Artículos — 29 septiembre, 2014 at 9:00 am

“He llegado al límite”: el exdirector de la Cité de la BD en Angulema pide ayuda ante su situación personal extrema

by

Cimes caricatura

Caricatura de Gilles Ciment obra de Lewis Trondheim.

Un mensaje publicado en su muro de Facebook. Este ha sido el medio utilizado por Gilles Ciment para denunciar la angustiosa situación en la que vive desde hace seis meses. Ciment fue, durante seis años, el director del mayor centro dedicado al cómic en Francia, la Cité Internationale de la Bande Dessinée et l’Image (CIBDI), ubicado en la población de Angulema, donde anualmente se celebra el salón de la historieta más importante de Europa. Pero desde hace medio año, según explica él mismo en ese comunicado, ni cobra su salario ni ha sido formalmente despedido, una “situación delirante” según sus propias palabras, que le impide incluso acogerse al subsidio de paro.

“Hoy he llegado al límite –escribe en ese mensaje fechado el 25 de septiembre-. La última reserva se ha agotado: tras haber liquidado nuestros ahorros y los de nuestros hijos (para sus futuros estudios), le ha tocado el turno a mi seguro de vida, que he tenido que retirar para cumplir con los pagos de este fin de mes”. No es una mera cuestión de justicia o “de derecho”, añade, sino “una cuestión de simple supervivencia”.

Asegura que quienes le contrataron no han formalizado su despido ni han alegado motivo para hacerlo, y hace responsables de su situación al alcalde de Angulema, Philippe Lavaud, y muy especialmente al senador y presidente del Consejo General de la región de la Charente, Michel Boutant, que es también presidente de la Cité de la BD. “Que quien me inflinge ese trato –escribe Ciment– lo haga por placer, por negligencia, por impericia o para estrangularme con el fin de que renuncie a mis litigios, poco importa: es una familia la que está siendo maltratada de forma odiosa por un cargo electo de la nación (…). Es cruel y consternador”.

Cimes foto

Fotografía de Ciment. (c) Nicolas Guérin

Ante esta situación, Ciment decidió interponer un recurso ante al tribunal administrativo de Poitiers, que desestimó su demanda aunque invitó a las partes a celebrar una conciliación que no se acabó realizando. La resolución ha sido recurrida en casación por el exdirector de la CIBDI. El caso es “complejo”, tal como reconoce el propio Ciment, y será necesario que los tribunales entren en el fondo de la cuestión.

Y en el fondo de la cuestión hay todavía muchos interrogantes. Si algo ha quedado claro es que el último contrato firmado entre Ciment y Boutant expiraba en noviembre de 2013, aunque el senador firmó luego una prórroga para dos meses más. A partir de ahí empiezan las versiones discrepantes: según Boutant, lo que vino después no fue un despido sino que, simplemente, el contrato no se renovó. Para Ciment el escenario es muy distinto pues ya antes de esa fecha, en julio de 2013, el consejo de administración del CIDBI votó a favor de la renovación de sus funciones con un nuevo contrato –de duración indefinida en este caso– que empezaría a computar el 1 de diciembre de 2013, siempre que firmara una cláusula adicional en la que ajustara sus funciones. Ciment asegura en el portal ActuaLitté no haber recibido nunca esta carta del consejo de administración.

El pasado 24 de abril, Boutant en declaraciones al diario local Charente Libre reconocía que, en efecto, no se estaba pagando el sueldo a Gilles Ciment, aunque aseguraba que eso tenía que ver con una cuestión administrativa: sin el documento del proyecto cultural del director para el nuevo mandato no era posible autorizar el pago. Y ese documento no había llegado pues Ciment se encontraba de baja por estrés hasta el día 28. Pero a finales de mayo es el mismo Boutant quien le indica a Ciment que ya no forma parte de la Cité de la BD.

Abierta una petición de ayuda online

Dibujantes, editores, periodistas, críticos de la historieta así como cineastas y personas procedentes de otros colectivos se han sumado a una petición de apoyo al exdirector de la Cité de la BD que será enviada a la ministra de Cultura francesa, Fleur Pellerin en la que se destaca el buen trabajo de Ciment al frente de la Cité de la BD durante estos años. La iniciativa se ha colgado en el portal de internet Avaaz.og (una plataforma gala similar a la popular Change.org) y entre los firmantes se encuentran autores de cómic como Jessica Abel, Edmond Baudoin, Ted Benoît, Charles Berbérian, Posy Simmonds, Art Spiegelman, Lewis Trondheim o Bastien Vivès, entre otros muchos. En el momento de redactar estas líneas se habían recogido 1.166 firmas (se espera llegar a las 1.275). Es posible sumarse a esta iniciativa en favor de Gilles Ciment a través de este enlace.

Antecedentes de la polémica

Esta agria polémica en torno al contrato del director de la Cité de la BD hay que ponerla en el contexto de las tensiones que hay entre de las dos instituciones más poderosas que operan alrededor del Festival Internacional del Cómic de Angulema (FIBD) y que son bien conocidas entre los profesionales de la historieta. Por una parte está la sociedad que organiza en salón, una empresa privada llamada 9e Art+ y que firmó un contrato de diez años que termina en 2017. Por otra parte, está la Cité de la BD con sus salas de exposiciones, su museo, su biblioteca y su centro de documentación y conservación del patrimonio. En este contexto, el cese de Ciment podría leerse como un movimiento más en este juego de fuerzas que rodean al festival de la historieta y al enorme negocio que hay detrás. No olvidemos que el de Angulema es el tercer festival más importante de Francia después de los de Cannes y Aviñón, dedicados al cine y al teatro respectivamente.

La “Cité” del cómic

La Cité Internationale de la Bande Dessinée et de l’Image (CIBDI) es una entidad pública fundada en enero de 2008 para reagrupar las dos entidades más importantes de Angulema dedicadas al mundo del cómic y de la animación: el Centre National de la Bande Dessinée et de l’Image (popularmente conocido como el Museo del cómic) y la Maison des Auteurs.

museo BD

Museo de la BD.

Perfil de Gilles Ciment

Gilles Ciment (París, 1962), es un teórico del cine y del cómic. Su padre fue el crítico de cine Michel Ciment, quien le acercó a la prestigiosa revista Positif, en la que él mismo colaboraría. En 1991 fue nombrado jefe de proyecto de la futura Biblioteca Audiovisual de Francia, encargándose de las colecciones impresas y de la recuperación de las colecciones audiovisuales, para convertirse luego en el director de comunicación del Forum des Images (la filmoteca de París). En el terreno del cómic ha escrito en revistas tan reconocidas como Les Cahiers de la Bande Dessinée o Neuvième Art. Ha colaborado en varios libros, entre los que destacan: Trait de génie : Giraud-Moebius (CNBDI, 2000), L’Histoire… par la bande (Syros, 1993), Cinéma et bande dessinée (Corlet-Télérama, 1990), Little Nemo au pays de Winsor McCay (Milan, 1990) o Animaux en cases (Futuropolis, 1987).

Foto del destacado del artículo (c) Nicolas Guérin (enero de 2013).

Etiquetas

6 comentarios

  1. Cuidado con infligir e infringir. No es lo mismo. “Infringe” no existe.

  2. Lo que no existe es “inflinge”, en todo caso. Pero sí, hay que estar atentos, siempre. Un saludo y hasta otra.

    http://buscon.rae.es/drae/srv/search?id=GUERVMrL3VcRjkSgSSig

  3. Infringir si existe. Se infringe una norma, se inflige un daño. En el texto debería ser “me inflige ese trato”.

  4. Sí. En este caso, lo correcto habría sido escribir “quien me inflinge ese trato”. Con R existe también pero tiene otro significado, en efecto… ;-)
    ¡Gracias por detectar el gazapo!

  5. Pingback: Sem comentários | Uma Bedeteca Anónima