Artículos, Noticias — 8 enero, 2016 at 1:40 pm

Festival de Angulema: el Gran Premio se envuelve de polémica sexista

by

 

¿No existen mujeres merecedoras de un Gran Premio de la historieta? El Festival del cómic de Angulema (Francia) el más importante del sector en Europa, ha desatado una fuerte polémica con la presentación, el pasado 5 de enero, de los 30 aspirantes a recibir este preciado galardón. Entre esas tres decenas de seleccionados no había ninguna mujer.

 

Al poco de darse a conocer la lista, los eventos se precipitaron. En las redes sociales se levantaron muchas voces críticas; una de las primeras, la de la autora norteamericana Jessica Abel que secundó un boicot al festival desde su cuenta en Twitter y en Facebook. A su vez, algunos de los candidatos al Gran Premio, mostraron su disconformidad con la lista y pidieron a la organización que retirara su candidatura. Al cabo de unas horas, diez de los seleccionados ya habían pedido que se retirara su nombre: Riad Sattouf, Joann Sfar, Etienne Davodeau, Christophe Blain, François Bourgeon, Pierre Christin, Daniel Clowes, Charles Burns, Chris Ware y Milo Manara. Con un tercio de los nominados autodescartados, el galardón había quedado seriamente puesto en entredicho.

 

El colectivo de creadoras de historieta contra el sexismo, que agrupa cerca de 200 artistas, hizo un llamamiento de boicot a los premios que se extendió con un hashtag propio: #WomenDoBD (las mujeres hacen cómics).

 

01_fibd_angulema

 

La polémica traspasó el mundo de la historieta. Se sumaron declaraciones de políticos y la presión sobre el festival de Angulema (FIBD) fue tal que un día después, el 6 de enero, la organización se vio forzada a rectificar y anunció que añadiría autoras a la lista de 30 autores masculinos ya conocidos. Un medio tan prestigioso como Le Monde lanzó una alerta informativa a todos los usuarios de su app informando del cambio de postura del FIBD. Prueba inequívoca de la relevancia informativa del asunto.

 

El FIBD se disculpó con un comunicado oficial en el que asegura que el festival de Angulema quiere a las mujeres pero no puede “cambiar la historia” del cómic. Lo que viene a decir la nota es que la historieta ha sido, tradicionalmente, un medio dominado por los autores masculinos y eso se refleja en los aspirantes a un premio que reconoce los méritos a toda una carrera.

 

La organización subraya asimismo que sí había nombres de autoras propuestos inicialmente pero que cuando se votó para la selección final de 30, no recibieron votos suficientes.

 

Se barajó la posibilidad de añadir entre cinco y diez nuevos nombres de autoras, y sonaron nombres como los de Rumiko Takahashi, Julie Doucet, Anouk Ricard, Marjane Satrapi, Catherine Meurisse, Posy Simmonds, Catel Muller, Alison Bechdel o Claire Brétecher (esta última ya reconocida con un premio “especial”). Pero añadir nuevos nombres a la lista resultaba una opción extraña. El Colectivo de Mujeres Dibujantes expresó su disconformidad en un comunicado de respuesta al anterior: no exigen al FIBD “cambiar la historia” pero sí le critican su falta de voluntad para “modernizar” el sector.

 

El último giro en el caso llegó el 7 de enero desde la web oficial del festival de Angulema: finalmente, no habrá lista de nominaciones y se invita a todos los autores/autoras de cómic a votar libremente para designar un autor/autora como ganador del gran premio.

 

02_fibd_angulema

 

Las reacciones de los autores

Para entender toda la dimensión de la polémica, vale la pena detenerse en algunas de las reacciones de los propios historietistas durante estos días. Uno de los primeros en levantar su voz crítica fue Riad Sattouf (premio al mejor álbum en 2015 por L’Arabe du Futur) quien se expresó así en su página de Facebook:

 

“He descubierto que estaba en la lista de nominados para el Gran Premio del festival de Angulema este año. Esto me hizo muy feliz! Pero resulta que esta lista incluye sólo a hombres. Esto me molesta porque hay muchos grandes artistas mujeres que merecen estar allí. Por eso prefiero ceder mi lugar a, por ejemplo, Rumiko Takahashi, Julie Doucet, Anouk Ricard, Marjane Satrapi, Catherine Meurisse (bueno, no voy a enumerar todas las personas que me gustan)… Y pido asimismo ser eliminado de esta lista, con la esperanza sin embargo de poderme sumar a ella el día que será más paritaria. ¡Gracias!”

 

Lo mismo hizo Etienne Davodeau, mostrando su disconformidad con estas palabras:

 

“Me gustan los cómics tanto como detesto los clichés que arrastramos durante décadas. El hecho de que esta lista de treinta autores no contenga ningñun nombre femenino ayuda a alimentar uno de estos peores clichés: el que pretende que los cómics sea esencialmente un arte no-femenino.”

 

En la misma línea se expresó Joann Sfar, también desde su cuenta en Facebook:

 

“Ningún autor puede desear aparecer en una lista exclusivamente masculina. Esto enviaría un mensaje desastroso a una profesión que se está feminizando por todas bandas. Por supuesto, pido que mi nombre sea retirado de la lista de los nominados.”

 

Luego, el mismo Sfar publicó un artículo en el Huffington Post en donde recuerda que históricamente el cómic ha sido un sector mayoritariamente masculino tanto en lo que se refiere a sus autores como a sus lectores. Sfar considera que “la feminización de la historieta es un soplo de aire fresco”. Y recalca que este cambio es “reciente” ya que se ha dado “desde hace unos veinte años”, cuando “hemos visto la llegada masiva de mujeres dibujantes, mujeres guionistas, y lectoras de todas las edades y procedencias”.

 

Sfar advierte que su postura no tiene nada que ver con la corrección política: “Nunca pedí la paridad. Eso convertiría en sospechosa a cualquier mujer nominada, pues podría parecer no se merece su lugar y está ahí para cumplir una cuota”.

El autor de El gato del rabino concluye reclamando de nuevo ser apartado del Gran Premio: “Por supuesto, como Riad [Sattouf], y al igual que los otros autores, me imagino, pido que se retire mi nombre de esta lista anacrónica”.

 

Daniel Clowes también hizo pública su protesta a través de un comunicado en la página web de su editorial, Fantagraphics: “Apoyo el boicot de Angulema y retiro mi nombre de cualquier consideración de lo que hoy es un ‘honor’ totalmente sin sentido. Qué ridículo, qué vergonzoso fiasco”.

 

Sin entrar en otras consideraciones, Charles Burns pidió igualmente salir de la lista de seleccionados a través de la editorial que lo edita en Francia (Cornelius). Y otro tanto hizo Chris Ware desde la cuenta de su editorial en Francia, Delcourt.

Para Florence Cestac, la única mujer galardonada con un Gran Premio del Festival en 42 años de historia, el director del salón de Angulema es un “cretino total”. Así se expresó en una entrevista concedida a Le Journal du Dimanche el 6 de enero:

 

“No porque el cómic sea principalmente consumido y comprado por los hombres, las obras femeninas dejan de existir. Hay muchas autoras de mi generación y de la siguiente generación que merecen plenamente el Gran Premio. Lo mínimo que se puede pedir es que las mujeres sean nominadas”.

 

Las quejas de la veterana autora no acaban aquí. Cestac es igualmente crítica con la representación estereotipada de los personajes femeninos en el cómic y lamenta las quejas recibidas por su estilo de dibujar mujeres: “A menudo se me ha dicho que yo no tenía un dibujo femenino, que mis mujeres no eran suficientemente femeninas”.

 

03_fibd_angulema

 

Las reacciones políticas

En el terreno político las reacciones tampoco tardaron. En la cadena de radio France Info, la ministra de Cultura, Fleur Pellerin, dijo sentirse “perturbada”:

 

“La cultura debe ser ejemplar en términos de paridad y respeto a la diversidad, y por supuesto en este caso las cuentas no salen. Es cuanto menos sorprendente, aunque probablemente las mujeres estén subrepresentadas entre los autores de cómics, que no se haya podido encontrar, en treinta nombres, un solo nombre de una mujer que merezca el reconocimiento”.

 

La secretaria de estado francesa encargada de los derechos de las mujeres, Pascale Boistard, celebró desde su cuenta en Twitter el cambio del Festival de Angulema al tiempo que invitaba a mantenerse “siempre movilizados por la justicia y por la igualdad”.

 

Ante la polémica, Franck Bondoux, delegado general del Festival Internacional de la Bande Dessinée d’Angoulême, acudió al estudio de Canal+ en Francia, donde las preguntas incisivas de los periodistas lo pusieron en una situación bastante incómoda. Ellos hablaron de “escándalo” y lamentaron la “misoginia” de la lista; él respondió escudándose –nuevamemnte- en el hecho de que el premio reconoce a una trayectoria larga y que la bande dessinée ha sido un medio esencialmente dominado por autores masculinos (y citó a revistas como Tintin, Spirou o Pilote).

Angoulême : Franck Bondoux répond à la polémique – Le Grand Journal du 06/01

04_fibd_angulema

 

Cómo se designa un Gran Premio de Angulema

La forma de designar los grandes premios cambió totalmente en enero de 2013, en la edición del 40 aniversario del festival. Hasta entonces, eran los propios galardonados con este premio (la llamada Académie des Grands Prix) quienes escogían a otro autor para ser galardonado con esa distinción y de esta manera sumarse también él a la academia.

 

A partir de esa fecha, la elección se hace más compleja. El festival propone 16 autores, los acreditados en el festival los votan, y la Academia de los Grand Prix escoge uno de los cinco más votados. Así, en ese primer año, el festival propuso una lista de 16 nombres entre guionistas (Alan Moore, Pierre Christin, Jean Van Hamme), dibujantes franceses De Crécy, Larcenet y Sfar, y dibujantes no franceses como Willem, Cosey, Taniguchi, Otomo, Toryiama, Ware, Hermann, Mattotti y dos mujeres: Marjane Satrapi y Posy Simmonds (vale la pena recordar ahora este dato). Ganó el dibujante satírico holandés Bernhard Willem. Por su parte, Akira Toriyama se llevó el premio especial del 40 aniversario del festival.

 

Pero el sistema no convenció y en 2014 se propuso un sistema dual que ponderaba los votos populares con los de la Academia (ese año ganó Bill Watterson). En 2015 se eliminó el sistema dual y optó por el simple voto popular (entonces ganó Katsuhiro Otomo).

 

Como curiosidad, queda en nuestra memoria que Lewis Trondheim se divirtió, en 2013, tuiteando en directo durante las deliberaciones del jurado:

Puede consultarse la lista de los autores premiados con el Gran Premio del Festival de Angulema en este enlace.

 

05_fibd_angulema

 

Los 30 seleccionados de la polémica lista

Tras la tormenta, el FIBD eliminó de su web la página con la lista de los 30 autores seleccionados. Éstos eran los nombres que formaban parte de ella: Brian M. Bendis (EEUU), Christian Binet (Francia), Christophe Blain (Francia), François Bourgeon (Francia), Charles Burns (EEUU), Pierre Christin (Francia), Daniel Clowes (EEUU), Richard Corben (EEUU), Cosey (Suiza), Étienne Davodeau (Francia), Nicolas de Crécy (Francia), Edika (Francia), Carlos Gimenez (España), Emmanuel Guibert (Francia), Hermann (Bélgica), Alejandro Jodorowsky (Chile), Stan Lee (EEUU), Milo Manara (Italia), Taiyô Matsumoto (Japón), Lorenzo Mattotti (Italia), Frank Miller (EEUU), Alan Moore (Gran Bretaña), Quino (Argentina), Riad Sattouf (Francia), Joann Sfar (Francia), Bill Sienkiewicz (EEUU), Jirô Taniguchi (Japón), Naoki Urasawa (Japón), Jean Van Hamme (Bélgica) y Chris Ware (EEUU).

 

2 comentarios

  1. A modo de actualización, añado un enlace posterior al artículo (en francés) sobre el mea culpa que entona el director del festival en el diario Le Monde:

    http://www.lemonde.fr/idees/article/2016/01/09/le-mea-culpa-du-directeur-du-festival-d-angouleme_4844492_3232.html#meter_toaster

    Saludos

  2. Consultando los premiados, el Festival de Angulema no sé si es misógino, pero chovinista mucho: 49 premiados, 40 francófonos…