Reseñas — 24 noviembre, 2006 at 10:11 am

Pyongyang (Guy Delisle)

by


Pyongyang (Guy Delisle). Astiberri, 2005. Rústica. 184 págs. B/N. 18 €


Hace ya unos meses que leí Pyongyang y fue una sorpresa muy grata, refrescante y divertida.
Es la historia, contada en primera persona, de Guy Delisle, el propio autor, durante un viaje de trabajo a la capital de Corea del Norte. En esta ciudad va a colaborar en el SEK (Scientific Educational Korea) donde elaboran películas de dibujos animados con un carácter fuertemente político-educativo dentro del sistema y, sobre todo, para “hacer entrar divisas extranjeras (principalmente francesas) en el país” como nos explica el propio “señor Guy”, como es llamado por su guía-intérprete-vigilante-exmilitar de turno.
Todo esto no es sino una excusa perfecta para elaborar todo un muestrario de situaciones “de choque cultural” que nos resultan delirantes, extrañas, caóticas y desquiciantes … vividas y contadas por el protagonista con un sentido del humor más que admirable, que hace que tengamos durante todo el tiempo que dura la lectura, una sonrisa cuando no se nos escapa alguna que otra carcajada. Y esta lectura, agradabilísima, se resuelve en lo que podría parecer un instante, pues te dejas llevar como si tal cosa, con fluidez y naturalidad, esperando que le sucedan más y más cosas raras y que te las cuente todas. Yo nunca he vivido en el “extranjero”, pero cualquiera que haya pasado por una experiencia similar, que se lea esta pieza y verá qué bien está todo relatado y retratado, pues el dibujo, que a primera vista puede ser simplista, no es nada simplón: nos ofrece todo tipo de detalles sobre todas y cada una de las vivencias, del paisaje humano y urbano, y de tal manera, que te implicas en la narración e, incluso, te parece que has pasado por situaciones similares de lo genialmente transmitidas que están: llegan a ser familiares.




Dentro de esas historias y sin destripar absolutamente nada, nos encontramos, por ejemplo, en la primera página con una vista general del edificio del aeropuerto, con un retrato del lider, amo, dueño y señor de toda Corea del Norte (la comparación inevitable con el “Gran Hermano” de George Orwell) que va a estar omnipresente por todas las partes y en la mayoría de las anécdotas, como la increíble del que le sucede a Delisle con un espejo; las personas “voluntarias”; sus “charlas” con el guía; sus problemas con la música … También nos encontramos con las experiencias de otros: extranjeros, occidentales y muchos de origen chino, que están realizando trabajos para el gobierno, los primeros exportadores, cooperantes, trabajadores de las diferentes embajadas… y cómo son sus relaciones con los norcoreanos y entre ellos, que a veces, son fluídas y cordiales, y otras, asépticas, sin más.

Por todo ello, y por muchas más gratas sorpresas que se pueden encontrar, recomendamos esta obra, sobre todo para quien quiera pasar un buen rato con una lectura amena, divertida y disfrutar con unos dibujos muy expresivos y que transmiten perfectamente todas y cada una de las experiencias vividas por el autor.

4.jpg
Excelente, tebeos como este hacen grande el cómic

Mar

Etiquetas

21 comentarios

  1. Me lo apunto, gracias

  2. Y espero que lo disfrutes!

    Besitos

  3. Una obra que me gustó sobremanera. Con la amenidad que demuestra Delisle con su descripción directa y su velada ironía, descubrimos un país como Corea del Norte, desconocido y hermético para los occidentales. Una obra muy recomendable para cualquier paladar.

  4. Pingback: Entrecomics » Blog Archive » Shenzhen (Guy Delisle)

  5. Perdona…dónde encontraste el libro? Me gustaría conseguirlo

  6. Hola, Darius!
    Pues en cualquier tienda especializada, en La Casa del Libro o en la FNAC. También suelen tenerlo en la sección de cómics (Tebeoteca o Comicteca) de las bibliotecas públicas, donde además, puedes hacer uns desidereata (una petición de compra por parte de la propia biblioteca, aunque suelen tardar un montón). Lo más rápido será buscarlo en una tienda de tebeos o encargarlo en una librería donde tengas confianza.

    Espero haberte ayudado!!

    Besitos

  7. Pingback: Crónicas de un escéptico » Archivo » Prueben desde el cómic

  8. this is a magistral book i love it

  9. algún otro de temática social/historico

    Yo compre hace poco MAUS, y dos de Joe Sacco, Palestina y Gorazde.

    Si alguien me pudiera recomendar algún otro.

    Gracias por adelantado y un saludo a todos

  10. Jose, yo te recomendaría la guerra de alan de ponent mon, trata sobre las andazas reales de un soldado americano en la segunda guerra mundial, aunque te advierto que la traducción es mala.
    Otra maravilla es el fotografo, de glenat, que intercala fotos y viñetas y trata la incursión de medicos sin fronteras en afganistan. No se me ocurren mas ejemplos pero puede haber muchos más, joe sacco es quizás el más significativo

  11. Jose:
    a las recomendaciones del mail y a las de Miguel, puedes sumar los de Eisner sobre las diferentes guerras o sobre la vida de los judios y/o inmigrantes en Nueva York, aunque como ves, la lista sigue creciendo …
    ;-D

    Besitos

  12. he terminado de leer Pyongyang de Guy delisle hace unos días y he de decir que se trata de una obra o novela gráfica notable. El hecho de que fuera nominada para el premio Eisner y a la obra extranjera en el Salón del comic de Barna 2006, no se hasta qué punto tiene que ver con connotaciones que pudieran ir más allá de la ilustración. Quiero decir que: al igual que otras obras gráficas que conozco (Persépolis de Marjane Satrapi), esta tiene la cualidad de informarnos sobre realidades de nuestro mundo con una capacidad mayor que algunos reportajes periodísticos sobre el tema o asunto tratado. Sabemos que Corea del Norte es el último país “puramente” estalinista del planeta, pero sabemos gracias a esta obra gráfica cómo se materializa ese carácter en su capital. Pero hay mucho más en esta obra: los intereses de las empresas extranjeras, la complicidad china, la incóginta de los campos de aislamiento…
    Gráficamente es una gozada. Cumple su objetivo objetivista. Con un amargo escepticismo humorado y Orwell como lectura de cabecera, su protagonista, su autor, nos hace sonreir, y si no fuera una realidad constatable, sería una obra de humor. Pero no, no es una obra de humor. También su estructura en secuencias, con un inicio y un remate cada dos o tres páginas, encadenándose nuevamente en la siguiente, nos permite colocar el separador, reflexionar y volver a su lectura nuevamente con el interés renovado y multiplicado. Completamente recomendable.

  13. Hola, Javier!

    Por si no lo sabes, Delisle tiene publicados en nuestropaís dos tebeos más de similares características, contando sus tribulaciones en zonas y situaciones “exóticas”, siguiendo este tratamiento que tanto te ha gustado en Pyongyang:

    El primero en realizarse, Shenzen:

    http://www.entrecomics.com/?p=1674

    Y el último de este tipo, que yo conozca por ahora:
    Crónica Birmanas

    http://www.entrecomics.com/?p=18730

    Muchas gracias por tus comentarios y espero que la info, si no la conocías, te resulte interesante ;-D

    Besitos

  14. Pingback: Cas típic 677: noi liagrada noia, noi visita Pyongyang « Pons’s blog

  15. Pingback: Como es Corea del Norte? - Burbuja Econmica

  16. Pingback: Cómics en clase de Historia « Dos Centurias – Historia del Mundo Contemporáneo

  17. Pingback: El còmic mereix més « Tres quarts de dotze

  18. Este cómic cultiva casi todos los mitos y falsedades de Norcorea. La realidad sobre este país es hoy más conocida que nunca. Así que los tópicos, la propaganda, el panfleto,… se van hundiendo por su propio peso.

  19. Pingback: Shenzhen | Leer y Viajar

  20. Una crónica escrita por alguien que realmente estuvo ahí, no es un panfleto publicitario esgrimido por alguien que cree saber realmente lo que ocurre ahí, cuando no ha puesto el pie nunca en ese país. Gracias a crónicas como esta, la realidad sobre Corea del Norte es mas conocida y no hace falta tragarnos histéricas reacciones por parte de gente que defiende a ultranza un sistema político y que no admite crítica alguna.