Opinion — 12 noviembre, 2006 at 10:22 am

¿Son los cómics para niños?

by

Quien más y quien menos de los que pululamos por estos entornos, hemos oído trillones de veces esa frase: “¿¡ Lees tebeos?!. Eso es para niños pequeños!!” acompañada, por lo general, con un gesto socarrón o una mirada de mala baba disfrazada de ternura, o sin ninguna sutileza, mirándote y perdonándote la vida por leer “eso” que no leería ni un niño chico.
Y nada más lejos de la realidad.
NO hay cómics para los niños pequeños.
Me refiero a tebeos especialmete creados para niños pequeños: hay cuentos para toda la etapa infantil de todo tipo, formato, temática y siempre, acompañado de ilustraciones -también de toda clase. Parece ser el caldo de cultivo ideal para que el tebeo tenga su primera explosión editorial, y, sin embargo, nada más lejos de la realidad.
Me resulta, cuando menos curioso, que te recrimen algo que ni siquiera existe.

Pensamos que los niños pueden leer a Mortadelo, Zipi y Zape, Asterix o Tintin … todos esos personajes con los que hemos crecido y que son adecuados para su edad. Pero no lo son. Todos los hemos leído, más bien mirado, en cuanto caían en nuestra manos y los devorábamos con avidez, pero eso no quiere decir que nos enterásemos ni de la mitad de lo que se pretendía con la historia.
No estoy hablando de chiquillos de doce años. Hablo de cuando empezamos a leer, a coger gusto por leer, papel en el que los dibujos tienen un valor fundamental como soporte y ayuda, hilo conductor de la historia. Es justo en ese momento cuando los cómics deberían empezar a despuntar: si los personajes hablan o piensan, ¿por qué no hacerlo en bocadillos, en vez de en líneas de diálogo en la página? pero no sucede. ¿Por qué?
En estas edades, la mayoría de las familias regalan muchos, o al menos bastantes más, libros que en cualquier otra edad y los niños son estupendos receptores de historias. Todos tenemos la idea que es buenísimo para el peque desarrollar el gusto por la lectura e incluso, vamos a tiendas especializadas a que nos indiquen tal o cual cuento adecuado para la edad en cuestión o “perdemos” tiempo ojeando multitud de posibles compras hasta que nos decantamos por el que nos parece que más le puede gustar, adecuado a su edad, bien editado, medianamente resistente e impactante: con desplegables, brillantes colores, … que sea atractivo, en suma: queremos que nuestro libro le encante y lo disfrute el mayor tiempo posible. Queremos que el niño tenga ganas de que se siente con nosotros, “que seamos su tía favorita” y, para ello, le contamos la historia que le acabamos de regalar tantas veces como nos lo pide cada vez que vamos de visita.

Y es que los libros con ilustraciones -y según este planteamiento, por tanto- los tebeos son atractivos para el niño. Y mucho. Cuando están aprendiendo a leer, pueden “leer” porque siguen la historia a través de las ilustraciones: haciendo sus propias composiciones y desarrollando su imaginación, cubriendo las lagunas que se le puedan crear al no poder seguir la historia totalmente. ¿Pero qué sucede cuando ya leen con relativa naturalidad? Pues parece ser que en ese momento, decidimos que ya no es necesario que se le sigan comprando ni libros preciosos y regulares ni de ningún tipo: ya no nos sentamos con ellos en nuestro regazo ni esperamos ese beso de final de la historia. Es que ya son grandes y eso no les gusta. ¡Claro que no les gusta!¡Han crecido! Los niños tiene la mala – y sana- costumbre de crecer y dejar de ser “monísimos y taaaaaan graciosos”… pero eso no quiere decir que no sigan disfrutando de la lectura. Y es en este momento cuando tienen un mercado de superhéroes y personajes de manga a su disposición, aunque la mayor parte de las veces, no están dirigidos a ellos, ni muchísimo menos. A través de la televisión y de las películas (en ningún momento nos olvidamos del fenómeno Disney o, más recientemente, Pixar, y su competidora -pero semejante- DreamWork) les llegan multitud de nuevos personajes con una cantidad ingente de productos de merchandising, entre los que se encuentran los -de nuevo- cuentos y, ahora sí, cómics.
Está claro que la mayoría de los pre-adolescentes disfrutan mucho con la lectura de los tebeos de superhéroes, en los que la diferenciación del bien y del mal es bastante clara (aunque muchas veces prefieran a los villanos) y también es evidente la preferencia de los chicos por un tipo muy determinado de héroe, Lobezno o La Liga de la Justicia, y el de las chicas, las SuperNenas o las Witch, en el que las heroínas son, además, guapas y modernas… pero, ¿es adecuada la lectura de estos tebeos a estas edades? O, planteada de otra manera: ¿están creados estos cómics para este público? Porque no habría que confundir dibujos animados con material para niños: aquí podríamos entrar/volver al debate de si todos los dibujos animados y anime son para niños: ¿Los Simpson son para niños? ¿Y Spiderman? ¿Lo era Candy-Candy? y la clara diferenciación por sexos. Lo que, desde luego y generalizando, es evidente es que una gran mayoría del público adulto, selecciona sus tebeos de adulto por lo que ha ido leyendo desde pequeño: no es de extrañar que exista toda una generación de lectores de manga, aunque sí me parece extraño que nos llevemos las manos a la cabeza -quien lo haga- porque esto ocurra. El manga no es el demonio que viene a destronar al ángel del cómic europeo, por ejemplo: es sólo un reflejo del poder de una campaña feroz y perfectamente orquestada de introducción de un producto que, hasta hace bien poco, era escaso.

Pienso que en estas edades se dan las condiciones esenciales para que los cómics brillasen con un esplendor propio, y sin embargo, pasan sin pena ni gloria y eso, en el mejor de los casos, puesto que en realidad, casi ni existen.
Asi que cada vez que oigamos a alguien decirnos “¿estás leyendo un tebeo? eso es para niños” ya sabremos con seguridad, tal vez con un poquito más de seguridad que antes, que esa persona no es que no haya leído un cómic en su vida, es que no tiene ni idea de lo que está hablando.

Mar

17 comentarios

  1. Buen post Mar, pero creo que yo sí que he leido un cómic para niños, se llamaba: Don Miki. ¿Alguien lo recuerda? Eran tomitos que englobaban historias de Tío Gilito, Donald y sus sobrinos, Daisy, Mickey, Minnie, Pluto o Goffy. Eran relatos sencillos y divertidos que podías leer una y otra vez. Todavía conservo una caja llena de ellos en un armario. Debatamos, ¿Realmente no hay cómics para niños? ¿Don Miki lo era?

  2. Pero Don Miki ya no existe! Antes sí había cómics para niños ahora… escasos.

  3. Yo lo que creo, sin conocer nada, es que aquí no hay mucha cultura de comics para adultos. A mí, sin ir más lejos, no me llaman la atención para nada los típicos comics de superhéroes. Pero claro, es que ahora estoy descubriendo el manga.

  4. Tienes toda la razón Mar en el punto que comentas de que, los adultos que menosprecian todo lo que gira en torno al tebeo y quien lo lee, realmente no saben de que hablan. Todo radica siempre en el desconocimiento del producto, porque, ¿alguien es capaz de opinar de alguna obra, y llegar a una coclusión, positiva o negativa, sin habérsela previamente leído? ¿Cómo pueden llegar al razonamiento de que es sólo para niños? ¿Solamente por el mero hecho que eran cosas que leían cuando ellos eran niños, y luego no continuaron haciéndolo?

  5. Yo vuelvo a releer ahora los comics de superhéroes que guardo de mi “año uno” y me sorprendo de la mierda que me parecen. Pero auténtica basura, vamos. A ciertas edades la exploxión de colores, trajes y frases rimbombantes excita de una forma que sólo una década después es imposible repetir.

  6. Si los padres leen, los niños leen. Esto va a misa. Por esta regla de tres… Pues si los padres leen comics, los hijos leerán comics.

    Yo he presenciado situaciones en que los padres que leen, y les ven a sus hijos con un comic en la mano, le dicen que dejen esas tonterías y que lean una cosa como Dios manda: que sea útil. Pienso realmente, que para que un niño lea comics o tebeos, se tienen que dar muchas casualidades, una cosa esencial: que le gusten y busque su camino si le dejan.

    Mar, para saber del futuro del comic, del auge que hay ahora, debemos esperar una generación.

    En el fondo, lo que creo, es que es una lectura para minorías, como la Poesía.

    Besitos :)

  7. Estoy de acuerdo contigo, Mar. Es el desconocimiento de la gente el que provoca que tachen los cómics de “lectura para niños”, cuando casi nunca lo son. No sé en tu entorno, pero en el mío, hay pocos lectores. Da lo mismo que sean cómics (¡son para niños!), libros de ciencia ficción (¡son para raros!), o tochos gordísimos (¡buuuff, menudo rollo!). Y todos opinan sin saber.
    Tengo amigos que creen que leer libros es “perder horas de su vida” y otros que se jactan de los años que han pasado sin leer, desde COU y siguen sumando. Y con semejantes adultos… los cómics seguirán siendo, como dice Yorkshire, una lectura de minorías.
    Un besico, maja :)

  8. Yorkshire, estoy de acuerdo en que, de momento y en España (porque sólo hay que mirar por encima de los Pirineos para ver que no en todas partes es así), los cómics son una lectura de minorías. Pero sin embargo son mucho más inmediatos que la poesía (que también merece su panegírico) y tienen a favor, de cara al público general, que son un medio muy visual, que es lo que prima hoy en día. ¿Por qué no triunfan? Por ignorancia y prejuicios, como apunta Mar en el post. Creo que los cómics lo tienen todo a favor para ser un medio de masas, pero les falta la promoción que otros medios sí tienen. Con las últimas adaptaciones cinematográficas parece que hay más gente que se está acercando a los tebeos. Ahora sólo hace falta que las editoriales inviertan en captar nuevo público…

  9. En realidad, parece que cada vez, el mercado va dándose cuenta y autores “importantes” comienzan a realizar tebeos con claro destino infantil (que seguro que también pueden ser disfrutados por el público adulto).
    Y, evidentemente, los hijos de los hoy lectores adultos de cómics, seguramente los leerán … o terminarán vendiendo la herencia familiar por pura lucha o desplante generacional :-D
    Veremos si la siguiente hornada continua los pasos…
    ¿Quedamos dentro de, pongamos, quince años el algún lugar para comparar notas … y hablar de nuestros achaques?

    Besitos

  10. Pero…¿cuánto vende Witch? Witch es tebeo para niños y niñas, con más niñas que niños entre su público.
    ¿Cómo le va al Mister K? de fábula, creo.
    ¿Y la industria del manga? Los chavales entran al manga, ¿no?´.
    Son preguntas retóricas a mi propia respuesta: creo, Mar, que sí hay tebeos para chavales. Pero no nos confundamos… el Don Miki era para mí, que lo leía en los setenta mu chaval. Un chaval de ahora lee ese nuevo producto, fresco para él, pensado para él, no para mí, que ya tengo treinta y bastantes. Y por eso puede que ni lo considere en mi censo, y desde luego no me interesa como lector Witch… pero está ahí, y arrasa. Y es historieta (que, claro, como lenguaje, admite lectores y temas de todas las edades)

  11. “¿Cómo le va al Mister K? de fábula, creo.”

    Acabo de leer que este mes saldrá el último número de Mister K. por falta de ventas. Lo dicen en un blog y no hacen referencia a la fuente, así que cojo la noticia con pinzas, pero de ser así, es preocupante. Si la única editorial que ha sido capaz de mantener una revista en el mercado durante los últimos 25 años, y además de humor, no consigue captar a los niños, apaga y vámonos.

  12. Hola: entro muy seguido a este blog si bien nunca he dejado un comentario ya que no creo ser un gran ni pequeño conocedor del cómic y el 90% de los cómics que aquí se mencionan no los he leído (tendré que empezar a hacerlo). Pero con respecto a este tema de si hay o no cómics para niños, uno de los primeros trabajos que leí fueron Los Pitufos cuando tenía 5 o 6 años, y hasta el día de hoy desempolvo esas viejas revistas y al leerlas me parecen igual o incluso más geniales.

  13. qué triste, berny…habrá que preguntar al infalible Pons ;)

  14. No es que no haya habido o que no haya ningún tebeo orientado al público infantil, lo que digo es que hay muy pocos y, en general, poco adecuados a las primeras edades de lectura, mientras que la literatura infantil está experimentando un auge más que notable de un tiempo a esta parte…

  15. Por supuesto que los cómics no son sólo para niños, si fuese así no existirían cómic clasificados por edades.

    Tampoco habría cómic XXX, ni cómic de terror, ni tiras cómicas en los periódicos, ni salones del cómic, ni cómic con historias basadas en la Historia, ni cómic con historias basadas en músicas de Wagner,…

  16. Pingback: Entrecomics » Blog Archive » ¿Por qué nos gustan los cómics?

  17. wuaooooooooooooooooo no encontre lo que queriaaaaaaaaa qu eperdida de tiempo

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>