Entrevistas — 27 noviembre, 2014 at 9:00 am

Entrevista con Álvaro Ortiz

by

Recientemente y con motivo de la aparición de Murderabilia Raúl Tudela, también conocido como @acolostico, entrevistó por correo electrónico a Álvaro Ortiz. Raúl ha tenido la amabilidad de ofrecernos publicar dicha entrevista en esta página, y por supuesto le hemos dicho que sí. Gracias a Raúl y a Álvaro por ello. Aquí os dejamos el resultado.

———oOo———

Raúl Tudela: Murderabilia llega dos años después de Cenizas, y teniendo en cuenta las múltiples colaboraciones que han ido saliendo entre las dos obras, se podría decir que es una obra de continuidad, aunque creo que su gestación no fue sencilla. ¿Cómo surge la historia para Murderabilia y cuánto lleva desde que se tiene la idea hasta que se envía el tebeo a la editorial?

Álvaro Ortiz: Sí que es una obra de continuidad, se mueve en un registro similar a Cenizas (un poco más oscuro, o bastante más oscuro) y a «Derretido» (la historieta de 12 páginas que salió en Panorama), y sí, su gestación no fue sencilla porque nunca consigo que nada me sea sencillo, pero lo más complicado fue el casi año y medio que pasó entre que terminé Cenizas y tuve claro que Murderabilia sería la historia que quería contar a continuación. Tuve una crisis creativa en la que todo lo que escribía me parecía una soberana estupidez, y como digo siempre, si voy a dedicar un año de mi vida (o más, yo que sé) a trabajar en algo tengo que tener muy claro QUE ESA ES LA HISTORIA, que no me voy a cansar a la mitad, no puedo cansarme a mitad. Pero después una vez decidido por la historia de los gatos (porque ese fue el germen de todo, un señor que tiene unos gatos y que sabe que podrá venderlos por un montón de pasta), y rematar todos los curros que tenía a medias me metí de lleno a ello y curré miles de horas para poder tenerlo terminado en un tiempo relativamente rápido para lo que es mi ritmo de producción; en más o menos ocho meses estaba en manos de los editores.

murderabiliaportada

Cubierta de Murderabilia.

RT: Así que la génesis de la historia son los gatos, ¿eso tiene algo de venganza al icono en que se han convertido por Internet?

AO: Hasta cierto punto me hacía mucha gracia pensar en eso, en poner unos gatos adorables en la portada y luego leer el libro y ver qué han hecho esos gatos. Aunque no era tampoco esa la idea principal, simplemente me fascinaba/inquietaba la idea de esa gente que muere sola y termina comida por sus mascotas, pero me da lo mismo que sea un perro que un periquito.

RT: He encontrado ciertos paralelismos con Cenizas, ¿esta continuidad es buscada, podría ser parte de una futura trilogía o es simple coincidencia?

AO: Coincidencia total y absoluta. Yo quería hacer algo de ciencia ficción pero todas las historias que me salían no tenían nada de ciencia ficción, eran rollo negro con mafiosos y palizas, pero de ambientación medio cyberpunk, por lo que al final pensé que no tenía mucho sentido y pasé de ello. Quería cambiar de rollo totalmente e incluso me hice una lista de cosas que no podía repetir por nada del mundo, pero que al final incumplí en cosas como: 1- protagonistas jóvenes que no saben que hacer con su vida; 2- moteles. En fin, ni idea, así funcionan las cosas y no pude hacer nada por evitar estos puntos.

De trilogía nada, no en principio, pero quizás pueda haber más cosas en el mismo plan en el futuro, es bastante fácil que así sea, aunque mis dos próximos cómics (¡dos! ¡ja!) no tendrán nada que ver, lo prometo.

RT: Uno de los temas que he encontrado en común con Cenizas es la muerte, en Cenizas propiciaba el inicio de la historia, en Murderabilia su presencia es mucho más central. La muerte ha sido siempre uno de los temas de la literatura, pero, ¿cómo encaja en tus historias, de dónde sale ese interés, de qué forma te sirve narrativamente?

AO: La cosa es que en cada cómic que hago tarda menos páginas en que un personaje le diga a otro que un tercero ha muerto, pero no soy ningún gótico oscuro que esté pensando todo el día en la muerte, soy un tipo muy alegre (y esta entrevista la estoy contestando mientras escucho el nuevo disco a medias que se han hecho Scott Walker con los Sunn O))) titulado Soused) pero es que para contar historias me va bien, y es un tema de los importantes importantes, que a la gente no le dejan indiferente. Pero si te fijas en los dos cómics se utiliza como detonante de la acción y no como un golpe de efecto o para que la gente se ponga triste leyendo el libro y tengan que sacar los kleenex.

cenizas

Cubierta de Cenizas, el anterior cómic largo de Álvaro Ortiz.

RT: Otro elemento común con Cenizas es el viaje, allí central, en Murderabilia como elemento secundario, pero con cierta importancia. Parece que no es solo una herramienta para que se propicie la aventura, sino que tiene más importancia, ¿es así?

AO: Esa es otra de las cosas que me había prometido no repetir, era el punto 3: no puede haber viajes. Pero solo lo incumplí en las primeras páginas. Bueno, y en el resto un poco en algún sentido. Pero es verdad que a los viajes les doy importancia y pueden tener varios niveles de lectura. Y no sé, yo no es que sea el más viajero del mundo, pero es algo que me gusta hacer, cambiar de sitio y ver qué se cuece en cada lugar, y los viajes son generadores de historias tremendos. Vamos, que no entiendo a la gente que no tiene interés de ver que hay por ahí fuera. No sé si responde esto a algo o no.

RT: Una de las novedades en Murderabilia que no había aparecido anteriormente en otras obras es el sexo, más o menos explícito. ¿Estaba ya planteado desde el principio o surge la necesidad al desarrollar la historia, quizás como contrapeso a la muerte?

AO: En efecto, son mis primeras escenas eróticas más allá de dibujar pitos en los apuntes de clase y en alguna pizarra, pero es que en la historia intentaba mostrarlo todo o casi todo. Si cuando te cuento que el gato mete cabeza en la tripa del cadáver del dueño te lo enseño, cuando te cuento que los protagonistas se lo montan, pues lo tenía que enseñar, claro, y además es que el sexo tiene cierta importancia dentro de la historia, o yo lo veo así.

RT: El protagonista es un veinteañero que casi podría definirse como un ni-ni, con una crisis vital por hacer algo con su vida, ¿cuanto tiene de recurso y cuanto de crítica social, que dados los tiempos que corren se acaba colando en todo?

AO: Crítica no lo sé, pero recurso tampoco, es simplemente lo que pasa y lo que hay, ya pasaba en Cenizas, y a veces quizás el hecho sólo de señalarlo ya puede ser una forma de crítica. Todo es un asco y los personajes viven en un ambiente donde todo es un asco.

murderabilia2

Página de Murderabilia.

RT: El sexo surge como parte de una relación sentimental del protagonista. ¿De qué forma es especial esa relación, para la historia y para los personajes?

AO: Las dos relaciones que tiene el protagonista en el libro son bastante importantes, porque básicamente son lo que hace que continúe la historia. Un tipo que su único colega es el señor al que le pilla los porros, de pronto se ve metido en dos relaciones, una de amistad y una más sentimental/sexual. Y luego en una historia relativamente sórdida el sexo es totalmente normal y corriente, no tiene el punto marrano que tienen el resto de historias del libro.

RT: Para mi uno de los temas importantes, tanto en Cenizas como en Murderabilia es la dificultad de las personas para relacionarse hoy en día. En Cenizas se superaba el tema, en Murderabilia el desenlace es algo diferente. ¿Como ves el tema relaciones humanas?

AO: Las relaciones humanas son complicadas. Pero no falta tanto para que seamos robots y entonces será todo mucho más fácil!!!

RT: De nuevo como en Cenizas el escenario es algo indefinido, podemos pensar en los Estados Unidos, pero no reales, sino anónimos, más bien de los Estados Unidos de cine en el imaginario que ha creado Hollywood. ¿Por qué te parece más cómodo usar ese escenario que uno real, o más centrado en España, por ejemplo?

AO: A ver, mis historias son ficción y hay según qué tipos de ficción que a mi me cuesta imaginarme situados en España. Y si me los cuentan a mi estupendo, porque hace nada estrenaron La isla mínima de Alberto Rodríguez que además de parecerme un peliculón demuestra que no tenemos que inventarnos cosas que pasen en Milwaukee, que en España tenemos elementos y material de sobra para construir ficciones de casi cualquier tipo, pero chico, yo vivo en un barrio muy normal y hay según qué cosas que quizás por vivir ahí pues mira, es que no las veo. Y vale que yo no he vivido en EEUU (he ido un par de veces pero en plan paseos) y no sé como es la vida allí pero es que volviendo a La isla mínima, es que si lo miras bien para mí es tan ajena la Andalucía profunda de los 80 como la vida de un granjero en Colorado, así que puestos a inventarme cosas me las invento del todo.

Y bueno, en Cenizas intenté disimularlo un poco, pero es que en Murderabilia con todo el asunto de la fascinación por los psicópatas ahí sí que me imaginaba la historia con esa ambientación.

RT: El hecho de usar ese tipo de escenarios, a parte del tipo de historias, hace que sea más fácil identificar tus historietas con influencias cinematográficas. ¿Existe esa influencia? ¿Cuanto de Wes Anderson hay en Cenizas? ¿ Y cuanto de Fargo, los hermanos Coen y Hitchcock hay en Murderabilia?

AO: Si cada vez que me mencionáis a los Coen a propósito de mis tebeos me bebiese un chupito no te cuento como iba a ir la cosa, pero sí, me imagino que esa influencia está ahí y tanto los Coen como Wes Anderson son de mis directores favoritos. Y también es que no soy muy  cinéfilo, me gusta el cine, pero ni entiendo mucho ni he visto todo lo que tendría que haber visto. Con los cómics igual me pasa algo parecido, pero como es en el medio en el que me muevo supongo que investigo más o me intereso más, y ahí mis influencias se diluyen más y no son tan evidentes mientras que en el cine pues sí, las pelis de Wes Anderson me gustan como mandan los cánones del buen hipster y luego se nota.

RT: Pero no solo del cine, como lector de tebeos, hay también influencias en ese campo. Aunque diluidas, seguro algunas que parecen más claras que otras. Yo veo mucha influencia de lo que llamaron nouvelle BD, ¿Sfar pero también Trondheim? ¿Y también Chris Ware? ¿Qué cosas crees que han aportado y te han servido para crear tus historias?

Supongo conoces los trabajos de John McNaught y Luke Pearson. Veo ciertos paralelismos entre sus trabajos y los tuyos. ¿Crees qué es por compartir generación e influencias comunes a pesar de ser de diferentes países? ¿Hay cierta globalización en la forma de entender los tebeos? ¿Es parte de lo que se entiende que es la Novela Gráfica como movimiento?

AO: Como decía en la pregunta anterior, creo que en cuanto a tebeos mis influencias se diluyen un poco más, porque me gustan cosas de lo más dispar, y dentro de esas cosas me cuesta eso sí saber qué es lo que realmente me ha influido y que no. Pero algunas de las cosas que más me marcaron fueron cosas que ya se asociaban con lo que ahora llamamos novela gráfica, cosas de gente como Daniel Clowes o Charles Burns, pero luego sí que me volví loquísimo con la nouvelle BD francesa y quise hacer lo mismo y ser como ellos (ja!). Hubo un momento en el que no es que renegase de la novela gráfica pero por entonces parecía que todo lo que era novela gráfica eran dramas y enfermedades contadas en 400 páginas (esto no es así, lo sé) pero por entonces veía los tebeos de toda la tropa de Sfar, Trondheim o David B, y me parecía que en 48 páginas me contaban cosas que me interesaban bastante más. Pero ya sabéis que David B tiene La Ascensión del gran mal, que cuenta lo que cuenta durante 400 páginas y es uno de mis cómics favoritos, por lo que esta teoría mía no tiene sentido, o al revés, lo tiene del todo. Esta gente hacía lo que quería y como quería, y les daba igual hacer autobiografía pura y dura que cómic infantil. Quizás ahora haya pasado un poco la euforia que se vivió con estos autores porque pasa con todo siempre, que lo que empieza de forma espontánea y original acaba convirtiéndose en el estándar y se satura la cosa. Aunque los que empezaron todo el barullo siguen sacando libros de calidad (igual no tantos ni tan a saco) y eso es lo importante. Y todo esto para decir que sí, que me influyeron mucho aunque después vi que no era exactamente lo que me apetecía hacer con mi trabajo y que no tenía sentido intentar imitarlos y decidí tirar por otro lado.

Y en cuanto a los mencionados McNaught y Pearson, pues también son gente que me gustan mucho y que me parecen de lo más mejor que hay en Nobrow, pero no sé si los veo como influencia sino más como coincidencia en algunos aspectos o temas. Como curiosidad, en el momento de hacer Fjorden (y así enlazamos con la siguiente pregunta) tuve en mente intentar hacer algo en plan John McNaught porque en ese momento me tenía muy impresionado pero al final hice una cosa totalmente distinta que mucha gente comparó con Trondheim al que en ese momento no tenía en mente.

julia02

Página de uno de los cómics protagonizados por Julia.

Y luego está Chris Ware que básicamente volvió loco a todo el mundo, y si su INFLUENCIA (así, en mayúsculas) se ha podido ver en los últimos años en el curro de sus compañeros de generación tipo Seth, Tomine o Daniel Clowes que ya eran gente trabajando en primera fila como no se va a notar en mi trabajo, yo que soy un señor de provincias fácilmente impresionable.

Respecto a lo de si es cosa de la novela gráfica, pues igual sí, pero también es cosa de la globalización y del perder el tiempo en Internet y de dar mucha importancia a tu trabajo y estar todo el día mirando las cosas que hacen los demás en vez de estar trabajando en las tuyas.

RT: Fjorden fue un punto de inflexión en la búsqueda de tu estilo, Cenizas el de la paleta de color. ¿En Murderabilia, cuál crees que es la evolución desde entonces? Aunque los colores y el dibujo parecen ya tener el sello personal, sigues jugando con la narración y el diseño de página.

AO: La paleta de colores es muy parecida de Cenizas a Murderabilia. Me funciona bien y me gusta, pero creo que el cambio más significativo viene dado por la tecnología. He cambiado de currar en papel y con un pilot a currar totalmente en digital, algo que antes hacía en el tema ilustraciones pero no en los cómics y que ahora me ha ahorrado tiempo en algunos aspectos que en realidad no es que lo gane sino que lo empleo en otras cosas como dibujar más pinos en cada viñeta y cosas así.

Y con una base tan marcada como son las retículas que utilizo o los colores que repito hasta la naúsea también intento jugar con las composiciones de página y el diseño y esas cosas.

Aunque otro de los cambios importantes que veo en Murderabilia es el peso que tiene el texto en la historia, que me ha dado muchos dolores de cabeza de varias formas. Por un lado que esté bien escrito, que se lea bien, que sea interesante, y por otro en el tema diseño, que un cómic con tanto texto no se convierta en un ladrillo, que no quede mal a la vista, bla bla bla.

RT: Mencionas lo importante que son los textos en Murderabilia, cosa que he notado. Y otra de tus características es la rotulación, un tebeo de Álvaro ya no sería lo mismo sin ese tipo redondeado. ¿De nuevo todo a mano o has usado fuentes digitales?

AO: Rotular es una parte fundamental, de hecho rotulo la página antes de ponerme a dibujarla, que quizás es un poco extremo, pero no entiendo a esa gente que primero dibuja la página y luego ya veremos a ver donde encajamos los textos. Y en efecto, sigo rotulando todo a mano letra a letra, y aunque tengo una tipografía muy bien hecha con mis caracteres, sigo prefiriendo en la medida de lo posible rotular yo mismo. Los dibujos y los textos son un todo que tiene que ir con la mayor armonía posible. (Igual no en todos los casos)

RT: En cuanto a diseño de página, desde las historias de Julia parece que el formato de tus obras es una cosa muy variable. ¿Cómo encajas el formato del tebeo en función de lo que quieres contar? ¿O cuánto viene impuesto por la editorial?

AO: Por la editorial nunca viene nada impuesto. Bueno, con las Julias si que me dieron el tamaño (más grande el primero, y más pequeño el segundo porque pedí que me dejaran ponerle solapas), pero luego yo he decidido siempre como quería que fuesen mis libros. Fjorden quería algo pequeño pero de un formato concreto, no quería que pareciese un folio doblado, pero ese lo autoedité yo y pude hacer lo que me dio la gana. Y en los siguientes parecido, Cenizas quise que no fuese el tamaño estándar del 17×24 porque no estaba seguro de que mis dibujos quedasen bien tan grande (le pillé pánico a los formatos grandes) pero con Murderabilia si que quise hacerlo un poco más grande por lo mismo que comentaba antes, tanta viñeta y tanto texto necesitaban un poco más de tamaño.

murderabiliapágina

Otra página de Murderabilia.

RT: Inevitable que te pregunte por esto. En todos tus tebeos hace presencia la cerveza. ¿Qué te parece como bebida? ¿Por qué crees que funciona bien para tus historias?

AO: La cerveza me gusta pero tampoco soy ningún experto. Y en mis historias funciona porque hablan de gente normal que hacen cosas más o menos normales y la gente cuando se junta, se junta a más cosas, pero muchas veces sin más quedas y bebes.

RT: En diciembre aparece en papel tu colaboración para Viñetas de Vida, el proyecto de Oxfam. A ti te tocó documentar a las recolectoras de fresas en Marruecos. ¿Qué tal la experiencia?

AO: La experiencia estupenda. A cada autor nos mandaron a un país a ver la labor que hacen allí la gente de Oxfam, pero con total libertad de contarlo como quisiésemos. No se trataba de hacer un cómic de propaganda de mira que buenos son los señores de Oxfam, sino de contar lo que vimos, y lo que vimos es eso, que con muy poco se pueden desarrollar proyectos que hacen una labor súper importante. Y los presupuestos dedicados a la cooperación están siendo reducidos hasta un nivel vergonzoso y no puede ser, no nos podemos quedar tranquilamente parados mientras en un país como Marruecos que hace frontera con España cosas como los derechos laborales están siendo ignoradas totalmente.

Por otro lado, la idea de que por primera vez un cómic mío tiene una función y estoy contando una historia no por el placer de contarla sino porque tiene que ser contada. Eso es una responsabilidad pero también es bonito.

viñetas de vida ortiz

Un ejemplo del trabajo de Álvaro Ortiz e Isabel Cebrián en el proyecto Viñetas de vida.

RT: Es un cómic en que el que cambias la ficción por un tema de actualidad. ¿Qué te ha parecido la experiencia? ¿Te ha abierto el apetito por el cómic periodístico y documental como Guy Delisle o Joe Sacco? ¿O prefieres seguir con la ficción?

AO: Para el cómic quise precisamente eso, hacer algo totalmente documental o periodístico o como quieras llamarlo o se llame, pero yo ahí ya no es que no tuviese experiencia alguna sino que además llevaba tiempo queriendo hacer algo con Isabel Cebrián, que además de periodista es mi pareja, y aquí la oportunidad nos vino en bandeja de la mano de Oxfam. Isabel nunca había escrito un cómic y yo hacía mucho que no curraba con guión ajeno, por lo que la cosa fue bastante interesante de sacar adelante y del resultado estamos bastante contentos por lo que esperamos no tardar mucho en poder volver a hacer algo juntos. Yo no seré el próximo Joe Sacco, si acaso más en plan Delisle (pero tampoco), y lo mío es la ficción, pero espero poder hacer alguna cosa más en este plan o llegado el momento incluso compaginar las dos partes.

RT: También es uno de los cómics en los que el guión no es solo tuyo. ¿Ves más colaboraciones de este estilo en el futuro? ¿Trabajar con guiones de otros? ¿O hacer guiones para otros dibujantes? ¿Alguno que te haría gracia especialmente?

AO: Hubo un intento de hacer un cómic con un guionista, por intentar salir de mi forma habitual de trabajar, pero al final tengo ciertos tics que son muy difíciles de cambiar a estas alturas y no me sentía cómodo dibujando una historia de otro y escrita por otro, por lo que al final se quedó en nada y ahora más allá de lo de volver a hacer cosas con Isabel, no tengo intención en cuanto a ficción de dibujar historias que no sean mías, bueno, yo que sé, si mañana llama Alan Moore igual me lo pensaba, y lo de escribir para otros tampoco lo veo fácil.

El que llevo tiempo queriendo que me escriba un cómic es Wes Anderson, por ese lo dejaba todo, pero no me coge el teléfono.

Y Batman, si alguna vez a DC le da por pedirme que dibuje una historia de Batman, me da igual quien la escriba, que firmo. Yo quiero dibujar un cómic de Batman, por favor, ponlo en negrita a ver si lo leen y llaman, por favor.

RT: Y sabemos que andas ahora mismo por Roma. ¿Qué tal la experiencia? ¿Y qué nos puedes contar de los que nos estás preparando para el futuro?

AO: En Roma muy bien, muy contento. Llevo un mes y medio y estoy aquí viviendo y trabajando en la Academia de España en Roma con una de las becas de MAEC-AECID para artistas, así que no me puedo quejar ni un poco. Y el proyecto en el que ando metido (ya dije en una de las primeras preguntas que no se parecía mucho a mis últimos tebeos) es una biografía sobre Caravaggio que es un pintor que además de gustarme mucho muchísimo pues tuvo una vida muy loca. Así que aunque he repetido lo de que lo mío es la ficción he hecho un paréntesis, me he liado la manta a la cabeza y me estoy haciendo una biografía en plan serio, un poco como lo que hizo Zapico con Dublinés pero un poco más sórdido, con espadas, pitos y santos.

RT: Y por último, ya se ha anunciado Murderabilia para Francia el año que viene. En España sabemos que la acogida es buena, ¿qué tal por los otros países, Francia, Alemania? ¿Lo verán en Italia? ¿Notas alguna diferencia en cómo se recibe en los diferentes sitios?

AO: Pues muy contento de que Murderabilia vaya a salir también con Rackham en Francia, lo que significa que Cenizas no fue mal aunque tampoco fuera un superventas, ya se sabe que en Francia la competencia es todavía más brutal que aquí debido a la cantidad de títulos al mes, y si además le sumas que allí no me conocía nadie y que era mi primer cómic, pues solo el hecho de que me publiquen el segundo ya es todo un éxito para mí.

En Alemania la verdad es que no sé mucho, aparecieron reseñas de lectores y a la gente pareció gustarle así que ojalá se animen también a publicar Murderabilia.

Y lo de publicar aquí en Italia pues me molaría bastante (me molaría publicar en cualquier sitio, claro) pero de momento habrá que esperar, aunque siendo que el nuevo tiene que ver con Italia y va a estar dibujado aquí sería lo suyo!

Comentarios cerrados