Reseñas — 21 noviembre, 2006 at 8:12 am

Supreme Power (J.M. Straczynski & Gary Frank)

by

Supreme Power fue publicado en los EEUU como una serie regular en formato grapa durante 18 números. Panini ha decidido publicarlo en tres volúmenes separados a lo largo del 2006, englobando algo parecido a arcos temáticos.

supreme_3.jpg
Tomo 17x26cms, tapa blanda con solapas, 144 páginas a color


La serie pasa por ser una puesta al día del Escuadrón Supremo, grupo de superhéroes de Marvel. Hagamos historia para situarnos minimamente. En Noviembre de 1969 aparece en The Avengers #70 el Escuadrón Siniestro un supergrupo de villanos contra el que se enfrenta los Vengadores. Este grupo está compuesto por una serie de personajes basados en la Lija de la Justicia de América de la competencia, DC Comics. Algo más tarde en The Avengers #85 y #86 (marzo y Abril de 1971) aparece por primera vez el Escuadrón Supremo. Se trata de un grupo de héroes de un mundo paralelo que incluye las versiones heroicas de los cuatro componentes del Escuadrón Siniestro visto meses antes. El Escuadrón tiene más miembros y todos siguen estando basados en personajes de la JLa de DC, aunque con diferentes nombres y uniformes. Durante años han realizado diferentes apariciones por el Universo Marvel y protagonizaron una miniserie entre septiembre de 1985 y agosto de 1986.



Por algún motivo Marvel decide relanzar el Escuadrón Supremo en su sello MAX bajo el título de Supreme Power. Este es el punto en el que arranca esta serie. Trata de una puesta al día del concepto del Escuadrón, no tanto como supergrupo sino de superindividuos en una Tierra real ajena al Universo Marvel clásico. Este nuevo planteamiento viene acompañado de tintes “adultos” tal y como lo entiende Marvel cuando lo aplica a los superhéroes, esto es, control gubernamental o militar, ausencia de valores para los superseres, más volencia y la aparición puntual de pechos desnudos o traseros. Vale, no seré malo, también se toman su tiempo para mostranos las motivaciones de los personajes, su desarrollo y la acción está bien dosificada.

supreme_2.jpg


Aunque no me gusta desvelar tramas en las reseñas os advierto que en las próximas líneas puedo desvelar algunos momentos de los tres tomos de Supreme Power. No serán destripes duros pero si realmente no quieres saber nada de nada salta directamente al siguiente párrafo. La serie aranca con la llegada de una nave a la Tierra al más puro estilo Superman. De allí surge un niño que rescata una pareja. El gobierno interviene llevándose al niño y ocupándose de los padres. Paralelamente a la llegada del meterito-nave se ponen en marcha algunos acontecimientos que dan lugar a la aparición de superseres. La miniserie se centra fundamentalmente en Mark Milton/Hyperión, el Borrón, Halcón Nocturno y el Dr. Spectrum. La columna vertebral de la historia es Mark Milton, un auténtico Superman criado por el gobierno de los USA para ser para ser el héroe perfecto, heróico, modélico y al servicio de su país. Frente a este contrasta Halcón Nocturno un humano entrenado hasta el límite y con una ética y moral de matices muy peculiares. Los otros dos personajes son el Borrón, un velocista de buena voluntad y me a trevería a decir que el único personaje en esta serie que no conspira y, por último, Dr. Spectrum, un militar de carácter algo huraño que en una prueba adquiere control sobre un prisma extraterrestre.

La historia enseguida nos muestra que se van a tomar su tiempo en componer a cada uno de los personajes, a veces en exceso dando la sensación de que la serie no acaba de avanzar o de que va en círculos. La idea de comic más realista o maduro (por lo de la línea MAX, me refiero) pasa por un gobierno o cúpula militar, o parte del ejército, manipulador que quieren mantener a los superseres bajo su control para ello utiliza cualquier método disponible, extorsión, mentira, manipulación. La diferencia no va mucho más allá de lecturas como The Ultimates. Los personajes son otros y hay que darlos a conocer pero a partir de ahí pocas diferencias de concepto. Lo que realmente parece prometer en estos tres tomos es la evolución del personaje de Hyperion, abriendo los ojos a quién es, su posición moral respecto a su país o, incluso los humanos. Por un momento parece que Hyperion ha leído Miracleman (¿o quizás Straczynski?) pero cuando parece que puede pasar algo más de repente STOP. Marvel cancela la serie y la traspasa de su sello MAX a una clasificación para todos los públicos.

supreme_1.jpg


La serie reaparece como Escuadrón Supremo en los USA (aquí no ha aparecido todavía) y después de seis números se puede ver como a prevalecido la idea de establecer un supergrupo al uso. De acuerdo, son más bestias, tienen mal carácter y muchos no se soportan pero el desarrollo difiere de la propuesta de la serie Supreme Power. Además ha aparecido un crossover con la línea Ultimate, Ultimate Power, lo cual no hace sino reafirmar lo comentado arriba su similitud conceptual a The Ultimates. Dicho sea de paso que The Ultimates me parece bastante más entretenida. Straczynski tarda en desarrollar todo como si se tomara tiempo para algo que no acaba de pasar, hay buenas ideas pero no acaba de surgir nada novedoso sino una mezcla que suena a leído con anterioridad. Gary Frank tiene un dibujo realista , pulcro, espectacular pero es algo estático y no acaba de transmitir emoción. Además repite las caras, no puedo evitar leer Supreme Power y pensar que hay personajes que aparecían en Midnight Nation de los mismos autores.

En resumen, una lectura a ratos entretenida que promete más de lo que da. Una lástima porque los ingredientes eran buenos.

2.JPG
Interesante, pero no resiste una purga por motivos de espacio




Iñaki

7 comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con tu reseña. La pena es que una vez leído el tercer tomo, la valoración de los dos anteriores baja bastante, poruqe es cierto que este cómic promete más de lo que da.

  2. Lo que no entiendo es porque se le da tanto bombo a Straczynski, no digo que sea mal guionista, pero si me dieran a elegir entre su escuadrón supremo y el clásico de Mark Gruenwald, aunque sea comparar dos cosas distintas, sin duda que me quedaría con el ultimo, un comic hecho con mucho oficio, sentimiento y cariño. Recuerdo que cuando Gruenwald murió, se comento de que se editaría un edición con sus cenizas en la tinta, pero no se cuanto de cierto hay en ello.

  3. Pues yo no estoy de acuerdo para nada. A mi esta serie me está encantando. Algún día explicaré las razones, que ahora no me apetece… xD

    FOXXXXXXXXXXXXXXXX

  4. Yo creo, que Straczynski tenía una idea hacia la que dirigirse y que era la que me había creado espectativas.El cambio de la línea MAX a la normal me parece que es el deseo de Marvel de rentabilizar (€€€€€€) Supreme Power por más tiempo. Este cambio fuerza a Straczynski a cambiar de rumbo. Lo que al principio parecía una serie de 30 ó 50 números con un final pensado cambió sobre la marcha. Esta es mi teoría de la conspiración.

  5. Ximo, tenía esto preparado para hacer un post, pero creo que ya son “old news”, así que lo dejo aquí. Lo encontré en Comic Book Resources.

    “El célebre guionista Mark Gruenwald murió a la temprana edad de 42 años, en 1996, y uno de sus últimos deseos fue que su cuerpo fuese incinerado y sus cenizas mezcladas en la impresión de un comic-book. El por aquel entonces editor en jefe de Marvel, Bob Harras y Catherine, la viuda de Gruenwald, decidieron que el cómic en cuestión sería la mini-serie del Escuadrón Supremo titulada Muerte de un Universo, en cuya realización el autor había puesto un considerable entusiasmo. Según Harras “esto es algo que él quería de verdad, porque realmente amaba los cómics. Quería ser parte de su trabajo en sentido muy real”.
    Queremos indicar a los fetichistas que sólo la primera edición está mezclada con las cenizas de Gruenwald, no dejéis que os den gato por liebre.”

  6. Gracias por la interesante y extensa información Tio Berni, siento haberte fastidiado lo del post. Siempre he pensado que muchos autores de hoy en día, sobretodo del mainstream, deberían de seguir ejemplo y demostrar un poco mas de corazón y cariño por sus obras.

  7. Nada Ximo, no has estropeado nada, la noticia ya era más o menos conocida (lo comentaron en Cosas de Frikis), y hay más temas sobre los que escribir que tiempo para hacerlo. No sé, yo creo que en general este es un medio donde casi todos entran por amor al arte, otra cosa es que luego “les seduzca el lado oscuro”. Pero es bonito ver que hay gente, como Gruenwald, que realmente lleva el cómic en la sangre hasta ese punto…