ilustre gallego. ¿Qué diferencias hay entre trabajar para España y trabajar para Francia? Aparte de la obvia diferencia económica, claro.

En Francia se miran más todo el proceso previo. Se trabaja más sobre la sinopsis y sobre las primeras páginas, aunque en el caso de Esther y lo que he hecho para BDBanda el proceso ha sido similar. No tan intenso como lo fue con Los Heresiarcas, pero si que se ha trabajado antes y se han comentado cosas.

Quizá el aspecto más diferenciador es que en Francia cada editorial busca su propia personalidad y trata que ella se vea, de alguna forma, reflejada en el tebeo y se diferencie de las demás editoriales. Esto para los lectores es bueno porque hace más fácil la identificación de títulos de determinadas características, pero las autores puede ser complicado si no haces un producto que encaje bien en sus parámetros.

Resumiendo se puede decir que hay más filtros previos. Y una cosa no por obvia menos cierta, si para los dibujantes es difícil entrar, para los guionistas lo es diez veces más.

¿Tenías alguna historia o personaje concreto como referencia al crear Los Heresiarcas (como por ejemplo Conan, Den o incluso Tarzán) o es simplemente una amalgama que surge de muchas referencias dispersas?

Realmente no. Julio me propuso que le escribiera algo a sabiendas de que a ambos nos gusta el género de espada y brujería, pero no había ninguna premisa. De hecho, empezamos pensando en hacer una colección de historietas cortas en blanco y negro para Planeta, pero como terminaban de decidirse optamos por redefinir la serie y de ahí salieron Los Heresiarcas.

El ambiente remite a Den porque, como dice Fernando Iglesias, Julio es la fusión imposible entre Corben y Moebius, y el color es similar, aunque Julio lo haga con acuarelas, pero creo que ahí se acaban las semejanzas. Evidentemente a los dos nos encanta Corben. Bueno, es que Corben es una bestia, un verdadero maestro de la historieta, y cuando salió Den todos nos quedamos con la boca abierta de lo que estaba haciendo. Además de un dibujante magnífico y colorista excepcional es un narrador fabuloso. Al hilo de esto, para nosotros fue una sorpresa muy agradable que Corben nos dedicara unas palabras en la contraportada de la edición de DC de Los Heresiarcas.

En cuanto a Conan… también nos gusta a los dos, pero creo que el Gorka de Laberinto estaría más cerca de Conan que Los Heresiarcas, que, haciendo un ejercicio de abstracción y medio en broma, vendría a ser una versión rara de Los 4 Fantásticos en un universo de fantasía heroica.

heresiarques_t1p20.jpgheresiarques_t2_05.jpgheresiarques.jpg
Páginas de Los Heresiarcas, ilustradas por Das Pastoras


Es evidente que Das Pastoras y Purita Campos no tienen mucho que ver gráficamente. A la hora de crear un guión, independientemente de que la temática sea radicalmente distinta, ¿Tienes muy en cuenta las capacidades y los puntos fuertes del ilustrador? ¿Introduces elementos específicamente destinados a que el dibujante dé lo mejor de sí?

Evidentemente. La suerte de trabajar con gente con la que tienes una buena relación de amistad es que puedes hablar con ellos con confianza.

En el caso de Julio sé que la anatomía, el manejo de la luz, el color y los espacios naturales son aspectos que domina a la perfección y sería absurdo no aprovecharlo en la historia. Para mí se trata de crear una historia con la que estemos a gusto los dos. En mi caso, hacer comics es un trabajo de equipo y creo sinceramente que si lo disfrutas, de algún modo, se nota en el papel. Hay una cosa que no por obvia es menos cierta: si te vas a pasar una serie de meses o un año escribiendo o dibujando algo más vale que te guste porque si no puede ser la peor de las torturas.

El proceso con Pura en esencia es similar. Pura tiene un talento enorme para los detalles y un gusto increíble para la moda y, por supuesto, trato de aprovecharlo en la historia. Además esa es una de las señas de Esther, y aunque yo aporte mi visión al personaje, la serie es de una forma muy concreta que tengo clarísimo que yo no la voy a cambiar. Entre otras cosas porque si acepté hacer Esther era porque quería hacerla con ella y como ella la hace. Y estoy encantado. Además creo sinceramente que hay que respetar a los lectores. En este sentido no entiendo esa forma de trabajar de ciertos autores norteamericanos de superhéroes de entrar a hacer una serie clásica y deshacer todo lo anterior para que no se parezca nada a lo que había antes… Creo que es mucho más interesante desarrollar los puntos oscuros o las vetas que tenga la serie que prescindir del pasado. Lo cual, además, no es óbice para que puedas aportar tu personalidad a la serie y darle un enfoque particular.

En el caso de Esther hay un ligero juego de metalenguaje que irá extendiéndose y ampliándose en los dos álbumes siguientes porque estas nuevas aventuras tienen mucho que ver en forma y fondo con la memoria y los recuerdos de adolescencia de la protagonista y de las lectoras. Esos juegos narrativos son parte de mi manera de hacer las cosas y de concebir la historieta, pero trato de ajustarlos al tipo de historia que escribo.

Todos sabemos cómo son los guiones de Alan Moore y cómo son los guiones de Marvel/DC. ¿Cómo son los guiones de Carlos Portela?

No sé… Eso tendrían que decirlo los dibujantes con los que trabajo. Por lo general hago un story de la página –algunos de mis amigos decían que eran un poco Moore, pero era por bromear-, pero si prefieren otro método –guión clásico de historieta o guión estilo cinematográfico- no tengo problema en adaptarme.

Por ejemplo, Impresiones, Gorka y Los Heresiarcas son con story. La Cuenta Atrás, que saldrá en verano y que está dibujando Sergi San Julián, es guión estilo cinematográfico. El hace un primer story y lo discutimos. Peter Schlemihl, que dibuja Fernando para BDBanda, está siendo una mezcla de cosas… Un poco a gusto del consumidor.

En el caso de Esther empezamos con el story, pero Pura prefería todo por escrito, tipo guión clásico, y al final le entregué 77 folios para el primer álbum de Esther. El segundo me está saliendo un poquito más largo.

sombra.JPG
Página de La sombra de Peter Schlemihl, dibujo de Fernando Iglesias. Imagen tomada de BD Banda.


Tienes igualmente amplia experiencia en realizar guiones para programas y series de TV, ¿Qué diferencias de planteamiento te impones a la hora de escribir para un cómic o para una serie de TV?

Pffff… eso daría para una charla de un par de horas. Son medios totalmente distintos y no sólo los productos no se parecen nada, si no la manera de organizar el trabajo es totalmente diferente. En cualquier caso, creo que en estos momentos el medio más libre es el cómic.

El mundo del cómic tiene hoy en día un claro expositor de tendencias, colaboraciones y presentación de trabajos a través de internet: ¿crees que los blogs son una ventana abierta a todo el mundo? o por el contrario, ¿crees que sólo el público interesado accede a ellos?

Voy a contestar a la gallega… depende. Todo está en función de lo que contengan.

Internet es muy bueno porque ofrece una ventana a todo el mundo, pero implícitamente lleva una perversión: tiende a igualar opiniones de personas cuya formación y conocimientos son diferentes. Algo que ocurre sobre todo en los blogs, aunque siendo preciso, donde ocurre con más asiduidad es en los comentarios que se dejan en los mismos. Con esto no quiero decir que en esos hilos que a veces se producen no haya debates interesantes, que los hay, pero en mi corta experiencia como lector de blogs –yo no tengo blog y mi conocimiento del tema se limita a media docena que me han recomendado amigos- me he topado más con exabruptos o ping pongs dialécticos que con comentarios enjundiosos.

En fin… entiendo que tiene que haber de todo, pero a mí, para charlar por charlar me gusta más el formato de los foros. Los blogs me parecen más adecuados para informarse o reseñar.


3 comentarios

  1. Por su programa Arte Alfa, me abrió un mundo nuevo de los comics con el que a esa temprana edad y lo poco que había visto ni me imaginaba, tengo grabado ese programa a fuego en la memoria, lo recuerdo con una gran nostalgia. Que pena que no tenga blog, quizás el programa de radio era como un gran blog xD si no le molesta que comente por que foros se pasa, que siempre sería un placer leerle otra vez, de verdad.

    Una lástima que el Salón del comic de Vigo no fructificase.

    Y si está leyendo esto, felicitarle por hasta donde ha llegado en el mundo del comic, se notaba ya de aquella que era un apasionado, y se lo ha merecido!

    Fenomeno, que eres un fenomeno!

    Saludos desde Vigo!

  2. Pingback: Esther y Purita « Biblioteca de Piedras Blancas