Noticias, Obituarios — 15 abril, 2015 at 10:21 am

Fallece Herb Trimpe

by

Trimpe2_3143

Ayer nos sorprendía la noticia del fallecimiento de Herb Trimpe, dibujante de 75 años que asociaremos siempre al increíble Hulk. Nacido en 1939, Trimpe comenzó su carrera en la editorial Dell, tras estudiar en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York. En 1967 inició sus colaboraciones en Marvel, como parte de una segunda ola de artistas y guionistas que renovó el panorama de la editorial. Realizó números de series como Fantastic Four o Captain America y varias historias con los personajes del Oeste de la editorial, pero su trabajo más importante fue dibujar The Incredible Hulk durante prácticamente toda la década de los setenta, años en los que creó personajes como Jarella y Doc Samson. Fue también el primero en dibujar a Lobezno en un cómic, según diseño previo de John Romita.

Como tantos otros artistas de aquella época, tuvo que vivir los cambios del mercado y los gustos del público coleccionista como pudo. Durante los ochenta, la editorial a la que había dedicado sus mejores años sólo le ofreció trabajos menores como Transformers, G.I.Joe o Indiana Jones. En 1995, con 56 años, Trimpe perdía su trabajo en Marvel. Sean Howe recogió un extracto de su diario en Marvel Comics. La historia jamás contada que reproducimos a continuación:

Todos los editores estaban reunidos o habían salido a comer. Hablé con recursos humanos en Marvel. La mujer parecía avergonzada. Dijo que tal vez debería plantearme la jubilación. Le dije que no iba a pegarme el tiro yo mismo. Tendrían que dispararme ellos. Teniendo familia, necesito el seguro sanitario y los ingresos.

Tras eso, se dedicó a la enseñanza y realizó algunos trabajos esporádicos para editoriales como Dark Horse, aunque también colaboró puntualmente con Marvel en ciertos proyectos.

Con su muerte desaparece un pedazo más de la historia de Marvel, y una manera de entender el oficio de dibujante. Trimpe fue un profesional que nunca se convirtió en el favorito de los fans, que tuvo que soportar incluso sus críticas feroces, pero que algunos aprendimos a valorar con el paso de los años. Fue un grande sin ningún género de dudas.

A modo de homenaje, ofrecemos aquí algunas de las historias en las que colaboró que han sido recopiladas en nuestra sección de Oldies but Goldies, de la que era habitual.

Mysterious Island (1961), de Tom Gill y Herb Trimpe.

Kid Colt. Shoot-out at Hooker Flat (1967), de Denny O’Neil y Herb Trimpe.

The underground gambit (1971), de Len Wein y Herb Trimpe.

Hulk. Heaven is a very small place! (1971), de Roy Thomas y Herb Trimpe.

Forewarned is four-armed! (1971), de Roy ThomasMarie SeverinHerb Trimpe y Tom Sutton.

Superwoman (1971), de Herb Trimpe.

Ant-Man. The incredible shrinking doom! (1972), de Mike Friedrich y Herb Trimpe.

Hellstorm (1972), de Gary FriedrichHerb Trimpe y Mike Trimpe.

Spoof #5 (1973), de Marie SeverinHerb TrimpeJohn Costanza y Win Mortimer.

Captain Britain (1976), de Chris ClaremontHerb Trimpe y Fred Kida.

Captain America: Mister Buda (1976), de Jack KirbyHerb TrimpeJohn Romita y Barry Windsor-Smith.

 The devil and the dinosaur (1979), de Doug MoenchHerb Trimpe y Jack Abel.

 

Etiquetas

3 comentarios

  1. La gente cuando muere suele recibir un montón de elogios, merecidos o no, pero no creo que sea el caso del bueno de Trimpe. Era de una mediocridad insultante y la verdad es que hasta resulta sorprendente que tuviera una carrera tan larga en una editorial plagada de talentos. No dominaba casi ninguna de las facetas principales del dibujo en el cómic; ni la anatomía, ni las líneas ( o sensación) de movimiento, ni la perspectiva. Lo mejor que se podía esperar era que pasase más o menos desapercibido, sin cometer errores de bulto.
    Eso sí, sus rostros al menos tenían una expresividad bastante mayor que la lograda por algunos iconos comiqueros.

  2. O quizás es que ni la anatomía, ni las líneas ni la perspectiva son realmente las facetas principales del dibujo del cómic, y la fuerza está en otras cosas…

  3. hablar mal del trabajo de trimpe con el cadáver aún caliente, rompeynosequé, demuestra dos cosas: no tener ni idea de tebeos y no tener una mínima decencia. y no, yo tampoco lo tengo contigo, te contesto ya. hala.