Reseñas — 11 febrero, 2008 at 10:10 am

¡Chhht! (Jason)

by

Portada
¡Chhht! (Jason). Astiberri, 2002. Rústica. 128 págs. B/N. 12 €



Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Como todo, esta frase hecha es relativa, si tendemos a ponerlas bajo un microscopio o queremos llevar las situaciones al límite, pero en general, bien pudiera ser así. Pocas cosas hay, al menos que tengan relación directa con esta página, como una historia bien narrada, con palabras e imágenes que nos aportan, como lectores de tebeos, lo mejor de ambas posibilidades (a veces, también lo peor, pero seamos hoy optimistas). Aún así encontramos, al menos, una tercera vía ¿qué sucede cuando nos encontramos con una historia que prescinde absolutamente de la palabra escrita?
Así es este ¡Chhht!, que nos pide silencio desde el mismo título, en el que su autor, el noruego Jasón nos invita a pasearnos por un tomo en el que todo es dirigido desde el dibujo, permitiéndose el lujo de incluir algún signo o la licencia de alguna onomatopeya de sonidos, pero sin más concesiones a lo escrito.

En este tomo, editado por Astiberri, con la calidad acostumbrada, nos encontramos ante una serie de historias cortas con un sustrato común: el temor del ser humano hacia y al enfrentarse con sus propios miedos y dudas, entendiendo por tales las preocupaciones más profundas de su ser. ¿Cómo puedo vences una soledad no deseada? ¿Cómo convivir con una muerte que sé cercana que me acompaña y acecha en cada paso? ¿Cómo afrontar una paternidad desconocida? ¿Seré, soy buen padre? ¿existe la felicidad más allá de la mera palabra? ¿Se puede comenzar de nuevo a partir de unas ruinas humanas? ¿Y cambiar el ser desde el estar? ¿Cuánto tarda en recomponerse un corazón despedazado? ¿Uno deja de ser invisible a través de sus actos? ¿Se puede acabar con el yo insatisfactorio?

Todas estas cuestiones nos las plantea Jason, o al menos eso creo yo, en sus historias desde lo que parece ser la más absoluta desesperanza, con dolor hondo, pero con ganas de encontrar una respuesta intentando llegar algo más lejos, consiguiéndolo a veces y otras, al menos, atisbando un posible final, que bien puede convertirse en un nuevo inicio. Tampoco falta cierta dosis de sentido del humor para tomarse las situaciones adversas con perspectiva, pero el tono de este volumen no es, ciertamente, humorístico.

Interior



Siendo el apartado gráfico la parte fundamental en estas historias, hay varias cosas que llaman la atención: prácticamente todas las páginas, alguna excepción queda, están formadas por una retícula fija de 2×3 viñetas, en riguroso blanco y negro, sin grises intermedios que nos ayuden a digerir la intensidad de lo allí expuesto. La otra es el uso de personajes antropomórficos: el protagonista es una especie de cuervo de grandes ojos vacíos, sin pupilas soñadoras, aterradoramente huecos y tristes. Nos expone ante momentos de felicidad o sentimientos muy próximos a ella, pero este personaje principal no parece llenar nunca sus ojos con algo cercano, ni siquiera a la alegría. Parece estar en la intuición que no durará mucho y, partiendo de esa certeza, no puede dejar de pensar en el futuro que, con seguridad, traerá de nuevo la debacle, el temor, a esta vida, este precioso instante que ahora vive, pero que no disfruta. Estas expresiones están absolutamente conseguidas, y por consiguiente, la transmisión de esos sentimientos, por alguno de los cuales hemos pasado, pero es tanta y tan grande la desolación y la tristeza que en determinados momentos ha hecho que me sintiese totalmente desplazada de la historia que se contaba. Supongo que el autor ha vertido en este tomo sus (o parte de) sensaciones y sentimientos más profundos, tal vez, utilizándolo como vía de escape: un duro, durísimo ejercicio ce sinceridad, filosofía propia de la vida y de las relaciones humanas, que por momentos emociona, llevándote en volandas hasta la conexión empática, y que en otros, como he comentado, me desplazó fuera de su particular universo.

De ahí que me haya costado (mucho más que en otras ocasiones) el llegar a una conclusión respecto a este álbum, al que le tenía muchas ganas y que, en su conjunto, ha resultado una pequeña decepción, pero que deja con mucha curiosidad para acercarme a sus próximas obras.


2.JPG
Interesante, pero no resiste una purga por motivos de espacio


Mar


Etiquetas

6 comentarios

  1. Mumble mumble…Así en frío y sin meterme en analisis profundos, servidor le habría dado tres antifaces (mínimo!)…Mi favorito sigue siendo, eso si, HEY WAIT… y el THE LEFT BANK GANG me pareció simplemente correcto…Pero eso, la narración y la manera de abordar según que temas me parecen morrocotonudos y, por momentos, incluso me parece simplemente geniaul (la hsitoria del brainstorming post ruptura en que el protagonista se regodea en varios posibles “y si…” me aprece de antología), no suele pasar más de año y medio antes de que me vuelva a encontrar con este tomito en las manos disfrutándolo muy mucho, pero también comprendo que pueda resultar arido, es negro, negrísimo, negro…
    (smoks mil y ánimos millón)

  2. Hola, R!!

    Tengo muchas ganas de pillarme el Espera … que comentas (porque es el mismo, verdá?) y lo mismo-mismito me pasaba con éste. Espero que la historia no se repita, porque no me quedará más remedio que echarte la culpa-culpita :-)

    Besitos por trillones

    P.d. No es que sea árido, pero a lo de negro-negrísimo sí me apunto

  3. (mmmm…no árido no era la palabra, tampoco frío…es esa otra palabra…eh…uh…pasalopalabra)…Sobre el Espera pues digamos que tiene menos pinceladas de humor(?) y se clava cosa fina, pero eno… Aún así tampoco sería la primera vez que lo recomiendo y no alcanza las expectativas, así que, si va a culparme…no lo lea…NO LO LEA!!! (es coña, pero si que es más durete)

  4. A mí me gustó este tebeo, aunque ya no recuerdo demasiado de él, así que no debió de gustarme tanto… En general me gusta más el Jason “ligero”, el que mete tramas policiacas y tal en sus tebeos. Técnicamente me parece un crack.

  5. Por cierto, que me acabo de enterar, Jason será el próximo autor de cómic en serializar una historia en The New York Times.

  6. A mí me encanta esa forma que tiene de ponerte en situación, de manipularla y finalizarla. Es de esos autores que consigue atraer tu atención como lector, aportando un frescura y creatividad que ya les gustaría a muchos otros. Y como muy bien dice Tio Berni, técnicamente es una maravilla.